Publi Orejas y Superior con GPT

Google obligará a los fabricantes a lanzar actualizaciones de seguridad para Android

  • Según un nuevo contrato deberán hacerlo de forma regular durante al menos dos años

22/11/2018 - 17:36 h.

Durante el pasado Google I/O, David Kleidermacher, jefe de seguridad de Android, dio a conocer que el gigante de Internet exigiría a los fabricantes implementar actualizaciones de seguridad regulares. Sin embargo, no estaba claro a qué dispositivos se aplicarían, a qué frecuencia vendrían esas actualizaciones o durante cuánto tiempo. Hasta ahora.

The Verge ha tenido acceso al contrato mediante el cual la compañía de Mountain View obliga a las marcas de dispositivos Android instalen regularmente actualizaciones para cualquier teléfono o tableta popular durante al menos dos años. El documento de Google con sus socios de Android estipula que deben proporcionar «mínimo cuatro actualizaciones de seguridad» dentro de un año del lanzamiento del teléfono. Las actualizaciones de seguridad también son obligatorias dentro del segundo año, aunque sin un número mínimo específico de versiones.

Los términos, que aparecen en el nuevo acuerdo de licencia de Google para terminales Android, cubren cualquier dispositivo lanzado después del 31 de enero de 2018 que haya sido activado por más de 100.000 usuarios. A partir del 31 de julio, los requisitos de aplicación de parches se aplicaron al 75 por ciento de los «modelos de seguridad obligatorios» de un fabricante. A partir del 31 de enero de 2019, Google exigirá que todos los dispositivos obligatorios de seguridad reciban estas actualizaciones. Eso sí, desafortunadamente los consumidores no tendrán forma de saber con certeza si un dispositivo que compran está cubierto, al tratarse de un acuerdo privado.

Los fabricantes deben corregir las fallos identificados por Google dentro de un período de tiempo específico. Al final de cada mes, los dispositivos cubiertos deben estar protegidos contra todas las vulnerabilidades identificadas en los últimos 90 días, lo que exige que los dispositivos se actualicen regularmente. Asimismo, si los fabricantes no mantienen sus dispositivos actualizados, Google se guarda la posibilidad de retener la aprobación de futuros terminales, lo que podría impedir que se ponga a la venta.