EFE

Las marcas de coches con más riesgo de subir sus precios hasta 2021 por los objetivos de emisiones

Los fabricantes automovilísticos se enfrentan a multas de hasta 11.200 millones si no cumplen con los límites de 95 gramos de CO2 por kilómetro a partir de 2021

LondresActualizado:

Los fabricantes de automóviles se enfrentan a multas de entre 2.403 y 11.198 millones de euros en caso de que no cumplan con las nuevas exigencias en materia de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que entrarán en vigor en 2021 en Europa, según un informe elaborado por la agencia de calificación Moody's.

El texto pone de manifiesto que las firmas automovilísticas están trabajando en el desarrollo y en la producción de vehículos eléctricos con el objetivo de cumplir las exigencias en términos de emisiones tanto en Estados Unidos, como en China y en Europa.

"Las potenciales fuertes multas están actuando como un gran incentivo para el lanzamiento de un número sin precedentes de nuevos vehículos eléctricos o híbridos durante el próximo año", explica el vicepresidente y analista de Moody's James Leaton.

Asimismo, indica que muchos fabricantes podrían no alcanzar estos objetivos de emisiones, lo que podría provocar que tengan que pagar penalizaciones, lo que aumentaría los precios de sus modelos, o que se vean obligados a reducir su cuota de mercado. "Volkswagen, Fiat Chrysler, Ford, Hyundai y Kia son los más expuestos sobre la base de su actual diferencia con los objetivos para 2020/2021", destaca.

Así, las marcas de automóviles que no cumplan con la normativa sobre emisiones tendrán que abonar en Europa una multa de 95 euros por cada gramo de más que emita cada uno de sus vehículos comercializados en el 'Viejo Continente'.

Toyota, la mejor posicionada

El informe pone de manifiesto que, en el peor de los escenarios posibles, la japonesa Toyota es la única firma del sector que cumplirá con los objetivos medioambientales en Europa, por lo que no tendrá que afrontar ningún tipo de multa.

Así, la flota europea de la compañía que preside Akio Toyoda contaba con unas emisiones medias de CO2 de 103 por kilómetro en 2017 y la previsión es que esta cifra se sitúe en 88,5 gramos por kilómetro en 2021, frente al objetivo de 94 gramos.

Entre las empresas automovilísticas que experimentarán un impacto menor en multas por esta situación en el escenario más hostil destacan Volvo Cars, con 57 millones de euros en sanciones, y Jaguar Land Rover, con 141 millones de euros en penalizaciones.

En el lado opuesto, Volkswagen se sitúa como la compañía del sector más expuesta a las multas, ya que, en caso de una adaptación lenta a la normativa, la empresa alemana podría tener que hacer frente a penalizaciones de 3.869 millones de euros, teniendo en cuenta sus ventas europeas en 2017 y una desviación de 11,5 gramos por kilómetro de CO2 sobre el objetivo de 95 gramos para 2021.

Por otro lado, Fiat Chrysler Automobiles también se enfrentaría, en este escenario, al pago de 1.344 millones de euros en 2021, al registrar una desviación de 14,5 gramos sobre el objetivo, una cifra que en el caso de Hyundai se sitúa en 1.222 millones de euros, con una desviación de 13,5 gramos.

También por encima de los 1.000 millones de euros de multa estimada en caso de una adaptación lenta a la regulación medioambiental en 2021 se encuentran Daimler, con 1.141 millones de euros, y Ford, con 1.120 millones de euros.

El informe de Moody's tiene en cuenta, a su vez, otros dos escenarios de adaptación a la regulación sobre emisiones más rápidos por parte de los fabricantes de vehículos, en los que se contemplan unas multas totales de 2.403 millones de euros en el caso de una adaptación rápida y de 5.877 millones de euros si se hace una transición moderada.