El presidente de Faconauto, Gerardo Pérez Giménez (2i); la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (3i); y el el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante la inauguración del XXVIII Congreso & Expo de Faconauto
El presidente de Faconauto, Gerardo Pérez Giménez (2i); la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (3i); y el el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante la inauguración del XXVIII Congreso & Expo de Faconauto - EP
XXVIII Congreso de Faconauto

Industria asegura que el diésel y la gasolina «aún tienen mucho que decir»

La ministra Reyes Maroto afirma que la mejora de los motores de combustión «ha sido sustancial», y asegura que el envejecimiento del parque «obliga a actuar con elementos que incentiven la compra de vehículos equipados con tecnologías nuevas o tradicionales»

Actualizado:

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha sido la encargada de inaugurar el XXVIII Congreso de Faconauto, junto a su presidente, Gerardo Pérez Giménez, y al presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi. La cita reunirá hasta el martes a cerca de 1.500 profesionales del sector.

En el acto oficial de inauguración, Maroto ha calificado como «bueno» el crecimiento del 7% de las matriculaciones en 2018, pero ha admitido algunos factores que causaron una evolución «irregular» durante el año pasado. Entre ellos, la entrada en vigor de la nueva normativa de medición de emisiones WLTP, la ralentización de los mercados exportadores y «la incertidumbre por el borrador del proyecto de Ley de Cambio Climático», proyectado por el ministerio de Transición Ecológica y que contempla vetar la venta de coches de combustión o híbridos a partir de 2040.

A este respecto, la ministra ha asegurado que «las tecnologias basadas en los motores de combustión aún tienen mucho que decir, no estamos en un contexto en el que se pueda prescindir de ellas», tras lo cual ha señalado la «mejora sustancial» de sus emisiones en los últimos años. Al mismo tiempo, ha señalado que «la clave es el rejuvenecimiento del parque móvil», ya que su obsolescencia «nos obliga a actuar», con «elementos que incentiven la compra de vehiculos nuevos, equipados con tecnologías nuevas o tradicionales».

Se da la circunstancia además de que el parlamento balear, con mayoría de PSOE, Podemos y MÉS, votará previsiblemente mañana el proyecto regional de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Un texto que prevé vetar la venta de coches diésel nuevos en 2025 y gasolina e híbridos en 2035 y que ha sido denunciado por los fabricantes ante la Comisión Europea y el ministerio de Economía. El Parlamento balear ha recibido hoy mismo un escrito de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en el que se advierte a la Cámara regional de los posibles «efectos negativos» de la Ley del Cambio Climático autonómica, informa Josep María Aguiló.

Reyes Maroto ha emplazado a todos los agentes de la cadena de valor del automóvil a debatir el futuro del sector en el Acuerdo Estratégico del Sector de la Automoción, «que abordará toda la cadena de valor, de fabricantes a concesionarios, con una hoja de ruta para afrontar los desafíos del sector y mantener el liderazgo en Europa y en el mundo». Un instrumento que Maroto espera «que se consolide y se convierta en instrumento nuclear de la politica industrial».

Pese a todo ello ha defendido que el ejecutivo continuará trabajando en el Proyecto de Ley de Cambio Climático. «En el marco de esta hoja de ruta vamos a poder encontrar los mejores instrumentos para que la certidumbre», ha asegurado.

Cada vez más envejecido

Los concesionarios han aprovechado para pedir a la ministra un plan de incentivos que permita sacar de las carreteras a los coches más antiguos y contaminantes. Un plan, según ha detallado Pérez Giménez, que no deje fuera a los automóviles diésel o gasolina de última generación, «muchos de los cuales se fabrican en España». Ha apuntado que para ellos la raíz del problema de la contaminación «es la antigüedad del parque», con quince millones de coches de más de diez años, y para evitarlo ha solicitado un plan de incentivos que no discrimine a los combustibles fósiles. «El parque va a seguir envejeciendo de aquí a 2025, por lo que no podemos permitirnos el lujo de desechar ninguna tecnología».

El presidente de Faconauto ha valorado que se establezcan objetivos ambiciosos, «pero deben ser realizables», ha sentenciado, y deben tener en cuenta el futuro inmediato y no solo a largo plazo. Por ello ha pedido al Gobierno «alternativas para los ciudadanos, para que estos perciban que son tecnologías válidas». «Algo hay que hacer, porque el mercado da señales de debilidad».

En este sentido, la patronal remite al plan de ayudas anunciado la semana pasada por el Ejecutivo vasco, con incentivos no solo a coches híbridos o eléctricos sino también a diésel o gasolina Euro6. «Es el camino que tienen que seguir otras administraciones».

Faconauto también ha reclamado un marco de seguridad jurídica que permita continuar invirtiendo. Para ello, solicita «una solución razonable y equilibrada» que mitigue el efecto de los contratos de distribución, «en muchos casos descompensados».

«Existe un limbo jurídico debido a la ausencia de unas reglas de juego en los contratos entre marcas y sus distribuidores», detalló Pérez Giménez. «Esto hace que el desequilibrio entre partes sea excepcional en nuestro país». Por ello ha insistido en que «si van a cambiar las reglas del juego tenemos que tenerlo todos claro»

En la actualidad el fabricante establece las reglas de juego del mercado, en cuanto a la política de precios y promociones. Por ello, denuncia Faconauto, «el concesionario pasa a un mero papel gestor de mercado que se limita a cumplir sus reglas y no puede sustraerse a las instrucciones de la marca». A pesar de ello, Pérez Giménez resaltó las relaciones con los fabricantes, «nuestros socios y aliados».

En el acto de inauguración también participó el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que destacó la «capilaridad» de los concesionarios, «que crean empleo en toda España y no solo en Madrid». En este sentido, Garamendi resaltó el lema del congreso, «juntos, más fuertes», porque la unión clave para los empresarios: «Cuando vamos juntos no hay quién nos pare».

Mercado estable

La patronal Faconauto cree que la demanda de coches nuevos tocó techo en 2018, con 1.535.944 matriculaciones de turismos y comerciales. Para este año espera una cifra similar, y ligeras caídas en los próximos años. A medio plazo, en 2025, Faconauto sitúa las comercializaciones de vehículos en el entorno de las 1.471.848 unidades. También cree que las transacciones de vehículos usados continuarán creciendo, hasta los tres millones de unidades, con lo que el ratio entre coches usados y nuevos sería de 2 a 1.

Faconauto también ha actualizado las principales cifras de su negocio, que ha canalizado en el Libro Blanco de la Distribución Oficial. Según dicho documento la distribución de vehículos se estructura a través de 86.656 locales, que facturan 87.994 millones y emplean a 314.000 asalariados. Más en detalle, las Redes Oficiales suponen 5.861 instalaciones de venta y postventa en 2.219 concesionarios y 4.530 talleres; con 162.434 empleados directos, de los cuales el 90% son indefinidos, y cerca de medio millón indirectos.

La facturación total de las redes oficiales alcanzó los 46.240 millones de euros. De ese total, 34.467 millones de euros correspondieron a la venta de coches nuevos (el 74,5 %), 6.810 millones a la de usados (14,7 %) y 4.963 millones a los trabajos de posventa y talleres (10,7 %).