Ana Enriqueta junto su hermana gemela Luisa Isabel, ambas hijas de Luis XV de Francia, en 1737.
Ana Enriqueta junto su hermana gemela Luisa Isabel, ambas hijas de Luis XV de Francia, en 1737.

De la tragedia de los Trastámara a los Borbones idénticos: ¿qué ocurre si el Rey tiene un gemelo?

El hombre que fundó la Casa Trastámara, Enrique II, inició a mediados del siglo XIV un desafío abierto a su hermanastro Pedro «El Cruel» que se saldó con décadas de guerras y grandes pérdidas en ambos bandos, entre ellos su hermano gemelo

Actualizado:

Durante su paso por la Bastilla, el filósofo Voltaire supo por boca de otros reos de un hombre alto y joven condenado a portar una máscara de hierro, a quien no se le negaba nada de lo que pedía, era alimentado por un sordomudo y tenía prohibido el contacto con el personal de la prisión. En su novela «El vizconde de Bragelonne», Alejandro Dumas plantéa que el «hombre de la máscara de hierro» probablemente era un hermano gemelo de Luis XIV de Francia, cuya condición de rival al trono le condenó a vivir escondido y aislado de los aduladores y los conspiradores.

Buena excusa para recordar que también en la realeza han existido príncipes gemelos, sin necesidad de tomar resoluciones tan radicales como las de matar o esconder a uno de ellos. La cuestión es tan sencilla como que, en caso de gemelos, la condición de heredero al trono le corresponde al primero en salir del útero, es decir, al más mayor de los hermanos. Un gemelo es, en todo caso, tan peligroso para el Rey como cualquier hermano con apetito de poder.

El otro hermano de Enrique II

Uno de los casos más célebres en la historia de España de gemelos reales fueron los hermanos que torpedearon sistematicamente al débil Pedro I de Castilla a lo largo de su reinado. Enrique y Fadrique Alonso, ambos hermanastros de Pedro e hijos fuera del matrimonio de Alfonso XI de Castilla y Leonor de Guzmán, fueron algo más que un grano incómodo para el Monarca.

El hombre que fundó la Casa Trastámara, el futuro Enrique II, inició junto a sus hermano a mediados del siglo XIV un desafío abierto a su hermanastro, el Rey de Castilla, que se saldó con décadas de guerras y grandes pérdidas en ambos bandos. En 1358, Fadrique Alfonso, maestre de la Orden de Santiago, acudió a Sevilla en busca del perdón de Pedro I, lo que era algo habitual en un conflicto familiar que vivió toda clase de subidas y bajadas. Sin embargo, en esta ocasión el hijo de Leonor fue prendido por sorpresa en el Alcázar de Sevilla. Fadrique Alfonso logró huir hasta el patio, donde fue alcanzado por los soldados del Rey, quien, según algunas crónicas, dio muerte a su hermanastro con sus propias manos.

Enrique de Trastámara vengaría años después a su hermano gemelo matando él a Pedro junto al castillo de Belmonte.

Fadrique Alfonso logró huir hasta el patio, donde fue alcanzado por los soldados del Rey, quien, según algunas crónicas, dio muerte a su hermanastro con sus propias manos

Tras la muerte de Fadrique, su linaje derivó en la poderosa familia de los Enríquez, almirantes de Castilla y posteriormente Duques de Medina de Rioseco. Paradójicamente, la identidad de la madre de su principal heredero, Alfonso Enríquez, fruto de una relación fuera del matrimonio, ha sido un misterio recurrente en la historia de España. Los partidarios de Pedro «El Cruel» le consideraron fruto de los amores adúlteros de Fradrique con la esposa del Rey, la inocente Blanca de Borbón, queriendo justificar así la conducta criminal y desatentada del Monarca. No obstante, el cronista portugués Fernao Lopes fue uno de los primeros en apuntar la teoría más aceptada hoy en día por los historiadores: el almirante habría sido hijo de una judía. La madre sería Doña Paloma, una mujer judía nacida en la población sevillana de Guadalcanal, aunque otros autores como el historiador Diego Ortiz de Zúñiga afirman que vivía en Llerena (Badajoz).

