Los 48 coches que han logrado el Premio ABC al Mejor Coche del Año

El Hyundai Kona se suma desde hoy a la lista de vehículos que tras el premio se convirtieron en «Superventas»

Actualizado:

El Hyundai Kona es el más reciente ganador del Premio ABC al Mejor Coche del Año 2019. Un galardón que esta misma tarde será entregado al presidente de Hyundai, Yun Lim, por la ministra de Industria Reyes Maroto.

El galardón nacía en el año 1972, cuando ABC creaba el premio a través de su sección semanal Mundomóvil, dedicada al mundo del motor y la primera de este tipo que se publicaba en un diario nacional. En aquellos años conceptos como el coche autónomo y el vehículo conectado se empleaban al hablar de «ciencia-ficción». Desde entonces los vehículos han evolucionado, tanto por la electrónica y las nuevas tecnologías enfocadas sobre todo a la seguridad del conductor, pasajeros y peatones, como por las mecánicas, cada vez más eficientes.

Pero si los coches de entonces y los de hoy tienen algo en común es que, durante todo este tiempo, los ganadores del premio al Mejor coche del Año ABC se han convertido en auténticos «superventas».

123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536373839404142434445464748
  1. Renault 5 en 1973

    El Renault 5 fue el primer vehículo que recibió el título y uno de los automóviles más importantes del último cuarto de siglo. Tremendamente popular, consiguió ser líder de ventas durante muchos años y evolucionó en sus formas, aunque siempre manteniendo su mismo estilo. Tenía un precio que rondaba las 132.500 pesetas. Su sucesor en la gama Renault tomó su mismo nombre y ha estado en producción hasta la llegada del Clio. El segundo clasificado de ese año fue el Seat 127, seguido del Simca 1200.

  2. Citroën GSA en 1974

    Este Citroën GS era un familiar muy innovador en su época. No sólo por sus formas aerodinámicas y su estructura de tres volúmenes, dos características que se salían de lo habitual en esos tiempos, sino además por el sofisticado sistema de suspensiones hidroneumáticas que lo convertían en uno de los turismos más suaves y eficaces. La regulación de la altura de la carrocería hicieron de él un inapreciable coche para circular por caminos en mal estado. Comporar un GS en aquella época salía por unas 163.500 pesetas. El segundo y tercer puesto de esta edición de 1974 fueron para dos Seat, el 1800 y el 1430.

  3. Simca 1.200 en 1975

    Era la tercera vez que el título se lo lleva una marca francesa, como era Simca, pero que estaba ya bajo la órbita de Chrysler y se fabricaba en la factoría Barreiros de Villaverde. El 1200 era un familiar de tipo medio y tracción delantera, con una gran capacidad interior y de carga, que se hizo muy popular y que conseguía buenas prestaciones para su cilindrada. Otro francés, el Renault 7 (un tres volúmenes derivado del Renault 5) y el Seat 132, completaron el pódium de ese año. El Simca salía por unas 151.700 pesetas.

  4. Seat 131 en 1976

    Seat, que entonces dominaba el mercado nacional, consiguió inscribir su nombre por primera vez en la lista con el 131, construido bajo licencia de Fiat y que fue en España un auténtico superventas, con numerosas versiones. Su carrocería de tres volúmenes era de corte muy clásico y en ello radicaba gran parte de su éxito, pues gustó mucho entre el público y fue el taxi por excelencia en todas las capitales del país. La segunda posición según los votos del jurado fue para el Seat 1200 Sport. En tercer lugar la nueva generación del Renault 5. Un Seat 131 tenía un precio de 22.800 pesetas.

  5. Citroën CX en 1977

    Aunque llegó con retraso respecto a su presentación mundial, el CX de Citroën suponía una revolución en el mercado nacional por su excelente nivel de acabados, su gran capacidad interior y las formas enormes de su carrocería, en donde la aerodinámica jugaba un papel fundamental. La suspensión hidroneumática a base de líquido VHM, volvía a otorgar a Citroën un elemento diferenciador respecto a la competencia. Claro está, esa diferenciación se notaba en el precio, ya que un CX tenía un precio de 557.632 pesetas. Ante estos argumentos nada pudo hacer el tercer clasificado, el muy popular Renault 12, seguido del Simca 1200.

  6. Chrysler 150 en 1978

    Eran los tiempos del despegue de Chrysler en España, que había adquirido la planta de Villaverde y, con el 150, ofrecía a las familias españolas un coche polivalente, muy amplio y con un gran portón posterior que agrandaba la zona de equipajes. Posteriormente saldría una versión con tres volúmenes, que tuvo menos aceptación, aunque la misma robustez que caracterizó a todos los 150. Su precio era de 381.600 pesetas. La segunda posición fue para la segunda generación del Seat 127, y el tercer puesto para el Seat 128.

  7. Renault 18 en 1979

    Significó uno de los mayores aciertos de Renault, y su figura se hizo rápidamente muy apreciada en todo el país. El Renault 18, de corte muy clásico y un habitáculo bastante generoso, fue el coche de la familia media española y se popularizó al ser muy utilizado como taxi en toda nuestra geografía. Nuevamente el triunfo iba a parar a manos de coches considerados grandes en su época. Su precio, según versioens, rondaba las 471.500 pesetas. El segundo puesto de ese año 1979, cerrando la década, se lo llevaría el Peugeot 504, y la tercera posición para el Seat Supermirafiori, una evolución del 131.

