Jerez

Hemeroteca > 27/08/2001 > 

Palacio de Villapanés, un tesoro del siglo XVIII

Las obras de rehabilitación del Palacio de Villapanés para ser sede del Centro de Estudios Profesionales CEU-Jerez abre las puertas para conocer uno de los palacios del siglo XVIII más importantes de la provincia. Maltratado por los años y por el uso que ha tenido en estos siglos, comienza a ser recuperado gracias el convenioentre el Ayuntamiento y la Fundación San Pablo Andalucía.

Actualizado 27/08/2001 - 01:50:36
Dependencia del Palacio en la que se ubicará la biblioteca del Centro de Estudios. Paco Martín
Dependencia del Palacio en la que se ubicará la biblioteca del Centro de Estudios. Paco Martín
Este año la Fundación Universitaria San Pablo Andalucía Ceu extiende su labor formativa para llegar hasta Jerez. Así, comienza en septiembre su proyecto educativo con la puesta en marcha de cuatro nuevas titulaciones de ciclo superior: Información y Comercialización Turística, Administración de Sistemas Informáticos, Gestión Comercial y Marketing y Comercio Internacional.
Para desarrollar esta labor, firmó en 1999 un convenio con la Ayuntamiento de Jerez, a través del Instituto de Promoción de la Ciudad, mediante el cual la Gerencia Municipal de Urbanismo se encargaba de rehabilitar el Palacio de Villapanés, en pleno barrio de San Miguel.
Las obras de adaptación del palacio para adecuarse a las necesidades de la fundación educativa están prácticamente finalizadas.
José Berasaluce, coordinador general del Centro de Estudios Profesionales CEU Jerez, ha manifestado su satisfacción por el resultado final: «Restaurar un edificio histórico que estaba en ruinas, que había tenido a lo largo de su historia funciones de todo tipo, para su uso educativo es importante. Y el resultado ha sido muy satisfactorio».
El Palacio de Villapanés es una construcción alargada y de planta ligeramente triangular delimitada por la Cruz Vieja y las calles Empedrada y Cero Fuerte y por su disposición y riqueza arquitectónica, además de por estar acompañado por importantes casas palaciegas en sus alrededores, el palacio puede ser considerado como uno de los más importantes de la ciudad y de la provincia. Sumándose a esta característica su importancia cultural en el Jerez del siglo XVIII, por la figura emblemática del marqués de Villapanés.
El arquitecto responsable del estudio y de las obras, José Manuel Muñoz Alcántara, ha destacado esta relevancia sociocultural del palacio, escudándose en los estudios realizados para su rehabilitación. «Se trata de un edificio poco conocido, de gran importancia e influencia en la zona», afirma Muñoz Alcántara.
Tras los estudios iniciales y la realización de los proyectos de adaptación, se comienzan las obras en una parte del palacio que resulta ser un añadido que manda construir el propio Marqués de Villapanés y que se acopla al edificio originario.
Para adaptar este espacio a las necesidades educativas se realiza un vaciado de las tres plantas de que se compone esta parte palaciega. Se desmontan los forjados de épocas posteriores para poder eliminar todas las barreras arquitectónicas que mostraba el edificio. De esta manera, el arquitecto de la Gerencia Municipal de Urbanismo plantea una reconfiguración para adaptar el edificio, pero recuperando la estructura en planta original del Palacio, que mostraba claros síntomas de abandono y destrucción. Cuando comienzan las obras el proyecto ha de ir adaptándose al encontrarse, escondidos tras estructuras posteriores, importantes rasgos originales del siglo XVIII.
SALAS RECUPERADAS
Los descubrimientos dejan a la luz, por ejemplo, un espacio abovedado en la planta baja que podría ser originalmente parte de las bodegas del marqués y se han conservado y restaurado gran parte de los arcos originales. Este espacio será habilitado como biblioteca del centro de estudios. Artísticamente destacan dos salas de la primera planta que corresponderían a la zona noble del palacio. Estas dos salas serían el principio de las dependencias nobles que se distribuían en la misma crujía principal a lo largo de la zona del Palacio no rehabilitada.
La antigua capilla de la familia de Villapanés se encuentra abundantemente decorada con yeserías en tonos blancos y azules que muestra atributos de la pasión de Cristo. En este habitáculo de oración se observa también la huella del antiguo retablo que debió presidir la capilla.
Resalta también la sala contigua a ésta. Un salón, cuyo uso originario se desconoce, que presenta importantes restos de los frescos del techo. Estas pinturas muestran claramente los destrozos realizados por los usos posteriores de este palacio.
Este edificio fue cuartel de la Guardia Civil y salones como el que hablamos se aprovechan para construir las viviendas de sus beneméritos moradores. Las recolas realizadas para asegurar los tabiques separadores han dañado notablemente los frescos. De hecho se observa como en uno de las dependencias se blanqueó el techo borrando totalmente parte de este legado del siglo XVIII
De todas formas, los técnicos del Museo Arqueológico han realizado las labores pertinentes de conservación con el fin de recuperar el máximo posible de estos frescos.
En esta adaptación, se ha respetado igualmente la cubierta que se ha conservado prácticamente en su integridad. Pero este edificio como hemos mencionado anteriormente nos es más, pese a su importancia, que una ampliación del palacio original, que se encuentra en malas condiciones de conservación. La parte más rica en cuanto a su estructura y restos es la que ocupaba el originario Palacio, que partiría desde la entrada principal de la calle Empedrada a la altura de la calle Cazón. Esto es lo que destaca Muñoz Alcántara, que resalta la singularidad de la dicha entrada, ya que es lateral al Palacio en vez de ser frontal.
Otro detalle destacado por el arquitecto se refiere a una estructura envolvente que oculta la fachada del palacio por la calle Cerro Fuerte. Para mantener la forma triangular tras la ampliación del edificio el marqués de Villapanés plantea construir otra fachada que siga la línea marcada por el edificio construido desde la Cruz Vieja. De esta manera, es desde dentro del Palacio desde donde se observa la fachada original de la calle paralela a Empedrada.
Muñoz Alcántara ha propuesto que se realicen obras de prospección y limpieza de los elementos añadidos en el Palacio de Villapanés, en la zona por restaurar para dejar a la luz restos originales. Con esta actuación, se evitarían problemas a la hora de acometer las obras de rehabilitación de este emblemático edificio.
Estas obras estan recogidas en el convenio firmado entre la Fundación Universitario San Pablo Andalucía y el Ayuntamiento de Jerez y se supedita, en principio a las necesidades de ampliación que pueda tener la institución educativa en Jerez, según destacó Berasaluce.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.