Plano  l Cofradías  l  Horarios y recorridos  l  Pregón  l  Fotos del día  l  Noticias
 · Los templos
 · Hermandades de Vísperas
 · Hermandades de gloria
 · Semana Santa en internet
 · Via Crucis
 · Galería del recuerdo
 · Antología de textos
 · Las marchas
 · Entrevistas
Volver al inicio
Inicio  

 


GALERÍA DEL RECUERDO

Por Aurora Flórez Lara

. SEVILLA GUARDA aún ese sabor viejo de callejas como heridas curadas con cal del poeta Fernando Villalón, ese regusto de ultramarinos y coloniales hendiendo la esquina frecuentada, esa sombra de trabajadores con chambra y gorra, de zagal con guita anudando la cintura inquieta, de mujer reservada camino del mercado y niña aprendiza de modista. Son los aromas de la Sevilla vieja, esa que se trasmuta y se reinventa en la visión de gitanillas y geranios en el balcón y clavel de solapa de señorito, en jazmín reventando la tarde en deseo, en azahar dibujando una línea perpendicular a la primavera. Esconde la ciudad el resquicio del corral de vecinos, de patio y pilistra, y encaje sutilmente verde de esparraguera derramada ante un azulejo de Virgen presidiendo los días y las noches, las tardes de costura a la puerta, la conversación que se alarga, la siesta y el rumor de la noche acercándose.
Y la Semana Santa prendida siempre en el recuerdo y en los anhelos como un valioso broche heredado de familia en familia. Sevilla espera hoy como ayer ver la primera en la calle, el olor a incienso, la marcha meciendo las lágrimas que pugnan por escapar inclinadas hacia la belleza. Espera, atendiendo el deseo de los mayores y construyendo el de los pequeños, las visiones que antes vieron otros viejos ojos que trenzaron amores intangibles con duras realidades.
Las estampas familiares, con otras ropas, viradas al sepia, volverán a recortarse entre las casas de cada barrio, como antaño. Apenas las caras de hambre, los gestos dolorosos o esperanzados, se diluyen en las fotografías viejas, cuarteadas, ajadas, apenas se esconden para hablarnos de otras épocas. Las fotografías que pueden ver a continuación son respiraciones tenues, agónicas, dulces y entrañables, desgarradas y tristes, distintas, curiosas, amorosamente reservadas en inimaginables cajas de lata; valiosos testigos de épocas que se fueron: viejas imágenes, viejos sabores... recuerdos de Semanas Santas de antaño que conservan a través de los años, desafiando tiempos y olvidos, la memoria.

 

Galería fotográfica

 

 

© 2000 Prensa Española S.A. Reservados todos los derechos. Resolución óptima 800x600 px. Navegadores 4.0. o superior