  8. Seat Ritmo de 1980

    Otro producto de Fiat fabricado en nuestro país bajo la licencia de Seat. Se trata del Ritmo, que, con sus faros redondos, aportaba variaciones en el diseño y un aire bastante moderno. Era, además, un vehículo de tipo medio muy bien concebido y a un precio ajustado para su buena terminación y sus prestaciones. el Ritmo duró muchos años en el mercado, e incluso fue transformándose hasta convertirse en el Ronda. Había que pagar por él unas 608.572 pesetas de la época. La segunda y tercera posición eran para el Talbot 150 y el Citroën GSA

  9. Talbot Horizon de 1981

    Eran tiempos de cambio dentro de la factoría de Villaverde, y renacía la marca Talbot, gloriosa en tiempos pasados, que se reencarna con el Horizon. Un coche de tipo medio, pero que su estructura de dos volúmenes y su buen diseño le hacían muy amplio en su interior. Tenía una variada gama de motores de gran rendimiento, especialmente los diésel, además de venderse a un precio muy asequible, por unas 634.000 pesetas. El Peugeot 505 se quedaba a las puertas de obtener el premio, en segunda posición.

  10. Ford Escort de 1982

    Fue el segundo turismo que salió de la planta de Almussafes, que entró en producción en 1976. El Escort aportaba una magnífica terminación interior y una completa gama de posibilidades, entre las cuales se contaba un coupé y, posteriormente, un descapotable. Ha sido uno de los grandes hitos de Ford en el mundo, equiparable a su sucesor, el Focus. El Escort costaba 1.239.000 pesetas. El Talbot solara obtenía el segundo puesto, y el Citroën Visa el tercero.

  11. Renault 9 de 1983

    Volvía el clasicismo de la mano de Renault con su modelo R-9, considerado como un valor seguro. Se trataba de un tradicional coche de tipo medio, con sus tres volúmenes claramente diferenciados. Posteriormente, su hermano, el 11, aportaba un portón posterior. Fue otro de los éxitos de la marca del rombo, que lo colocó como número uno en ventas durante varios años. El precio no llegaba al millón del pesetas. Se quedaba en sus versiones básicas en unas 931.000. La seguda y tercera posición eran para coches más pequeños, como el Opel Corsa y el Talbot Samba.

  12. Citroën BX de 1984

    Fue el primer Citroën desde que la marca gala entraba en la órbita del grupo PSA, que imponía criterios de racionalidad que fueron muy apreciados por el público. Además, sus versiones diésel tuvieron gran aceptación y fueron las que dieron el título a este modelo versátil. El precio era de 1.153.000 pesetas. El Volkswagen Golf se conformaba con la segunda posición, y el Fiat Uno con la tercera.

  13. Peugeot 205 de 1985

    El Peugeot 205 aportó una imagen nueva y moderna entre los coches del segmento de los utilitarios, y la aceptación por parte del público fue inmediata, tanto en España como en toda Europa. Su gama de motores y carrocerías ha sido amplísima a lo largo de su vida. Podíamos comrar uno desde 727.600 pesetas. El exitoso Seat Ibiza lograba el segundo puesto, y el Renault 11 quedaba tercero en la clasificación.

  14. Seat Málaga de 1986

    Fue el primer producto propio de la nueva Seat, ya deslindada de Fiat, aunque en realidad no era otra cosa que un Seat Ronda «con culo». El Málaga pretendía ser un coche medio en capacidad y potencia de motores a un precio muy asequible. Su triunfo fue lograrlo en unos momentos industrialmente muy difíciles para la compañía, y convertirse en el medio de transporte ideal para quienes precisaban un cuatro puertas con una tarifa ajustada (1.098.000 pesetas aproximadamente) y bajo consumo. El Renault Supercinco lograba el segundo puesto, y el Ford Scorpio la tercera posición.

  15. Renault 21 de 1987

    Sustituto del R-18, el R-21 trataba de cubrir el mismo segmento que su antecesor, y lo logró plenamente. Renault ha sabido siempre dar en el clavo en lo que se refiere a las necesidades sobre ruedas de las familias españolas. Como es costumbre en la casa, los tres volúmenes volvieron a imponerse durante la mayor parte de la vida de vehículo. Por su buena habitabilidad, fue muy aceptado en el transporte público, auqque su precio (1.740.000 pesetas) se acercaba peligrosamente a la barrera psicológica de los dos millones. Dos opel se situaban segundo y tercero. Eran, en este orden, el Kadett y el Omega.

  16. Citroën AX de 1988

    El más pequeño de la gama de Citroën conquistó el premio gracias a su versatilidad y economía de mantenimiento. Las dimensiones del AX eran las justas, con versiones de tres y cinco puertas, y estaba dirigido a un público más definido que el anterior Visa. Representó un gran acontecimiento para la marca de los «dos chevrones», que desde el popularísimo 2 CV no contaba con un coche apto para competir en este difícil segmento del mercado.Uno de sus argumentos era el precio, de unas 990.000 pesetas. El Peugeot 309 quedaba segundo, y el Audi 80 tercero.

  17. Renault 19 de 1989

    Cada vez que lanzaba un modelo, Renault conquistaba grandes cotas de popularidad. El R-19 representó una inmejorable alternativa en su tiempo dentro de la categoría de los turismos de tipo medio y con una gran habitabilidad interior, favorecida por el portón posterior que da acceso al maletero. La fiabilidad de sus motores son otra de las bazas que tuvo en cuenta el jurado a la hora de la decisión final, que se completaba con el Opel Vectra y el Fiat Tipo, segundos y terceros respectivamente. El Renault 19 tenía un precio de 1.390.000 pesetas.

