Audi Q4 e-tron concept: la familia eléctrica Premium crece

El fabricante presenta en el Salón de Ginebra su futuro SUV eléctrico compacto con tracción integral quattro y 450 kilómetros de autonomía

Actualizado:

Ha pasado aproximadamente un año desde que el primer Audi eléctrico de producción en serie hiciera su debut en el Salón de Ginebra. Por aquel entonces, el Audi e-tron lucía aún pintura de camuflaje. Hoy, y en el mismo escenario, la marca de los cuatro aros avanza su nuevo modelo totalmente eléctrico. Se trata del Audi Q4 e-tron concept, un SUV compacto de cuatro puertas y 4,59 metros de longitud, que guarda una evidente relación con el Audi e-tron.

Dos motores eléctricos generan una potencia total de 225 kW en el Audi Q4 e-tron concept. Como viene siendo habitual en la marca, la fuerza de sus propulsores se transmite al asfalto mediante el sistema de tracción integral quattro. El concept puede acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 6,3 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 180 km/h. La batería de gran tamaño tiene una capacidad de 82 kW/h y ocupa prácticamente todo el espacio existente entre los dos ejes, en la parte inferior del coche. La autonomía superior a 450 kilómetros –según el estándar WLTP– se convierte en una nueva referencia dentro de su segmento. La tecnología del Q4 e-tron concept controla la plataforma modular para vehículos eléctricos (MEB), que servirá de base a numerosos modelos de producción del Grupo Volkswagen en el futuro, desde compactos hasta otros pertenecientes a segmentos de clase superior.

El Audi Q4 e-tron concept es un anticipo de lo que acabará siendo el quinto modelo eléctrico de fabricación en serie de Audi, que llegará al mercado a finales de 2020. Mientras tanto, las ventas del Audi e-tron ya han comenzado y las primeras unidades se entregarán a los clientes antes de que finalice el mes de marzo. Este mismo año, más adelante, se presentará el Audi e-tron Sportback. También lo hará el Audi Q2L e-tron, que ha sido diseñado específicamente para el mercado chino. Otro modelo importante es el Audi e-tron GT, un coupé de cuatro puertas y altas prestaciones, cuya presentación está prevista para la segunda mitad de 2020. Este último coincidirá en el tiempo con la entrada en producción del compacto Audi Q4 e-tron. Con esta oferta de vehículos eléctricos, Audi tendrá presencia en todos los segmentos importantes del mercado, tan solo dos años después del lanzamiento de su primer vehículo eléctrico.

El Audi Q4 e-tron concept lleva instalada la versión performance, en la que cada eje es impulsado por un motor eléctrico. En la tracción quattro del Q4 e-tron no existe una conexión mecánica entre ambos ejes. En su lugar, un sistema de control electrónico se encarga de distribuir de forma óptima el par, con cálculos que apenas duran fracciones de segundo. Esto permite al SUV eléctrico ofrecer la mejor capacidad de tracción en cualquier condición climatológica y sobre cualquier tipo de superficie.

En la mayoría de los casos, el Audi Q4 e-tron concept utiliza principalmente el motor eléctrico trasero, de tipo síncrono con excitación permanente, para lograr la máxima eficiencia. Precisamente en la búsqueda de esa eficiencia, el par se distribuye al eje trasero parcialmente. Si el conductor demanda más potencia de la que el motor eléctrico trasero es capaz de suministrar, el sistema de tracción total hace funcionar el motor delantero –de tipo asíncrono– para redistribuir el par según se requiera. Esto sucede de manera predictiva, incluso antes de que se llegue a producir una pérdida de tracción sobre firme de baja adherencia, en curvas a gran velocidad o en situaciones en las que el coche subvira o sobrevira.

El motor eléctrico trasero tiene una potencia de 150 kW y entrega un par de 310 Nm; el motor delantero puede suministrar hasta 75 kW y 150 Nm. La potencia total de sistema es de 225 kW. La batería situada en el piso del vehículo tiene una capacidad de 82 kW/h y proporciona una autonomía de 450 kilómetros, según el estándar WLTP. Admite cargas con un máximo de 125 kW de potencia, lo que permite alcanzar el 80% de la capacidad total en poco más de 30 minutos. Sin embargo, el secreto de esta gran autonomía tiene que ver con algo más que una batería de gran capacidad. Al igual que sucede en el primer miembro de la familia e-tron, el Audi Q4 e-tron concept es un auténtico ejemplo de eficiencia. Desde el bajo coeficiente aerodinámico, con un Cd de 0,28, hasta el sofisticado sistema de recuperación de energía, el SUV compacto aprovecha cada oportunidad posible para optimizar su autonomía. El sofisticado sistema de gestión térmica del motor y la batería, que emplea una bomba de calor de CO2, también contribuye a esta tarea.