Publi Orejas y Superior con GPT

Apple cambiará su estrategia para detectar errores tras los problemas de iOS 13

  • La compañía estrenará un sistema que deshabilitará de forma predeterminada las funciones inacabadas o con fallos para evitar así lanzamientos defectuosos del S.O

16/12/2019 - 15:52 h.

iOS 13 ha sido el posiblemente el lanzamiento más ‘problemático’ de un sistema operativo de Apple. Los errores se han ido sucediendo provocando que la firma de la Manzana se haya visto obligada a solucionarlos con diversos parches en forma de actualizaciones. Tal ha sido el despropósito que la multinacional estadounidense parece que ya estudia cómo cambiar el modelo actual de lanzamientos y detección de errores.

Mark Gurman informa en Bloomberg que Craig Federighi, máximo responsable de software de Apple, ya ha anunciado cambios en una reciente reunión interna con los desarrolladores de software de la compañía. El nuevo enfoque requiere que los equipos de desarrollo de Apple se aseguren de que las versiones de prueba de futuras actualizaciones de software deshabiliten las funciones inacabadas o con errores de forma predeterminada. Luego, los evaluadores tendrán la opción de habilitar selectivamente esas características, a través de un nuevo proceso interno y un menú de configuración, lo que les permitirá aislar el impacto de cada adición individual en el sistema. Así desde Apple se confía en que este nuevo proceso de desarrollo ayudará a que las primeras versiones internas de iOS sean más utilizables.

Desde que iOS 13 fue lanzado los usuarios se han enfrentado a un goteo continuo de problemas o fallos: las aplicaciones se bloquearon o se iniciaron lentamente, la señal celular fue inconsistente, hubo errores en la interfaz de usuario en aplicaciones como Mensajes, problemas de búsqueda en todo el sistema, algunas características nuevas, como compartir carpetas de archivos a través de iCloud y transmitir música a múltiples conjuntos de AirPods, se retrasaron o aún faltan, algunos HomePod llegaron a quedarse bloqueados… Y para subsanar estos desde Cupertino han tenido que lanzar un total de ocho actualizaciones, el récord desde 2012 cuando Federighi se hizo cargo del grupo de ingeniería de software iOS de Apple.

Voces autorizadas apuntan a que el origen del problema está en que al aumentar considerablemente sus funciones se ha vuelto notablemente más complejo el desarrollar en iPhone/iPad, siendo necesario más tiempo para testear a fondo el sistema y poder detectar todos los errores. No le queda otro camino a Apple ya que si bien este tipo de fallos siempre son molestos, resultan especialmente llamativos y decepcionante en la firma de la Manzana, puesto que uno de sus grandes baluartes ha sido siempre la integración fluida de hardware y software. Veremos que nos depara iOS 14.