  18. Ford Fiesta en 1990

    A la segunda va la vencida. Se corrigió así una de las pocas injusticias de anteriores elecciones. El Fiesta había sido todo un hito dentro de la automoción española, y un acontecimiento industrial por ser el primer vehículo salido de la planta de Almussafes. El rediseño introducido este año le daba el aire de modernidad que necesitaba el primitivo dibujo, pero mantenía los altos niveles de calidad en la fabricación que había impuesto Ford desde su llegada a España. El precio del utilitario rondaba 1.084.000 pesetas. El Renault 21 era el segundo, y el Renault 19 tercero en la edición de ese año.

  19. Renault Clio en 1991

    Con el Renault Clio la fábrica de Valladolid resolvió uno de sus problemas comerciales más agudos, como fue la sucesión del popular R-5. Tras varios intentos con más o menos suerte, el Clio dio en la diana de un coche ajustado de dimensiones, pero muy atractivo en sus formas y con una gran variedad de versiones, no sólo en aspectos de terminación, sino también de distintas motorizaciones, desde las más económicas hasta las puramente deportivas. Su precio era de 1.045.000 pesetas. Completaban el trío de cabeza el Ford Orión y el Fiat Tempra.

  20. Citroën ZX en 1992

    El nuevo automóvil medio de la firma francesa aporta, en el momento de su lanzamiento un diseño mixto. Por delante el Citroën ZX mantiene la identidad de la marca, y en su parte posterior muestra toda la innovación de las últimas tendencias de diseño redondeado. A esto se unió un lanzamiento espectacular por las versiones más sofisticadas, que vencían en el desierto desde París a Dakar. La versión de calle» salía por 1.473.000 pesetas. A continuacióin quedaba situado por número de puntos el Opel Astra y el Seat Toledo.

  21. Fiat Cinquecento en 1993

    Por primera vez en la historia del premio, el galardón fue a parar en manos de un importador que no tenía fábrica en nuestro país. Era el reflejo de la realidad del mercado nacional, cada vez más integrado en Europa. El Cinquecento, heredero de un nombre glorioso en coches utilitarios, era el ejemplo de un vehículo ciudadano y económico, elegante en su aspecto y eficaz también para viajes. El precio era otro de sus argumentos, ya que costaba unas 680.000 pesetas. Un curioso Renault Safrane quedaba en segunda posición, y el Nissan Micra se conformaba con la tercera plaza.

  22. Renault Twingo en 1994

    La lucha por el título es tan ajustado en algunas ocasiones que, por primera vez en su historia, hay dos automóviles que quedan empatados en la puntuación final.

    El Twingo supuso una revolución en el mundo de la automoción. Su diseño marcó el arranque del concepto monovolumen aplicado a un turismo, y abre el camino por donde en el futuro transitarán varias marcas. Su concepto de innovación tecnológica es evidente, y mereció el reconocimiento de la crítica.

    Las segunda y tercera posiciones fueron ese año para el Mercedes Clase C y para el Ford Mondeo.

  23. Citroën Xantia en 1994

    El Xantia, con un diseño ciertamente atractivo y empaque de berlina de lujo, entró en un segmento que parecía había sido abandonado últimamente por Citroën. Es el premio a un coche de gran categoría. El coche empató con el Twingo en la edición de ese año. Las segunda y tercera posiciones fueron ese año para el Mercedes Clase C y para el Ford Mondeo.

  24. Renault Laguna de 1995

    El Laguna, que llegó para sustituir al 21, ofrecía una habitabilidad interior mucho mayor que las que sus dimensiones externas parecían transmitir. Desde el mismo momento de su lanzamiento, puso a disposición del público una completa gama de motores que lo convirtió en favorito del público con rapidez, pese a costar 3.250.000 pesetas. El Fiat Punto se quedaba con la segunda plaza, y el Volkswagen Polo con la tercera.

  25. Fiat Bravo de 1996

    La apuesta de renovación de Fiat se consolida con el Bravo, un atractivo automóvil con todo el estilo italiano y una terminación hasta entonces desconocida en los productos Fiat. Presenta versiones de dos y tres volúmenes en donde se cambia el nombre de Bravo a Brava, y una lista de motores muy amplia y con precios ventajosos, alrededor de 1.700.000 pesetas. El premio busca, además, reconocoer el esfuerzo de Fiat superando la crisis de años pasados. El Bravo se imponía por puntos al Audi A4 y al Peugeot 406.

  26. Renault Mégane de 1997

    El Renault Mégane fue el coche adaptado a las necesidades de todo el mundo y que podía ser fabricado en cualquier lugar del planeta, cumpliendo las especificaciones de calidad deseadas y satisfaciendo plenamente al público objetivo. La razón de ello era el principio de ingeniería inicial para la concepción del Mégane. Se creó un bastidor común y una batería de motorizaciones que podían alimentar a las distintas versiones.

    Bajo el capó delantero, los Mégane ofrecían muchas posibilidades de motorizaciones, todas ellas sobre bloques de cuatro cilindros en línea, colocados en posición transversal. Existían motores tanto de gasolina sin plomo como movidos por gasóleo. Los diseñadores de la Regie Renault fueron creando diferentes carrocerías, inventando distintos ambientes, para reunir una gama muy completa. El precio rondaba 1.750.000 pesetas. La segunda posición de 1987 fue para el Volkswagen Passat, y la tercera para el Renault Scenic.

  27. Alfa Romeo 156 de 1998

    La línea deportiva completamente innovadora y vanguardista del Alfa 156, un interior que reflejaba el más puro estilo del diseño italiano, una completa gama de motores de gasolina y diésel entre los que se incluían los revolucionarios JTD de inyección directa, además de un comportamiento de primer nivel, dieron las claves del éxito para que este modelo de Alfa Romeo se alzara con el primer puesto en la votación del coche del Año de 1997. El coche costaba 4.210.000 pesetas. Segunda posición para el Volkswagen Golf, y tercera para un Opel Sintra del que muy pocos guardan recuerdos.

