El Holden Hurricane de 1969 fue uno de los prototipos más espectaculares de la historia
El Holden Hurricane de 1969 fue uno de los prototipos más espectaculares de la historia

Los prototipos olvidados

Los prototipos son esos modelos que los fabricantes utilizan para desarrollar el mundo del automovilismo. A pesar de sus excelentes características y atractivos diseños, algunos de ellos nunca llegan al mercado

josé luis espinosa
Actualizado:

Los prototipos son esos vehículos que las marcas automovilísitcas presentan en los salones internacionales de automoción y que por norma general, dada su espectacularidad y extravagancia, pocas veces llegan a la línea de montaje. Son a los coches como las prendas que los diseñadores más top presentan en las mejores pasarelas de moda del mundo. Un algo así como: lo puedes mirar pero nunca lo conducirás.

Como consecuencia de los avances tecnológicos los prototipos actuales son mucho más espectaculares que los antiguos. Aunque desde que el primer coche viera la luz los fabricantes han desarrollado estos modelos innovadores, algunos prototipos de tiempos más remotos superan como concepto los coches que se fabrican hoy en día.

Desde coches que parecen directamente aviones, otros que buscan hoy en día la máxima eficiencia y son auténticos abanderados del «nature responsive», hasta modelos que por sus diseños parecen sacados de la mejor de las películas de ciencia ficción. Estos son algunos de los prototipos -olvidados- más extravagantes de la historia.

En 1936 el fabricante francés Peugeot presentaba uno de los primeros prototipos futuristas de la historia. El Peugeot 402 N4X, o el «402 año 40» como lo llamaban en la casa, contaba con una aleta de tiburón que supuso una revolución en la concepción aerodinámica de la época. Nunca llego a producirse porque la II Guerra Mundial se cruzó en su camino, pero este prototipo registró una velocidad de 140 Km/h en las pruebas que le realizaron.

Peugeot 402 N4X de 1936
Peugeot 402 N4X de 1936

Naves espaciales de cuatro ruedas

Unos años después Chrysler presentó en sociedad su prototipo «Gilda» en el Salón de al Automóvil de Turín de 1955. Como puede comprobarse el Chrysler Ghia Streamline X 1955 se asemeja más a una nave espacial que a los coches de su época. Alcanzaba unas velocidades de vértigo, unos 240 Km/h, pero el prototipo cohete, inspirado en Rita Hayworth, pasó sus días de gloria en el museo de Ford.

Chrysler Ghia Streamline X 1955
Chrysler Ghia Streamline X 1955
Ford Gyron de 1961
Ford Gyron de 1961

Los deportivos más clásicos

Otro prototipo que nunca llegó a producirse en serie fue el Buick Streamliner diseñado por Norman Timbs en 1947. Con un diseño alargado, de líneas y curvas aerodinámicas y muy bajo en altura, el Streamliner llevaba un motor de 8 cilindros en línea que alcanzaba los 193 km/h. A mediados de los cincuenta este prototipo pasó a manos de Jim Davis, un oficial del ejército de EE.UU., y quedó olvidado en el desierto, donde fue deteriorándose hasta ser descubierto en el 2002 y subastado por 17.620 dólares. Tras una minuciosa restauración, en 2010 ganó el premio al mejor descapotable en el Concurso de Amelia Island.

Buick Streamliner de 1947
Buick Streamliner de 1947
Ford Model 40 Speedster de 1934
Ford Model 40 Speedster de 1934
Ferrari Modulo 1970
Ferrari Modulo 1970
Holden Hurricane de 1969
Holden Hurricane de 1969