Esta creencia extendida de que los Enríquez tenían ascendencia judía, a razón de la madre de Alfonso Enríquez, sobrevivió hasta tiempos de Fernando «El Católico», cuya sangre tenía tanto de Trastámara como de Enríquez. Cuenta una anécdota que estando el Rey de caza, un halcón se alejó persiguiendo a una garza hasta perderse en el bosque. Preguntando el Monarca a uno de sus acompañantes, Martín de Rojas, por su halcón, el noble le respondió: «Señor, allá va tras nuestra abuela», en referencia a que el pájaro había preferido finalmente perseguir a una paloma.

Sepulcro con los restos de Ramón Berenguer II, expuesto en la catedral de Gerona.
Sepulcro con los restos de Ramón Berenguer II, expuesto en la catedral de Gerona.

En Barcelona ocurrió algo parecido en la Edad Media con Berenguer Ramón II y Ramón Berenguer II de Barcelona, aunque en su caso no eran Reyes sino condes. Según el testamento de su padre, ambos hermanos gemelos (mellizos, en algunas fuentes) debían gobernar en igualdad de condiciones sobre Barcelona y los principales condados catalanes, aunque en realidad existían ciertos privilegios hacia Ramón Berenguer. Los gemelos dividieron finalmente sus posesiones contra la voluntad de su padre y, hacia 1082, Ramón Berenguer murió mientras cazaba en un bosque en extrañas circunstancias. Berenguer Ramón II se ganó así el sobrenombre de «El Fratricida» debido a las sospechas de que había sido él quien planeó el asesinato de su gemelo.

Los cronistas se refieren también al nacimiento de Alfonso y Juan, hijos del futuro Luis VIII y Blanca de Castilla, nacidos y muertos en 1213. En tiempos más contemporáneos, el caso de infantes gemelos más conocido es el de la Reina María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV. Después de cuatro abortos y seis parto (en total tuvo 20), la soberana fue la última Reina española que alumbró por partida doble. El nacimiento se produjo en La Granja de San Ildefonso de Segovia y fue tal el interés que despertaron entre la gente los Infantes reales que los colocaron en la misma cuna para exponerlos ante los nobles. No en vano, Carlos Francisco y Felipe Francisco de Paula no sobrepasaron el primer año de vida.

Los dos fundadores de Roma

Fuera de España, el caso más célebre y legendario es el de los gemelos que fundaron Roma. Según la leyenda, Rómulo y Remo eran descendientes del troyano Ascanio, quien fundó la ciudad de Alba Longa sobre la orilla derecha del río Tíber. Una de sus descendientes, Rea Silvia, sacerdotisa de la diosa Vesta, engendró con Marte, el dios de la guerra, a los gemelos (mellizos, en algunas versiones) Rómulo y Remo. Cuando éstos nacieron y para salvarlos de su tío el Rey de Alba Longa fueron arrojados al Tíber dentro de una canasta que encalló en la zona de las siete colinas.

Luperca amamantando a los gemelos Rómulo y Remo
Luperca amamantando a los gemelos Rómulo y Remo

Una loba, llamada Luperca, los amamantó y cuidó. Ya adultos, los hermano fundaron, como colonia de Alba Longa, una ciudad en la ribera derecha del Tíber, en el lugar donde habían sido amamantados por la loba, para ser sus Reyes. No obstante, Rómulo mató a Remo con un punzón en lo alto del monte Palatino por cruzar las líneas que había delimitado como su territorio, de modo que quedó como el único y primer Rey de Roma.

También en Roma, el Emperador Tiberio tuvo dos nietos gemelos,Tiberio Claudio César Germánico Gemelo y Tiberio Julio César Nerón Gemelo. El primero moriría de niño en el año 23, mientras que el segundo lo hizo hacia el año 37 asesinado por Calígula, junto al cual debía habr gobernado en conjunto el trono imperial. Compartir el poder nunca fue el fuerte de Calígula, si es que tuvo algo que no fuera una debilidad.

Otros príncipes gemelos fueron los gemelos de Lucilla, hija del Emperador filósofo Marco Aurelio; Gutierre I Grenier, señor de Cesárea en el siglo XII y su hermano Gerardo de Grenier, Señor de Sidón; o el Emperador y Rey de los francos Ludovico Pío, que tuvo un hermano gemelo que murió en su tierna infancia. Aparte del caso de Luisa Isabel de Francia y Enriqueta de Francia, hijas gemelas de Luis XV de Francia y María Leszczynska.