Publi Orejas y Superior con GPT

La primera beta de Android Q estrena soporte para pantallas plegables

  • La nueva versión ha sido ya publicada por Google para que los desarrolladores comiencen a adaptar sus aplicaciones

15/04/2019 - 10:44 h.

Los dispositivos con pantalla plegable van a ser la próxima gran tendencia del mercado, al menos en lo que respecta al universo Android, y por ello era de sobra conocido que Google trabajaba en una versión especial de su próximo sistema operativo, Android Q, con soporte para este tipo de paneles. Pues bien, la primera beta de ésta ya está disponible (lógicamente solo para ser probada en terminales Pixel) para que los desarrolladores puedan comenzar a adaptar sus aplicaciones a los nuevos formatos.

El gigante de Internet ha realizado cambios en las funciones onResume y onPause que dan soporte al uso de múltiples aplicaciones al mismo tiempo, notifica cuando la app se encuentra en pantalla, y muestra el tamaño que ocupan en pantallas plegables y grandes. La compañía también trabaja para actualizar su emulador de Android para dar soporte a los paneles múltiples.

No son las únicas novedades estrenadas en esta primera beta, ya que también hemos sabido que la próxima versión del sistema operativo ha incorporado nuevas opciones en los campos de privacidad/seguridad, proporcionando a los usuarios más control sobre qué aplicaciones acceden a sus datos, y añaden soporte para métodos de reconocimiento facial; o el apartado fotográfico, donde consciente de la evolución de las cámaras a sistemas de varios sensores, se permite ahora a las aplicaciones acceder a un nuevo formato de profundidad dinámica para modificar el foco de las imágenes, añadir efecto bokeh, entre otros, así como da la opción de crear también imágenes tridimensionales y proporciona soporte a la fotografía de realidad aumentada.

Por último, también cabe destacar, en lo que respecta al rendimiento, que gracias una nueva API de redes neuronales orientada a labores gráficas, la versión Q de Android mejora la fluidez del sistema operativo permitiendo a las apps arrancar más rápido y ofrecer un menor consumo de energía, pudiendo incluso las aplicaciones antes de entrar en funcionamiento comenzar a compilar datos.