Adolf Hitler - ABC / Vídeo: Las exigencias de Franco a Hitler para entrar en la II Guerra Mundial

La opinión de Hitler sobre los españoles: «moros y vagos» que adoran a una reina «ramera»

A pesar de que admiraba a los combatientes de la División Azul por su valentía, el «Führer» fue uno de los personajes que más aceptó la falsa Leyenda Negra propagada contra nuestro país

Actualizado:

El 23 de octubre de 1940 las relaciones entre Francisco Franco y Adolf Hitler dieron un vuelco tras la entrevista que ambos mantuvieron en la ciudad de Hendaya. Aquella jornada, después de varias horas de reunión en el vagón restaurante del Erika (el tren especial que había transportado al «Führer» hasta la región), los dos acabaron decepcionados. El primero, porque no pudo lograr que el líder nazi se comprometiera a entregarle en bandeja de plata el ansiado Marruecos francés. El segundo, porque el ferrolano insistió varias veces en que, si el ejército nazi llegaba a conquistar Inglaterra, sufriría durante años el letal acoso de la flota británica desde Canadá.

Esas palabras, según explica el reconocido historiador Paul Preston en su obra «Franco», fueron como un puñal para el teutón, que no entendió cómo alguien podía dudar de la victoria del Tercer Reich ante los aliados. La frase que el líder nazi espetó al terminar la charla fue lapidaria y resumió las dos horas y media de conversación: «Con estos tipos no hay nada que hacer».

Entrevista de Hendaya entre Hitler y Franco
Entrevista de Hendaya entre Hitler y Franco

Aquella primera impresión marcó para siempre la opinión que el líder nazi tuvo de Franco. A partir de entonces (y tal y como se recoge en «Las conversaciones privadas de Hitler» -Memoria Crítica, 2004-), el «Führer» le definió en varias ocasiones como un sujeto mediocre que había «asumido todos los amaneramientos de la realeza» decimonónica y que jamás podría ponerse a la altura de Benito Mussolini y de su movimiento fascista. La reunión no ayudó tampoco a que la visión que el nazi tenía de nuestro país mejorara. De hecho, a sus círculos más íntimos solía hablarles de los españoles como unos «vagos» con sangre de «moros» que adoraban a Isabel la Católica, a la que definió como «la mayor ramera de la Historia».

Este juicio solo se modificó después de que Hitler viera combatir a los hombres de la División Azul junto a la «Wehrmacht». A partir de entonces calificó a los soldados de nuestro país de «andrajosos», pero también de valientes. «No tengo idea de seres más impávidos. Apenas se protegen, desafían a la muerte. Lo que sé es que los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector», afirmó el «Führer» el 4 de enero de 1942. Y todo ello, a pesar de que, cuando vertía estas opiniones, todavía no les había visto luchar a brazo partido en la batalla de «Krasny Bor» (donde seis millares de soldados se enfrentaron a un ejército soviético diez veces más grande).

Leyenda Negra

Más allá de sus opiniones sobre Franco, lo que está claro es que Hitler acrecentó la Leyenda Negra española forjada a partir del siglo XV por los enemigos que no podían vencer a nuestro país. Ejemplo de ello es que, en la noche del 3 de febrero de 1942 (pocos meses antes de que sus tropas se helaran en su camino hacia los pozos petrolíferos del Cáucaso) llegó a cargar contra la Inquisición mediante argumentos tan manidos y falsos como que en la Península habían sido perseguidas y quemadas miles de brujas. Nada más lejos de la realidad ya que apenas un 1,8% del escaso 3,5% de los condenados a muerte entre los años 1540 y 1700 fueron ajusticiados en la hoguera.

«Cerca de Würzburg hay pueblos en los que, literalmente, fueron quemadas todas las mujeres. Se sabe de jueces del tribunal de la Inquisición que tenían a gloria haber hecho quemar veinte o treinta mil brujas. La larga experiencia de tales honores tiene que dejar huellas indelebles en un pueblo. En Madrid, el olor nauseabundo de la hoguera de los herejes se mezcló durante más de dos siglos con el aire que se respiraba. Si en España vuelve a estallar una revolución habrá que ver en ella la reacción natural a una interminable serie de atrocidades», afirmó el«Führer a sus más allegados aquella jornada.

No contento con eso, también cargó contra esta etapa de la historia del país al señalar que había estado colmada de brutalidades y determinó que la intromisión de la Inquisición había provocado «crueldad, ignominia y mendicidad» en la Península.

Otras mentiras

Pero este no fue el único error histórico en el que incurrió Adolf Hitler. Poco versado en la historia española, el «Führer» llegó a atacar a los cristianos que, a partir del siglo VIII, iniciaron la Reconquista de la Península contra los musulmanes. «El pueblo español tiene una mezcla de sangre gótica, francesa y mora. ]...]. La época árabe […] fue la más cultivada, la más intelectual y en todos los aspectos la época mejor y más feliz de la historia de España. Le siguió el período de las persecuciones, con sus incesantes atrocidades», señaló el «Führer».

