Home

Hemeroteca > 28/06/2006 > 

Los agresores de Rosauro Varo actuaron amparados en el abuso de superioridad

JOSÉ L. GARCÍASEVILLA. La titular del Juzgado Penal número 10 de Sevilla, Encarnación Gómez, ha dictado sentencia condenatoria contra los tres principales encausados en la agresión sufrida el 6 de

Actualizado 28/06/2006 - 04:10:21
JOSÉ L. GARCÍA
SEVILLA. La titular del Juzgado Penal número 10 de Sevilla, Encarnación Gómez, ha dictado sentencia condenatoria contra los tres principales encausados en la agresión sufrida el 6 de febrero de 2005 por el empresario Rosauro Varo, dueño de la discoteca «Boss», al que un grupo de jóvenes de estética «cani» acorraló mientras al menos tres de ellos le agredían con puñetazos y patadas, una de las cuales le rompió los huesos propios de la nariz, lo que obligó a su intervención quirúrgica.
En su sentencia, la magistrada considera probado que los jóvenes enjuiciados actuaron «sobre la base de una decisión común» y valiéndose del abuso de superioridad que les suponía intervenir en grupo.
El fallo condena a los tres procesados, Julio R.M., de 22 años; José Antonio P.G., de la misma edad, y José L.G., de 21 años, como autores de un delito de lesiones con la agravante de abuso de superioridad. Como consecuencia, impone a los dos primeros la pena de un año y nueve meses de prisión, que en el caso del tercero se reduce a doce meses de reclusión al estimar la magistrada que en su caso concurre la atenuante de drogadicción, según quedó documentalmente acreditado durante la celebración del juicio.
En el caso de Julio R.M. y Antonio P.G., la juez rechaza la petición de sus respectivos abogados para que se tuviera en cuenta la atenuante de drogadicción o embriaguez, ya que «en el momento de los hechos» no consta que sufrieran alteración de sus facultades.
La sentencia considera probado que los tres condenados formaban parte de un grupo de más de 9 jóvenes «diferenciado de otros por su forma de vestir y comportamiento, conocido en ambientes juveniles por el calificativo de canis», uno de los cuales, José Antonio P.G., al ver acercarse a Rosauro Varo, «a quien conocía por los medios de comunicación», le propinó un bofetón en la cara «con el respaldo que le ofrecían los demás jóvenes que integraban el grupo del que formaban parte». La agresión fue presenciada por Julio R.M. y por otros jóvenes que vieron cómo los dos acusados arrojaron a la víctima al suelo y le propinaron golpes y patadas por distintas partes del cuerpo «hasta que finalmente, cuando intentó incorporarse, el acusado José L.G., lanzó una patada golpeando la nariz del denunciante».
El resultado lesivo de la patada y la necesidad de una intervención quirúrgica es valorado por la magistrada como suficiente para considerar la agresión como delito, tal y como solicitaron tanto el fiscal como la acusación particular, ejercida por el letrado Marcos Cañadas, que planteó en el juicio la existencia de ensañamiento por parte de los agresores, extremo que la juez ha rechazado.
Según la resolución, los tres acusados obraron de común acuerdo y «contribuyeron a disminuir» las posibilidades de defensa e incluso de huida de Varo. En tal sentido, agrega que la agresión «fue compartida simultáneamente por los tres acusados y otros no identificados», todos los cuales «contribuyeron a acorralar a la víctima».
El fallo condena a los acusados al pago total de 2.793,67 euros a Rosauro Varo y absuelve a José Antonio P. G. del delito que se le imputaba contra la Administración de Justicia, ya que aunque reconoce que posteriormente se acercó a la discoteca, entiende que fue de una manera «desafiante o provocadora, más que amenazante», como mantenía la víctima. Asimismo absuelve a los otros dos procesados, Carlos Alonso P.L. y Alejandro G.A., en base a las dudas que planteó el agredido durante la vista oral del juicio.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.