Cultura

Hemeroteca > 30/08/2007 > 

«El gitanito esquizofrénico», un discurso nada oficial

JOSÉ Valencia, de oficio cantaor, tiene esa cara risueña por la que le puede salir una «boutade», o algo que uno no identifica. Al bailaor Javier Barón, le ha desaparecido el «rictus» de hombre

Actualizado 30/08/2007 - 12:25:57
José Valencia, Luis Lara, Javier Barón, David Pielfort y Daniel Méndez, en plan «esquizofrénico» y de ensayos./RAÚL DOBLADO
José Valencia, Luis Lara, Javier Barón, David Pielfort y Daniel Méndez, en plan «esquizofrénico» y de ensayos./RAÚL DOBLADO
José Valencia, de oficio cantaor, tiene esa cara risueña por la que le puede salir una «boutade», o algo que uno no identifica. Al bailaor Javier Barón, le ha desaparecido el «rictus» de hombre pensativo que le suele acompañar mientras escucha al poeta David Pielfort que, con los «soplos» del guionista y director de la obra, Fernando González-Caballos, intenta explicar qué es «El Gitanito esquizofrénico», cuyo cuadro artístico terminan de conformar Daniel Méndez y Luis Lara o Luis de Pacote, tal y como se le conoce en Jerez. ¿Con estos mimbres, qué es «El gitanito esquizofrénico»?
Su estreno será el 21 de septiembre en el teatro de Mijas dentro de la programación de la Bienal Málaga en Flamenco y bajo el patrocinio de la Agencia Andaluza del Flamenco.
«Atento -dice el poeta de difícil apellido, Pielfort- en el ambiente flamenco de Jerez siempre ha existido una esquizofrenia: el gitano ha querido ser señorito y se viste como tal; el aficionado, el artista blanco y payo, quiere ser gitano. ¿Te parece poca esquizofrenia?».
El montaje está basado, por tanto, en el libro del mismo nombre calificado en su día como «una novela bailable», obra de Pielfort y que cuenta con el prólogo de Eduardo Mendicutti.
«Yo lo único que quería era decir lo que todo el mundo piensa del flamenco pero que todo el mundo calla», aclara González-Caballos, a lo que sentencia Valencia, «..yo cuando hablo digo l´evangelio».
Según González-Caballos, «como decía la Paquera, en este montaje no se da «ojana» ninguna, se dice lo que se piensa tal y como hacen cuando no hay público. Se trata de que la gente vea el flamenco de la habitación, no el de las fiestas».
El humor, reina
Siguiendo el guión y la dramaturgia impuesta, lo que están haciendo es simplemente acotar los espacios escénicos para que cada uno intervenga donde debe.
Luis Lara hace el papel de escritor, «de alguien que investiga sobre el flamenco, que teoriza, y como al final nunca llega a una conclusión aún no hemos decidido si voy a quemar todo aquello que investigo».
David Pielfort es el «duende», «¿de dónde vendra esa palabra, oye?», y José Valencia, entra al trapo, «yo hablo de los críticos, me descargo», afirma, «y yo te doy la razón», sentencia Daniel Méndez, añadiendo, «lo que sí está bien es que no sea algo trascendental».
«Es un montaje donde la gente se lo va a pasar bien, donde se van a reir. Es como los antiguos tebeos de la Rue del Percebe, con aquellas habitaciones donde pasaban cosas. Pues aquí, igual. El escenario está dividido en dos espacios y comienzan a pasar cosas, la gente habla poco pero dice algún recitativo. En resumen, es el discurso no oficial del flamenco», comenta su director, el moronero González-Caballos.
Javier Barón, que actuará en dos espectáculos de la bienal malagueña dice que «esta locura es fantástica, porque sólo en el montaje lo estamos pasando muy bien», y espera que no sea «debut y despedida. Por eso se hace con tan poca gente, para poderlo girar».
A lo mejor, al final esta esquizofrenia es sana.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.