En este sentido, el líder germano también criticó que la sociedad española venerara a la Isabel la Católica, uno de los personajes históricos a los que Francisco Franco dedicó su victoria en la Guerra Civil. «Si en 1936 no hubiera decidido enviarle nuestro primer avión Junker, Franco nunca habría sobrevivido ¡Y ahora se atribuye su salvación a santa Isabel! ¡Isabel la Católica, la mayor ramera de la historia, que fue condecorada por el papa con la Rosa de la Virtud más o menos en la época en que se crucificaba a nuestro Luis de Baviera debido a Lola Montes!», señaló el 1 de agosto de 1942.

Isabel la Católica
Isabel la Católica

Es más que probable que Hitler no conociera que el exigente confesor de la monarca, Hernando de Talavera, se preocupó de que fuese siempre casta. Esta virtud ha sido corroborada a día de hoy por historiadores locales y extranjeros como William Prescott. Un experto que, a pesar de no ser favorable al catolicismo, ha subrayado en «Historia del reino de los Reyes Católicos» esta característica de la reina: «Bajo una reina así, la corte, que había sido casi un burdel durante el reinado anterior, se convirtió en una escuela de virtudes y de ambiciones generosas».

Héroes

Con todo, Hitler sí guardó un cariño especial para la División Azul, los voluntarios que marcharon hacia Rusia a combatir por Alemania. Esta unidad comenzó a forjarse en junio de 1941, poco después de que Ramón Serrano Suñer pronunciara una arenga en la que animaba a los jóvenes a combatir contra la URSS: «Camaradas: No es hora de discursos, pero sí de que la Falange dicte en estos momentos su sentencia condenatoria: ¡Rusia es culpable! ¡Culpable de nuestra Guerra Civil! (…) ¡El exterminio de Rusia es exigencia de la Historia y del porvenir de Europa!». Aquello desembocó en la creación de un contingente que participó en batallas como la del Voljov o el cruce del lago Ilmen.

El «Führer» no tardó en reconocerles su valentía en una conversación privada fechada el 4 de febrero. Aunque, eso sí, haciendo hincapié en que su carácter latino era un verdadero lastre. «Considerados como tropa, los españoles son una banda de andrajosos. Para ellos el fusil es un instrumento que no debe limpiarse bajo ningún pretexto. Ente los españoles, los centinelas no existen más que en teoría. No ocupan sus puestos, pero si los ocupan durmiendo. Cuando llegan los rusos, son los indígenas los que tienen que despertarlos. Pero los españoles no han cedido nunca una pulgada de terreno. No tengo idea de seres más impávidos. Apenas se protegen. Desafían a la muerte. Lo que sé es que los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector», explicó Hitler.

Batalla de Krasny Bor
Batalla de Krasny Bor

No acabaron en ese punto sus elogios hacia los soldados de la División Azul. Durante la misma tertulia, Hitler explicó a todo aquel dispuesto a escucharle (era famoso por agotar a sus invitados con extensos monólogos en los que apenas dejaba hablar al resto) que la gallardía de los españoles era histórica. «Si se leen los esritos de Goeben sobre los españoles, se advierte que no han cambiado desde hace cien años. Extraordinariamente valientes, duros para las privaciones, pero ferozmente indisciplinados. En ellos, lo lamentable es la diferencia de trato entre los oficiales y la tropa. Los oficiales españoles viven de maravilla», destacó.

El 5 de septiembre de ese mismo año llegó a afirmar que «una de nuestras más felices iniciativas fue permitir que una legión española luchase a nuestro lado». Tan contento estaba aquel día por la actuación de la División Azul, que señaló que, en cuanto tuviera ocasión, condecoraría a Muñoz Grandes para motivar que más y más hombres se unieran a sus filas. «Cuando regrese a España, habrá que equipar de arriba a abajo a esa legión (y de manera magnífica), darle parte del botín y algunos generales rusos como trofeos. De esta forma harán una entrada triunfal en Madrid y su prestigio será invencible», añadió.

¿Nueva visión?

Tal y como queda recogido en «Las conversaciones privadas de Hitler», hubo muy pocas ocasiones en las que Adolf Hitler alabó la conducta y la sociedad española. Una de ellas se dio el 5 de septiembre de 1942. Ese día, el «Führer» estuvo mucho más amable de lo habitual con nuestro país y afirmó que España era «un país que es imposible no amar».

Incluso usó la palabra «grandeza» (en nuestro idioma) para referirse al pueblo peninsular. «No conozco a un solo alemán que opine de distinta manera. Uno de nuestros primeros jefes regionales de Hannover regresaba de España. No tenía otro deseo que volver allí de nuevo. Jamás he encontrado a nadie que no sienta admiración por los españoles», completó.