Publi Orejas y Superior con GPT

Multa de 13.000 millones de euros a Apple por ayudas fiscales en Irlanda

  • La Comisión Europea sanciona a la firma de la Manzana por supuestas prácticas ilegales, y tanto la compañía como el país irlandés muestran su rechazo a la decisión

30/08/2016 - 20:46 h.

Una nueva polémica se cierne sobre Apple. La Comisión Europea ha reclamado la compañía de Cupertino que devuelva 13.000 millones de euros por ventajas fiscales recibidas en Irlanda, al determinar tras una investigación en profundidad iniciada en 2014 que constituyeron ayudas públicas ilegales. El Ejecutivo comunitario ha concluido que Irlanda concedió ayudas fiscales ilegales a la multinacional norteamericana que le permitieron pagar«sustancialmente menos» impuestos que otras empresas, un trato «selectivo» según Bruselas que otorgó una «ventaja significativa» a la firma de la Manzana.

Por ese motivo, Bruselas ha exigido a Irlanda que recupere un total de 13.000 millones de euros más intereses, que corresponden al periodo comprendido entre 2003 y 2014. Aunque estas ventajas fiscales comenzaron en 1991, la Comisión Europea puede ordenar la recuperación de ayudas ilegales durante un periodo de diez años anterior a la primera solicitud de información, que en el caso de Apple fue en 2013. La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, ha afirmado que esta decisión «manda un claro mensaje» y recuerda a los Estados miembros que «no pueden conceder beneficios fiscales injustos a empresas seleccionadas», sin importar «si son europeas o extranjeras, grandes o pequeñas, o pertenecen a un grupo o no», ya que «las normas comunitarias sobre ayudas de Estados garantizan que las compañías puedan competir en condiciones de igualdad y protegen a los contribuyentes europeos».

Acuerdos fiscales desde 1991

La Comisión Europea ha explicado que Irlanda y Apple firmaron dos ‘tax rulings’ o acuerdos fiscales: el primero en 1991, y el segundo, una actualización del anterior, en 2007. Estos beneficios fiscales contribuyeron a reducir «significativamente y artificialmente» los impuestos de Apple en Irlanda desde 1991 hasta 2015. Además, la investigación ha descubierto que la mayor parte los beneficios de ambas eran transferidos a empresas que «sólo existen en el papel» y que «no pueden haber generado tales beneficios» y que no estaban sujetas a ningún impuesto en otro país. «Este trato permitió a Apple pagar una tasa efectiva del impuesto de sociedades del 1% de sus beneficios europeos en 2003, que bajó hasta el 0,005% en 2004».

Como no podía ser de otra forma Apple ha mostrado su rechazo rotundo ante esta decisión. A través de un comunicado Tim Cook, máximo responsable de la compañía ha explicado que «el dictamen de la Comisión no tiene precedentes y sus implicaciones son graves y de gran calado. Lo que propone en realidad es ignorar las leyes fiscales de Irlanda y de paso cambiar radicalmente el sistema internacional en materia tributaria. Esto supondría un golpe demoledor para la soberanía de los Estados miembros de la Unión Europea en lo referente a sus propios asuntos fiscales y al principio de la certidumbre del régimen jurídico en Europa».

Apple e Irlanda unen fuerzas

El CEO de la compañía de Cupertino señala que, si bien los impuestos de las empresas multinacionales son una cuestión compleja, hay un principio universalmente aceptado:« los beneficios de una empresa deben tributar en el país donde crean su valor. Apple, Irlanda y Estados Unidos están de acuerdo en este punto. En el caso de Apple, casi toda nuestra investigación y desarrollo tiene lugar en California, por lo que la gran mayoría de nuestros beneficios tributan en Estados Unidos. Las empresas europeas que hacen negocios en Estados Unidos pagan impuestos según el mismo criterio. Sin embargo, ahora la Comisión quiere cambiar las reglas de forma retroactiva».

Si bien la Comisión Europea ha señalado que corresponde ahora a las autoridades irlandesas determinar la cifra exacta que deben recuperar y los métodos de pago, el propio gobierno irlandés ha mostrado su disconformidad con la decisión, posicionándose junto a Apple y anunciado que tiene la intención de presentar un recurso contra la decisión, al igual que hará Apple hará lo mismo.«Esto es necesario para defender la integridad de nuestro sistema de impuestos.  Hay que enviar un mensaje fuerte de que Irlanda continúa siendo un lugar atractivo para realizar inversiones a largo plazo», ha explicado el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, quien también ha destacado Apple está presente en Irlanda desde 1980 y da trabajo a miles de personas en la localidad de Cork, además de expandir recientemente sus operaciones en el país». Lo dicho, se avecina una polémica importante, que todo apunta tardará en resolverse.