Publi Orejas y Superior con GPT

Apple estaría estudiando recuperar el escáner dactilar integrándolo en la pantalla

  • La compañía de Cupertino ha registrado una patente que presenta un sistema basado en el sonido que se ubicaría debajo del panel

15/04/2019 - 14:50 h.

Con la llegada del iPhone X Apple comenzó a prescindir del Touch ID, el escáner dactilar que precisamente popularizó en la industria, en detrimento del Face ID o sistema de reconocimiento facial. Y si hasta ahora todo apuntaba a que en contra de otros fabricantes Android que están apostando por combinar ambas tecnologías la intención de la firma de la Manzana era terminar sustituyendo el Touch ID por el Face ID en todo su catálogo de teléfonos y tablet. Pues bien, como decíamos eso era hasta ahora, porque una nueva patente de la empresa estadounidense abre otras posibilidades.

El gigante de Cupertino ha registrado una patente de un nuevo sistema que permitiría integrar el sensor de huellas en la pantalla de una forma similar a la que lo hacen otras compañías ya. Éste sistema tendría la particularidad de que permite identificar a un usuario a través de un sistema que se basa en el sonido: utilizaría una serie de transmisores acústicos que se sitúan bajo una parte de la superficie del panel, y que serían capaces de detectar cuando el dedo entraría en contacto con la pantalla convirtiendo la señal sonora en una eléctrica procesable. Si bien el funcionamiento del Face ID está fuera de toda duda, la realidad es que el contar con ambos sistemas, como tienen algunos gama alta Android, solo juega a favor del dispositivo, al ofrecer al usuario alternativas que se adaptan a sus necesidades en cada momento lo que se traduce en una mejor experiencia de usuario.

Así, queda por saber si Apple finalmente decidirá aplicarlo a futuros dispositivos (lo que parece totalmente descartado es que llegue a la próxima generación) o si por el contrario opta por no usarlo, bien sea porque entiende que con el Face ID o porque finalmente esta tecnología no llegue a cumplir los estándares que exige la compañía, y que por ejemplo han terminado provocando que se haya decantado por cancelar el lanzamiento de la AirPower, la que iba a ser la primera base de carga inalámbrica de la marca.