  28. Peugeot 206 de 1999

    El Peugeot 206, modelo que reemplazaba al 205, heredó gran parte de las virtudes de éste. De hecho, el veterano utilitario se había mantenido en una excelente posición en el mercado durante más de quince años. El 206 contaba con una línea original e innovadora, tanto en la carrocería de tres puertas como en la de cinco. Su gran superficie acristalada permitía un habitáculo muy luminoso, con excelente visibilidad. La gama inicial estaba compuesta por versiones de tres y cinco puertas con mecánicas de gasolina que arrancaban con una cilindrada de 1,1 litros y 60 caballos de potencia. En cualquier caso los planes apuntaban hacia el crecimiento de la familia 206 en distintas versiones de diesel. Una de las principales características del modelo era la facilidad de conducción. Su precio rondaba 1.570.000 pesetas. El Opel Astra era segundo en el recuento de votos, y el Ford Focus tercero.

  29. Fiat Punto del año 2000

    El Fiat Punto comenzó a venderse en España en el mes de octubre de 1999 y su presentación internacional coincidió con la celebración del centenario de Fiat Auto, motivo por el cual la marca puso en el desarrollo de este modelo toda su capacidad de innovación. Su antecesor con el mismo nombre ya fue un coche de éxito, siendo el modelo más vendido de su segmento en Europa.

    El nuevo modelo sólo conservaba de su antecesor el nombre, pues todo se modificó, desde su diseño exterior e interior a las soluciones técnicas, algunas auténticas primicias en un coche de este tipo, como ser el primer vehículo del segmento que motaba un motor turbodiesel de tipo «common rail» y el único con cambio automático de control electrónico que podía utilizarse como cambio manual secuencia, y que en la versión sport disponía de hasta siete marchas. Una de las mayores virtudes del Fiat Punto era la amplitud de la gama, que podía llegar a satisfacer a un gran número de posibles clientes. La segunda gran baza de este modelo fue la incorporación de una amplia lista de mejoras respecto a la versión anterior, como el sistema de climatización, el aislamiento acústico, retardo del apagado de la luz interior. Otra innovación fue el nuevo sistema de dirección asistida eléctrica «Dualdrive». El predio del Punto rondaba el 1.800.000 pesetas. La segunda posición de se año fue pra el Opel Zafira, y la tercera para el Seat León.

  30. Chrysler PT Cruiser de 2001

    El Chrysler PT Cruiser se convirtió un coche de diseño, atrevido y, en cierta manera, provocador, dirigido a un público que buscaba la distinción y la diferenciación, por delante de otros conceptos. Un coche que desde su lanzamiento ha causado un gran impacto y prueba de ello fue la aceptación que tuvo en Estados Unidos, donde batió el récord de peticiones en firme mucho antes de la fecha de comercialización.

    Sin embargo, pese a su fuerte temperamento en el diseño, el Chrysler PT Cruiser no dejaba atrás otros aspectos más funcionales. Estructuralmente estaba concebido como un monovolúmen de tamaño medio, un tipo de vehículo en que el fabricante americano, fue pionero en su país, con el modelo Vogayer. En su interior lo más destacable es la amplitud del espacio, favorecido por la altura de su carrocería, que le permite ofrecer una habitabilidad comparable a los monovolúmenes compactos más convencionales. A la versatilidad que proporcionan la disposición de los asientos se suma, a las posibilidades de abatimiento de los respaldos traseros por partes asimétricas y al plegado o desmontaje de los asientos, se suma la particularidad de movimiento de la bandeja trasera que permite situarla en cinco posiciones distintas, incluso convertirla en una cómoda mesa para uso en las paradas familiares para tomar un refrigerio. Era un coche que rondaba las 2.994.000 pesetas. El Opel Corsa quedaba segundo en esta edición de 2001, y el Ford Mondeo se conformaba con la tercera plaza.

  31. Peugeot 307 de 2002

    El Peugeot 307 fue presentado internacionalmente en el mes de mayo de 2001 en carrocería de tres y cinco puertas, con tres niveles de terminación y una amplia gama de motores de gasolina y diésel, que a lo largo del año se ampliaron con nuevas versiones de mecánica turbodiesel HDI. Su precio medio era de 18.000 euros. La segunda posición era para el Renault Laguna, y la tercera para el Citroën C5.

  32. Citroën C3 de 2003

    El Citroën C3 es un automóvil del segmento B producido por el fabricante francés Citroën desde el año 2001. Es un tracción delantera con motor delantero transversal de cuatro cilindros en línea. Son famosos por haber utilizado por primera vez en sus pruebas, los muñecos It-oiz II. El Citroën C3 fue diseñado por Donato Coco y Jean-Pierre Ploué. El C3 de primera generación está disponible con carrocerías hatchback de cinco puertas y cinco plazas, y descapotable de dos puertas y cuatro plazas denominado «C3 Pluriel». El coche costaba unos 17.800 euros. El Mégane de Renault era elegido para la segunda posición, y el Mazda 6 quedaba tercero en la clasificación.

  33. Citroën C2 de 2004

    El Citroën C2 es un coche con un marcado espíritu joven, con soluciones de diseño y prestaciones muy bien dirigidas a los usuarios más jóvenes. Se desarrolló a partir de la plataforma del C3 y desde su lanzamiento sorprendió por la audacia de su diseño, con un frontal agresivo, que le proporciona un aspecto deportivo y robusto, y un lateral caracterizado por la ruptura de las líneas de sus ventanilla laterales.

