José Portilla y Maria Helena Antolín
José Portilla y Maria Helena Antolín

La industria de componentes facturó un 2,6% más en 2018 pese a la caída de la producción de vehículos

La industria auxiliar mira al exterior para compensar la atonía en el mercado nacional, causada por la incertidumbre de los compradores, y prevé un ligero incremento en su facturación en 2019

Actualizado:

La industria española de componentes de automoción facturó 37.170 millones de euros en 2018, un 2,6% más, pese a que la producción en las factorías españolas de vehículos se redujo un 1%. El sector creó asimismo 5.000 puestos de trabajo directos, hasta 230.100.

La patronal Sernauto achaca este alza al incremento en las exportaciones, del 7%. Las ventas al exterior alcanzaron, en plena atonía del mercado nacional, los 21.415 millones de euros, una cifra récord para el sector. En cuanto al mercado nacional, 15.755 millones de euros; la mayoría, 10.270, correspondió al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-5,9%), mientras que 5.485 millones (+3,2%) procedieron de la actividad de recambios.

«Nuestra fuerte apuesta por la internalización y la I+D+i está detrás de estos resultados», aseguró María Helena Antolín, presidenta de Sernauto. El sector invirtió el año pasado en esta partida el 4,2% de su facturación, frente a la media de la industria española, que ronda el 1%. En total, 1.545 millones de euros. Asimismo, destinaron más de 2.000 millones de euros para incrementar y mejorar sus capacidades productivas.

El sector reclama que el Gobierno equipare los beneficios fiscales de invertir en I+D de producto y de proceso, y mantiene un ligero optimismo para 2019 pese a la incertidumbre que domina el mercado automovilístico nacional, que acumula una caída superior al 5% en lo que llevamos de año. Para 2019 estiman un alza del 0,5% en su facturación y del 0,6% en el empleo, de nuevo gracias a las ventas al exterior y a la llegada a nuevos mercados, como Irán o varios países árabes.