La crisis, culpable del aumento de los accidentes de tráfico
El buen tiempo no es un factor determinante, según AEA - abc.es

La crisis, culpable del aumento de los accidentes de tráfico

Durante el último mes han crecido en más de un 30% el número de accidentes con fallecimientos. El incremento coincide con una utilización más intensa de las carreteras secundarias y con más pasajeros a bordo

a.f.vergara
Actualizado:

Rompiendo la tendencia de años anteriores, el pasado fin de semana ha resultado el más trágico en las carreteras españoles en lo que va de año. En total han sido 20 las personas que han perdido la vida en un total de en quince accidentes de tráfico mortales . Otras ocho resultaron heridas de consideración.

Un dato alarmante que sin embargo «no es significativo, porque un solo accidente con muchas víctimas no es significativo desde el punto de vista estadístico. Es un dato puntual, pero en realidad hay que analizar los datos a más largo plazo», según nos cuenta el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo. Desde su asociación valora de forma más preocupante el incremento en más de un 30% el número de accidentes registrados en el último mes, lo que «sí que marca una tendencia contraria a lo que estábamos acostumbrados».

Aunque normalmente solemos pensar que las autopistas y autovías, donde las velocidades que alcanzan los automóviles son mayores, podrían ser las que copasen la mayoría de accidentes y de víctimas, la realidad es bien distinta.

Según las cifras que maneja la Dirección General de Tráfico, el 78 % del total de víctimas mortales por accidente de tráfico ocurren en carreteras convencionales. Estas representan el 90% de las vías interurbanas que hay en España, con casi 140.000 kilómetros de vías que no disponen de una separación física entre ambos sentidos de circulación. Son las más peligrosas y las que mayor accidentalidad registran, pese a soportar menor número de desplazamientos que las vías desdobladas, como son las autopistas y las autovías.

Una valoración en la que coincide, en parte, Mario Arnaldo. Con los datos que barajan en AEA «la red secundaria de carreteras es más peligrosa pero no en el término de accidentes con víctimas, sino en el de accidentes mortales», nos aclara. Y eso es debido a varios factores.

En primer lugar, analiza Arnaldo, «debido a la crisis se está produciendo una mayor ocupación del vehículo». Y según los datos de la última semana, se puede comprobar que un solo accidente se ha llevado la vida de hasta cuatro personas, lo que «descabalga» todas las posibles estadísticas. También constatan desde AEA que cada vez más «se comparte coche, por lo que si se produce un accidente con más personas en el vehículo, también aumenta la posibilidad de heridos o fallecidos».

También puede que como consecuencia de la situación económica más que del posible «buen tiempo» de determinados fines de semana es el aumento del número de coches que circulan por las vías secundarias. «Se intenta evitar el pago de un peaje en una autopista, por lo que la alternativa es una carretera secundaria, que no está desdoblada», interpreta Mario Arnaldo. Y son más peligrosas porque al compartir la misma calzada para los vehículos que circulan en ambos sentidos, aumenta la probabilidad de tener un accidente por «colisión frontal», que son siempre los más peligrosos.

Otro factor puede ser, según Arnaldo, «que tenemos un parque automovilístico que en los últimos años ha envejecido, y puede además que en muchos de los coches que circulan por las carreteras no se haya realizado un mantenimiento correcto en las piezas que implican mayor seguridad en la carretera».

En último lugar, y dentro de los factores que pueden explicar el incremento del 30 por ciento en los accidentes en el último mes, desde AEA mencionan la falta de conservación de estas vías secundarias. «Hemos tenido importantes lluvias en los últimos meses, y como consecuencia en muchas curvas y tramos de caretera han quedado restos de grava o de barro desplazados por el agua, y esos son factores que incrementan la posibilidad de que tengamos un accidente».l

Según los análisis de la Dirección General de Tráfico, el índice de mortalidad en accidente es mayor en carreteras convencionales (2,6) que en autopistas (1,8) o en autovía (2,2). Además, las carreteras secundarias, registraron el pasado año el 76% de los accidentes con víctimas y el 78% de los fallecidos en vías interurbanas.

El 40% de los fallecidos (444) en vías secundarias lo fueron por accidentes cuyos vehículos se salieron de la vía. Además, el 19% de los fallecidos (213) se registraron en colisiones frontales y el 16% en colisiones frontolaterales (190). En el caso de los peatones, fallecieron 110 en este tipo de vías.

Casi la mitad había cometido alguna infracción en el momento del accidente, como irrumpir en la calzada o cruzar la vía antirreglamentariamente.

Por eso, dentro de su estrategia hasta el año 2020, la DGT se ha propuesto incrementar los controles de velocidad e intensificar la vigilancia sobre conductas de riesgo, sobre todo en referencia a la realización de maniobras de adelantamiento.

En la última campaña realizada los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil detectaron a casi 13.000 conductores que circulaban a una velocidad excesiva, uno de ellos fue denunciado por circular a 187 km/h en un límite de 100 km/h. Otros 1.800 usuarios fueron denunciados por no usar el cinturón de seguridad, otros 1.000 por uso de móvil y 350 por realizar adelantamientos antirreglamentarios.

El pasado lunes, se inició otra campaña, ligada a la anterior ya que se da preferencia a la vigilancia en carreteras secundarias para que se respeten los límites de velocidad.