    En su lanzamiento, el C2 se ofrecía con dos motores de gasolina, un 1,4 litros de 75 CV y un 1,6 litros de 110 CV, y un diésel 1,4 HDi de 70 CV. Una de las innovaciones mejor acogidas fue el equipamiento de serie de la caja SensoDrive con el motor 1,6 litros, que desde hace unas semanas también equipa al resto de motores. El precio medio del vehículo era de 11.000 euros. Otro coche de pequeñas dimensiones, el Fiat Panda, quedaba en segunda posición, seguido del Renault Scenic.

  34. Peugeot 407 de 2005

    El Peugeot 407 comenzó a comercializarse en España en los primeros días de mayo de 2004. Con el paso del tiempo se ha demostrado que este factor ha sido una de las claves de su éxito, como se constata con las más de 21.000 unidades vendidas en 2004. Antes de conocerse el resultado del premio, el director general de Peugeot España, Bernd Schantz, anunció que para el próximo ejercicio habían previsto una ventas en torno a las 35.000 unidades, que a buen seguro serán superadas.

    En noviembre de 2004 comenzó el lanzamiento del 407 SW, una versión de carácter más familiar, aunque gracias a su acertado diseño mantiene un criterio muy dinámico y deportivo, con características tan atractivas como su techo panorámico de cristal de 2,3 metros cuadrados, que se une sin discontinuidad con el parabrisas. Otra peculiaridad de esta versión SW es que se pueda abrir independientemente la luneta en el portón trasero. El coche costaba de media unos 25.000 euros. Otro coche del grupo PSA, el Citroën C4 era el segundo de ese año, y el Renault Modus quedaba en tercera posición.

  35. Peugeot 1007 de 2006

    El Peugeot 1007 resultaba muy innovador por muchos de sus elementos mecánicos y de seguridad, pero su contribución más llamativa son sus puertas laterales correderas eléctricas que le permite ofrecer la mayor funcionalidad y utilidad como coche ciudadano y aparcar en lugares estrechos, sin que por ello se vea comprometida la accesibilidad, aunque se lleven las manos ocupadas con paquetes o que el coche esté situado en una pendiente muy pronunciada. Su precio: 15.000 euros de media. El utilitario Renault Clio lograba el segundo puesto ese año, y el Fiat Grande Punto la tercera posición.

  36. Peugeot 207 de 2007

    El Peugeot 207 es el ganador de la trigésimo quinta edición del Premio ABC «Mejor Coche del Año 2007» en una enconada pugna con el Citroën C4 Picasso. Se trata del tercer galardón consecutivo que consigue la marca francesa del león.

    El Peugeot 207 se fabrica en las plantas de Villaverde (Madrid), Trnava (Eslovaquia) y Poissy (Francia) y es líder de ventas en el segmento de los utilitarios. De las 151.394 vehículos fabricados durante 2006 en la planta madrileña, 98.680 unidades correspondieron al modelo galardonado. El precio del coche ronda los 19.000 euros.

  37. Hyundai i30 de 2008

    El Hyundai i30 es el coche que durante todo 2008 ostenta el título de Mejor Coche del Año de ABC. «El i30 -dice el importador- representa la frontera entre un antes y un después en el desarrollo de la marca, debido al gran salto en cuanto a calidad, diseño, y seguridad de un vehículo diseñado por y para un mercado tan exigente como el europeo. Con todo, las expectativas de triunfo del i30 en el mercado tanto español como europeo son altísimas, lo que nos hace ser muy optimistas respecto al futuro de la marca, pensando en que los futuros modelos desarrollados por Hyundai sean de la misma calidad que el galardonado i30».

    A esto se debe añadir la eficacia de sus mecánicas tanto diesel como en gasolina demostrando un consumo mínimo y un respeto por el medio ambiente que según versiones pueden estar por debajo de 120 g de CO2 por km, beneficiándose de la excepción del impuesto mínimo de circulación. El precio ronda los 14.000 euros. La segunda posición es para el nuevo Fiat 500, y la tercera para el Ford Mondeo.

  38. Citroën C5 de 2009

    El Citroën C5 es el ganador al conseguir 140 puntos. En segundo lugar ha quedado el Renault Megane, con 123 puntos, y en tercer puesto, el Ford Fiesta, con 42 puntos. El Citroën C5 ha sido desde su lanzamiento una berlina que captado la atención de los usuarios, primero por su acertado diseño en el que se combinan los rasgos más apreciados de los turismos de su segmento, con una clara influencia de las marcas premiun centroeuropeas, y después cuando se le conoce en más profundidad se aprecia que esa superior categoría tiene también su reflejo en su alto nivel de calidad percibido.

    En esta segunda generación del C5 el fabricante francés no se limitó a realizar una remodelación y puesta al día del modelo. Muy al contrario, el resultado fue el único que podría darse tras una decida apuesta para crear una berlina, con una línea muy audaz, muy alejada de su antecesor. Su precio rondaba los 22.700 euros. El Renault Megane se conforma con la segunda posición, y el nuevo Ford Fiesta con la tercera.

  39. Opel Astra de 2010

    El Opel Astra es el Coche del Año 2010. Este vehículo ha resultado ganador, con 192 votos. En esta edición, se ha otorgado el segundo lugar al Citroën C Picasso, mientras que el tercer puesto es para el Toyota IQ.

