BMW i8 en una estación de recarga
BMW i8 en una estación de recarga - AFP

Ahorrar, entre los principales motivos de quien busca un coche eléctrico

Un informe de Accenture calcula que en 2040 habrá dos millones de vehículos a batería en España, y calcula un beneficio potencial para las empresas energéticas de 90.000 millones de euros

Actualizado:

Despegue con fuerza para las ventas de vehículos eléctricos en los próximos años. Así al menos lo estima un informe de Accenture, que calcula que en 2025 habrá unos 200.000 automóviles eléctricos en las calles españolas; mientras que en 2040 la cifra rondará los dos millones de unidades.

El análisis, elaborado por el departamento de Estrategia de la consultora, y titulado «Utilities: Lead the Charge in eMobility» (Las energéticas liderarán el cambio a la eMovilidad), incluye una encuesta a 500 consumidores españoles. Según la misma, el principal motivo por el que estarían interesados en adquirir un vehículo eléctrico es el medioambiental, seguido por el ahorro potencial. En este sentido, un 69% de los encuestados estaría dispuesto a cambiarse a automóviles eléctricos para ahorrar costes a largo plazo, fundamentalmente al ahorro en mantenimiento y al menor gasto por kilómetro.

«Las compañías que pueden facilitar comprar un eléctrico de manera fácil y asequible son las que acelerarán la adopción y mejorarán la competitividad del sector», asegura Bruno berthon, de Accenture Strategy. Para que salgan las cuentas, no obstante, las recargas deberían efectuarse en el domicilio, donde resultan mucho más económicas que en una electrolinera. Así, el 84% de los españoles con intención de adquirir un eléctrico planea recargarlo en su casa; algo que contrasta con otro dato: solo el 62% cuenta con garaje propio donde instalar una toma.

10.000 millones en nuevos servicios

Precisamente esto lleva a Acenture a plantear que el despegue del coche eléctrico puede ser una gran oportunidad para las empresas energéticas. «Las energéticas pueden aprovechar esta oportunidad si ponen en marcha acciones que adeleren la adopción de los vehículos eléctricos», explican desde la consultora, que ennumera que éstas deberían «ayudar a los clientes a tomar la decisión correcta (ofreciendo nuevas posibilidades de pago o de recarga en casa), crear ecosistemas junto a fabricantes de automóviles y concesionarios y saber aprovechar la información de los clientes en tiemo real para mejorar los servicios o crear otros nuevos».

«Hay un gran valor potencial en el mercado de la e-movilidad, pero las energéticas tienen que actuar de inmediato», asegura Greg Bolino, de Accenture Strategy, cuyo departamento calcula un beneficio potencial para las empresas energéticas de 90.000 millones de euros, de los cuales 10.000 derivarían de la prestación de estos nuevos servicios. «Armadas con un gran conocimiento acerca del mercado de energía, sus reglas y regulaciones, un consumidor que confía en ellas y buenas relaciones con los proveedores, las utilities que inviertan estratégicamente y ofrezcan servicios personalizados prosperarán».