María Luisa Gabriela de Saboya, Reina consorte de España, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, duquesa consorte de Milán y soberana consorte de los Países Bajos
María Luisa Gabriela de Saboya, Reina consorte de España, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, duquesa consorte de Milán y soberana consorte de los Países Bajos - Miguel Jacinto Meléndez, 1712. (Museo Cerralbo, Madrid)

«Poner el valor del papel que han jugado las mujeres es de justicia histórica y de necesidad social y política en nuestros tiempos»

La escritora Ángela Vallvey, ganadora del premio Nadal en 2002, publica «Breve historia de las españolas», un relato soprendente que narra el pasado de nuestro país a través de la vida de sus mujeres

MadridActualizado:

La joven María Luisa Gabriela de Saboya tenía solo 13 años cuando contrajo matrimonio con el adolescente Felipe V. Su boda fue por razón de Estado, como lo eran casi todas las de la realeza en aquella época; en su caso, para sellar la alianza borbónica con la casa de Saboya. El autor de estas precipitadas nupcias había sido el abuelo del monarca español, ni más ni menos que el rey francés Luis XIV, quien vio en aquella alianza un gran rendimiento político para ambas familias.

No es de extrañar el martirio que tuvo que sufrir la pequeña María Luisa a su llegada a la Corte española. Desde el primer momento fue separada del cortejo de piamontesas que la acompañaban y, cuando llegó la hora de consumar el matrimonio, se sintió tan presionada y asustada que se negó a recibir esa noche a su esposo en el lecho nupcial. El berrinche de la niña no consiguió que al día siguiente cumpliera con sus obligaciones como esposa.

Portada del libro «Breve historia de las españolas», de Ángela Vallvey
Portada del libro «Breve historia de las españolas», de Ángela Vallvey

La memoria de esta Reina es una de las muchas historias que han sido arrinconadas y olvidadas durante siglos. Este es el motivo que ha llevado a la historiadora Ángela Vallvey a escribir su nueva obra «Breve historia de las españolas» (Arzalia Ediciones, 2019). «Poner el valor del papel que han jugado las mujeres es algo de justicia histórica y necesidad social y política en nuestros tiempos. Yo creo que es una buena manera de completar el relato», expresó la autora.

En un mundo en donde las crónicas siempres se han escrito en base a guerras y tratados, se ha obviado por completo el papel de la cotidianeidad, de la mujer y de los hijos. «Ellas eran de provecho solo cuando había que formalizar la paz entre las familias rivales, mediante las alianzas matrimoniales. Los lazos de sangre siempre ha servido para borrar fronteras», admitió.

Sin embargo, «las mujeres no solo han ocupaco el espacio de las relaciones familiares, sino que también jugaron papeles de importancia política, como fue el caso de la primera esposa de Felipe V», reconoció Vallvey. «Muchas mujeres como ella, a pesar de sus situaciones personales, tuvieron un sentido común del que a veces carecían sus homólogos masculinos». Un caso al que no se le ha dado nada de importancia, «porque, sencillamente, se las ha ignorado».

Dotes políticas

Pese a a su corta edad, María Luisa mostró una extraordinaria madurez, como mujer y como reina, en las circunstancias más adversas. Felipe V era un hombre muy inseguro, por lo que la dependencia de su esposa era total. Al poco tiempo de casarse hubo de asumir personalmente el gobierno durante la ausencia de su marido en Italia.

«María Luisa fue una gran regente. Muchas mujeres como ella, a pesar de sus situaciones personales, tuvieron un sentido común del que a veces carecían sus homólogos masculinos»

Fue ahí cuando demostró su gran instinto político, y eso que tan solo era una niña. El italiano Alberoni, en 1713, alababa su talento como gobernante: «Es una princesa joven, formada en el trabajo y ya con una cierta experiencia; insensible a todas las diversiones, encerrada entre cuatro paredes, aficionada a gobernar y dotada de cualidades eminentes».

Sin embargo, la vida nunca le puso las cosas fáciles a esta mujer. Su lucha permanente como esposa, madre y reina se vieron frustradas cuando, con 25 años, falleció de tuberculosis. Ella, que tanto había lidiado para asegurar la Corona en medio de los desastres de Guerra de Sucesión, no pudo disfrutar de la anisada paz que confirmaba a Felipe V en el trono de España.

La historia de todas ellas

Ángela Vallvey, autora de «Breve historia de las españolas»
Ángela Vallvey, autora de «Breve historia de las españolas»

La obra de Vallvey es una Historia de España contada desde punto de vista de las mujeres y que abarca todas las épocas. Su viaje empieza con las apiculturas prehistóricas y acaba con el 8 de marzo actual. La autora ha querido recopilar de forma breve las biografías de grandes figuras femeninas, tanto las más conocidas ( Isabel la Católica, Doña Urraca o la mujer del Cid, entre otras) como las menos estudiadas. «La historia casi siempre se presenta a grandes rasgos y no en la intimidad, por lo que la mayoría de personajes son desconocidos. Yo lo que he intentado con este libro es hablar del relato de sus sentimientos».

A lo largo de todo el libro, la novelista se ha empeñado en poner la edad de sus protagonistas con número, en lugar de con palabas porque dice «causar más impacto sobre lector por la brutalidad que supone que una niña sea utilizada como elemento de la diplomacia y se venda como carne».

«Lo importante de un libro y de un ensayo divulgativo como este es que nos abra horizontes de reflexión»

No tenemos más que ver el ejemplo de la Reina niña de Saboya, casada con 13 años y presionada para mantener relaciones sexuales con su esposo. «Para mí lo de la edad es fundamental, me estremece esa imagen perturbadora de la niña con un hombre mayor que ella. Y esto está muy presente a lo largo de toda la historia, tanto que, a veces, lo vemos como algo normal, y eso es terrible, por eso mi empeño en poner los años con números», afirmó la escritora.

Una de las imágenes que aparecen en el interior del libro
Una de las imágenes que aparecen en el interior del libro

«Lo importante de un libro y de un ensayo divulgativo como este es que nos abra horizontes de reflexión», recalcó Vallvey. Al preguntarle si este también podía suponer un interés para el público masculino explicó que, hasta ahora, ha recibido una respuesta más entusiasta de los hombres, quienes desean saber sobre estos temas. «Ha sido un trabajo arduo y me congratula mucho compartir con algunos lectores las cosas que a mí me han emocionado y me han hecho aprender», sentenció.