    En la valoración del jurado, se tiene en cuenta estética, seguridad activa y pasiva, innovación tecnológica, confort de uso, servicio y mantenimiento postventa, y relación calidad-precio. También valores ecológicos, como el nivel de las emisiones de escape y componentes reciclables. Su precio de venta al público ronda los 15.700 euros.

  40. Hyundai IX 35 de 2011

    El Hyundai ix35 se lleva el premio «El Mejor Coche del Año 2011 de ABC», al obtener la máxima puntuación de 201 votos, sobre un posible máximo de 260 puntos, por el jurado compuesto por periodistas especializados del motor. En el segundo lugar ha quedado el Opel Meriva, con 41 votos, seguido del Citroën C3, con 36 votos.

    El ix35 es un coche todocamino del segmento medio, que fue presentado al comienzo de 2010 y es un modelo de una marca coreana, que, sin embargo, ha sido diseñado, desarrollado y fabricado en Europa y por tanto responde perfectamente a los gustos europeos. Además de su estética atractiva, sus mecánicas de gasolina y diésel de gran eficiencia, la funcionalidad de su habitáculo y las medidas de seguridad activa y pasiva, uno de los mejores argumentos y, sin duda, el motivo que ha llevado al jurado a votar tan masivamente a este coche, ha sido el incremento de calidad, que permite al fabricante ofrecer una garantía de cinco años. El precio medio del coche es de unos 22.000 euros.

  41. Peugeot 508 de 2012

    El Peugeot 508 gana este año el premio con 186 puntos de 250 posibles, lo que indica que ha sido también el más votado con la máxima puntuación posible de 5 puntos, de los 10 que puede otorgar cada jurado.

    En segundo lugar ha quedado el Range Rover Evoque, 67 puntos, seguido del Hyundai i40 con37 puntos, en un panel de votación compuesto por 43 modelos.

    Esta edición de la encuesta de ABC cumple su 40 aniversario, un premio que desde su inicio ha sido referente del sector y sin duda el más codiciado por las marcas. El coche ganador, el Peugeot 508, es un modelo que cuesta unos 22.000 euros, y alcanza las mayores cotas de calidad, que le sitúa entre las mejores berlinas de representación, por sus cualidades funcionales, en sus dos carrocerías de cuatro puertas y familiar SW, el alto equipamiento e innovaciones y seguridad.

  42. Peugeot 208 de 2013

    El Peugeot 208 es el coche ganador en 2013, con 37 puntos. En el segundo puesto ha quedado el Seat Toledo, al conseguir 79 puntos, seguido del Hyundai i30, con 57 puntos.

    El coche ganador, el Peugeot 208, que llegó al mercado español a principios de 2012, con el fin de reemplazar al 207, que también obtuvo el premio de Mejor Coche del Año de ABC en el 2007.

    En el caso del 208 Peugeot ha realizado el mayor esfuerzo en su desarrollo, tanto en el diseño de su carrocería, como en su interior, quizá uno de los aspectos mejor conseguidos en este modelo, en especial su funcional y atractivo puesto de conducción.

    En la parte técnica el 208 ofrece dos aspectos muy destacados, el gran trabajo de ingeniería realizado para rebajar el peso y reducir de esta forma el consumo, así como la incorporación de los nuevos motores de tres cilindros de 68 y 82 caballos de potencia y un consumo muy reducido, algo que con toda seguridad ha sido el motivo por el que ha obtenido tan alta aceptación por parte de los jurados y que sin duda se traducirá en el mismo éxito comercial que su antecesor. Su precio supera por poco los 10.000 euros.

  43. Seat León de 2014

    El Seat León es el elegido «El Mejor Coche del Año 2014 de ABC», al obtener la máxima valoración con 142 puntos de los 35 periodistas especializados en el sector que componen el jurado. En segundo lugar ha quedado el Peugeot 308, con 94 puntos, seguido del Renault Captur, que se ha hecho con el favor de 24 votos.

    El Seat León conforma una familia de 3 versiones de carrocería con gran diversidad de motores en gasolina (TSI) y diésel (TDI), todos con turbo e inyección directa, excelentes prestaciones y consumos muy austeros. La primera en llegar fue la berlina de 5 puertas, la tradicional y única hasta su nueva generación.

    Más tarde llegó el primer León de 3 puertas de la historia, un sugerente coupé con denominación SC de carácter más deportivo (del que ofrecemos un divertido vídeo interactivo sobre estas líneas), y más recientemente ha aterrizado el León ST con carrocería familiar y desarrollo propio, lo que le convierte en una de las alternativas del segmento más atractivas del mercado. Su precio medio ronda los 28.790 euros.

  44. Citroën C4 Cactus de 2015

    Uno de los puntos clave del éxito del Citroën Cactus, «Mejor coche del año 2015» es el saber conjugar el diseño con la tecnología y el precio, con soluciones «inteligentes» para ahorrar costes de producción y peso, buscando una economía de uso sin renunciar a elementos de última generación.

    Así, su peculiar diseño conjuga estética y funcionalidad, como muestran los Airbump, una exclusiva Citroën que, además de darle un carácter inconfundible. Unos protectores laterales que protegen la carrocería contra pequeños choques o roces.

    En los modelos de cambio robotizado las tradicionales dos butacas delanteras están unidas formando una especie de «sillón».

    El Citroën C4 Cactus es, además todo, un coche «made in Spain». Desde las líneas de producción del Centro de PSA Peugeot Citroën en Madrid, los C4 Cactus se distribuyen por todo el mundo. Su precio es muy competitivo, ya que la media ronda los 12.100 euros. La segunda posición es para el Renault Twingo, y la tercera para el Hyundai i20.

