Publi Orejas y Superior con GPT

Samsung trabaja con Oculus en sus propias gafas de realidad virtual

  • Ambas compañías habrían llegado a un acuerdo para que le ceda el kit de desarrollo de Rift a cambio de pantallas OLED de próxima generación

03/06/2014 - 11:20 h.

Hace unas semanas nos hacíamos eco del rumor de que Samsung tenía pensado desarrollar sus propias gafas de realidad virtual, y casi sin tiempo para digerirlo ahora ha trascendido que la multinacional asiática incluso ya estaría trabajando en ellas, y que para garantizarse su éxito habría solicitado colaboración al referente actual de mercado en este tipo de dispositivos: Oculus VR, la compañía adquirida por Facebook que ya cuenta con un prototipo de su propio casco: Rift.

Según informa Engadget ambas compañías llevan tiempo desarrollando  el dispositivo, estando Oculus encargado de todo lo referente al software del producto y la firma surcoreana ocupándose del hardaware. ¿Y que saca Oculus a cambio de ceder su tecnología a Samsung? Pues al parecer las compañías han llegado al acuerdo de que Oculus le daría a Samsung acceso a su kit de desarrollo de software para móviles y le ayudaría a desarrollar el software de interfaz de usuario, mientras que la marca responsable del Galaxy S5 le proporcionaría a la flamante ‘filial’ de Facebook acceso a sus pantallas OLED de próxima generación, algo que le es realmente útil de cara a sus gafas de realidad virtual para PC.

Samsung quiere ser el primero

Haciendo bueno el refrán de quien golpea primero lo hace dos veces, Engadget destaca el gran interés de la multinacional surcoreana por ser el primer gran fabricante en lanzar al mercado un casco de realidad virtual, ya que parece estar plenamente convencida de que dicha tecnología triunfará en un futuro próximo, y de esta forma quiere asestar un golpe a sus competidores adelantándose al resto.

Asimismo, también se rumorea que fruto de este acuerdo en lugar de que las gafas de realidad virtual de VR tengan su propia pantalla, utilicen directamente un teléfono Samsung correspondiente. La estructura de las gafas se enchufaría a un puerto existente en el teléfono -una especie de microUSB – y el smartphone se convertiría así en la propia pantalla. No obstante, de momento todo son especulaciones, y como es costumbre en estos casos por el momento ambas compañías no se han pronunciado al respecto.