  45. Hyundai Tucson de 2016

    El Hyundai Tucson ha sido el ganador del premio al «Mejor coche del año ABC 2016», al obtener 138 votos del jurado, compuesto por periodistas del motor de revistas especializadas y medios generalistas.

    El todocamino medio con el que el fabricante coreano ha relevado al ix35, mide 4,47 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,64 metros de alto. Su maletero ofrece una sensacional capacidad de 513 litros, 48 más que el ix35, además de la boca de carga más amplia de su clase.

    Ofrece motores de gasolina 1.6 GDI de 135 CV y turbo 1.6 T-GDI de 176 CV, junto a los de gasóleo 1.7 CRDi de 115 CV y 2.0 CRDi, con 136 y 184 CV. Los más potentes son de tracción total, como el 2.0 CRDi de 136 CV, que también puede llevarla solo delantera.

    Cuenta con elementos de seguridad como estabilizador, 6 airbags, frenada automática de emergencia, monitorización de los ángulos muertos, lector de señalética vial, faros LED, alerta por abandono involuntario de carril con intervención sobre la dirección, detector de tráfico trasero perpendicular, cámara marcha atrás, y capó automáticamente elevable unos milímetros para atenuar daños a un peatón en caso de atropello, entre otros.

    El Tucson se ofrece en acabados Essence —el básico, pero ya con Bluetooth, llantas de 16 pulgadas, aire acondicionado y sensores de parking traseros—, Klass —añade, por ejemplo, climatizador y llantas de 17 pulgadas de diámetro—, Tecno —incluye navegador y parrilla cromada— y Style —tapizado de piel, incluso roja, asientos ventilados, y portón motorizado.

  46. Seat Ateca de 2017

    El Ateca es un todocamino compacto, es el primer SUV de su historia más allá de los «crossover» precedentes: Altea Freetrack y León X-PERIENCE. El Ateca aporta una conectividad de primera clase y novedosos sistemas de asistencia a la conducción.

    Dentro luce un puesto de conducción bien organizado, con arranque por botón, controles agrupados de forma intuitiva, una pantalla central para la conectividad de hasta ocho pulgadas, consola central elevada, asientos firmes y envolventes y, sobre todo, un súper maletero con 510 litros de capacidad —son 485 litros en las versiones de tracción total—.

    El SEAT Ateca está disponible en una amplia gama de variantes, que permite elegir entre potentes propulsores turbo de gasolina (TSI) o diésel (TDI), con una potencia de entre 115 CV y 190 CV, con tracción delantera o total, además de cajas de cambios manuales o DSG de doble embrague. L

    a amplia gama de opciones se extiende desde los faros Full LED hasta una gran variedad de sistemas de asistencia, como el innovador asistente para atascos "Traffic Jam Assist" y el nuevo asistente para emergencias "Emergency Assist", pasando por un paquete de sistemas de infotainment de última generación con pantallas táctiles de 8 pulgadas y conectividad Full Link. Los acabados disponibles son dos, Style y XCELLENCE, que ocupa el tope de la gama. Ambos ofrecen una variedad de colores y materiales de máxima calidad para adaptarse a todos los gustos.

    El motor de partida de la gama diésel es el 1.6 TDI de 115 CV, seguido de un 2.0 TDI disponible en dos escalones de potencia: 150 y 190 CV. Sus consumos oscilan entre 4,3 y 5 l/100 km, con emisiones que varían entre los 112 y los 131 g/km. En gasolina se puede optar por los 1.0 TSI de 115 CV y 1.4 TSI que genera 150 CV. Sus valores de consumo se mueven entre 5,3 y 6,2 l/100 km, con emisiones cifradas en 123 y 141 g/km.

    El precio arranca en 22.725 euros, descuentos aparte.

  47. Seat Ibiza de 2018

    Tres turismos y cinco SUV competían para el galardón más prestigioso del mundo del motor. Tras la elección de su ganador entre los ocho candidatos por parte del voto popular y después de que los 34 jurados (representantes de los principales medios de información de España) eligiesen también a su ganador, en la gala celebrada en la Biblioteca del Diario ABC, el Seat Ibiza salió victorioso.

    El Ibiza lleva en el mercado desde el año 1984, y es en 2017, con su más reciente generación, cuando logra el premio al Mejor Coche del Año ABC 2018, consolidando así una sólida trayectoria en el mercado automovilístico en el que siempre ha estado ocupando los primeros puestos en las listas de ventas: después de cuatro generaciones y más de 5,4 millones de unidades vendidas.

    El nuevo Ibiza está disponible en cuatro niveles de acabado –Reference, Style, Xcellence y FR– y cuenta con una gran oferta de propulsores que comprende cuatro de gasolina –1.0 de 75, 95 y 115 CV y 1.5 de 150 CV– , tres en ciclo diésel –1.6 TDI de 80, 95 y 115 CV– y un motor de tecnología híbrida impulsado por Gas Natural Comprimido (GNC) y gasolina –1.0 TGI de 90 CV–.

    El nuevo Seat Ibiza es el primer modelo fabricado con la nueva plataforma MQB A0 del Grupo Volkswagen, consiguiendo así un increíble dinamismo que lo diferencian entre sus rivales. Asimismo, en el acabado más deportivo FR, la suspensión es más firme y permite implementar una suspensión adaptativa opcional con dos posiciones a elegir –Normal y Sport–. Por si fuera poco, también dispone de cuatro modos de conducción a elegir –de serie en el FR y opcional con los acabado Style y Xcellence–.

    El nuevo Seat Ibiza cuenta además, con una completa lista de equipamiento, desde el acabado de acceso, destacando el asistente de frenada automática de emergencia con reconocimiento de peatones (Front Assist), asistente de arranque en pendientes y el control de presión de los neumáticos. Entre los elementos de serie más innovadores en su categoría, cabe mencionar también el control de velocidad de crucero, el detector de fatiga, sistema Kessy de apertura y arranque sin llave, faros Full LED, sistema Full Link –para vincular el ‘smartphone’ al Ibiza mediante Android Auto, Apple Car Play o Mirror Link–, o la pantalla táctil a color de la consola central de 20,3 cm (8’’).

    A nivel opcional destaca el cargador inalámbrico para el teléfono con amplificador de señal GSM, el control de velocidad de crucero con radar de proximidad (ACC) y sistema Stop&Go –para las opciones con caja automática DSG–, el avanzado equipo de sonido BeatsAudio™, y el sistema de navegación, entre otros elementos.

  48. 2019: Hyundai Kona

    Hyundai presentó a comienzos del verano del año pasado su propuesta para competir en el disputado segmento de los SUV compactos: el Kona. Se trata de un vehículo eminentemente urbano y práctico, pero con habilidades más que suficientes para aventurarse por caminos y pistas algo rotas. Disponible en Europa desde la segunda mitad de 2017 con precios que parten desde los 13.900 euros, el todocamino más urbano de la marca coreana se ha labrado un hueco entre una oferta muy abundante.

    Su precio es competitivo y su habitabilidad muy buena pese a sus contenidas dimensiones exteriores (4,16 metros de longitud) y un amplio catálogo de extras, que abarcan tecnologías como el asistente de cambio involuntario de carril o el avisador de ángulo muerto, y conectividad con Android auto y CarPlay. El habitáculo, por otro lado, es confortable, y aunque el plástico es el material dominante, estos son duros y están bien rematados. Mención especial merece el techo panorámico, totalmente abatible a diferencia del que ofrecen otros modelos de su competencia, y disponible en el acabado tope de gama, denominado Style.

    Pero si hay algo de este modelo que cabe resaltar es que, sobre la misma plataforma, el Hyundai Kona se ofrece como vehículo de gasolina, diésel, eléctrico y próximamente híbrido (gasolina+eléctrico), con versiones 4x2 y 4x4. Se trata de un todo camino desarrollado desde el origen como SUV B con ya previsión de electrificación EV con 312 y 482 km de autonomía respectivamente. Desarrollado en Alemania es un coche de aspecto elegante.

    Es indudable que el Hyundai Kona se convierte en una opción muy práctica si buscamos un SUV de diseño atrevido, práctico, espacioso y muy equipado de serie. En resumen, su relación calidad-precio es buena y es cómodo tanto por entornos urbanos como por las carreteras.

    Sus motorizaciones diésel -la marca no abandona este tipo de combustible-, de 115 y 136 CV, y gasolina, de 120 y 177 CV, combinan tracción 4x2 o 4x4 y caja manual y automática según el motor que el cliente elija o también como opción de compra. La capacidad del maletero de estos modelos es de 361 litros -ampliable hasta los 1.143 litros si abatimos los asientos traseros-, con un contenido consumo que parte de los 4,1 litros cada 100 kilómetros. Y todo por un precio que oscila entre los 13.900 euros y que apenas supera los 28.000.

    Hyundai apuesta fuerte por la movilidad alternativa. El Kona eléctrico, aunque mantiene las líneas estéticas de las versiones de combustión, se diferencia con facilidad gracias a una nueva parrilla carente de tomas de ventilación -se sitúa la toma de carga-, a un bumper específico y a unas llantas diseñadas especialmente pensando en la eficiencia.

    Estará disponible en dos variantes, de 39,2 kWh y de 64 kWh, ambas únicamente con tracción delantera. La primera ofrece una potencia de 136 CV y una autonomía de 289 kilómetros según la prueba WLTP, mientras que la segunda rinde 204 CV y promete permite recorrer hasta 449 kilómetros sin recargar[Actualizado a diciembre de 2018 -inicialmente, por un error de la autoridad independiente de evaluación, la autonomía homologada era de 312 y 480 km-]. En apenas 54 minutos las baterías, en ambos casos de polímero de litio, pueden recargarse hasta en un 80% en una toma rápida de 100 kW. En casa, con una toma normal, la recarga lleva 9 horas y 40 minutos para la opción de más autonomía y 6 horas y 10 para la de partida.

    En el interior, las diferencias son mayores con las versiones diésel y gasolina. Tras el volante, el cuadro analógico se ha sustituido por uno digital de 7 pulgadas, que ofrece además de la velocidad, información sobre el estado de la batería. Dos levas permiten aumentar o reducir la resistencia para incrementar la frenada regenerativa, que aprovecha la cinética para recargar la batería.

    Donde también hay fuertes diferencias con las versiones tradicionales es en el precio. La alternativa eléctrica más asequible se sitúa en los 38.500 euros, y la más costosa asciende hasta los 44.950 euros. No obstante, a estos precios hay que descontar el generoso descuento de lanzamiento que siempre propone la marca, así como tener en cuenta el posterior ahorro en consumo de combustible y mantenimiento.

    La firma coreana espera que hasta el 60% de sus ventas en Europa en 2021 correspondan a modelos «ECO». A las variantes anteriormente mencionadas, seguirá, en el primer trimestre de 2019, la variante híbrida de gasolina/electricidad. Todos ellos montados sobre una misma plataforma en un vehículo que se encuadra en el segmento más de moda, y que desde el principio fue concebido para poder utilizar todos estos tipos de propulsores, según las necesidades de cada uno de los posibles compradores.