Nuevo Mazda3 1.5 SKYACTIV-D
Nuevo Mazda3 1.5 SKYACTIV-D

Mazda 1.5 SKYACTIV-D, 105 caballos muy bien alimentados

La opción de un motor diésel pequeño que le faltaba a la gama del Mazda3 acaba de aterrizar y apunta excelentes maneras

MadridActualizado:

El gran problema de la contaminación no es únicamente de los coches ni de los motores diésel modernos y aunque parece que éstos andan de capa caída la verdad es que van a seguir formando parte de nuestro entorno y seguramente por muchos años.

Por eso el ingente esfuerzo que hacen todos los fabricantes, incluido Mazda, por crear motores más eficientes que amplíen la oferta con menores consumos tanto de combustible como de emisiones. Y aquí es donde entra el nuevo motor diésel del Mazda3 que utilizan ya otros modelos de su gama.

1.5 SKYACTIV-D

El nuevo motor que han recibido tanto la carrocería de 5 puertas como la SportSedán es un turbodiésel de 1.5 litros que genera 105 caballos y que en el ciclo combinado ofrece unas muy buenas cifras de consumo de 3,8 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de 99g/km.

El Mazda3 es uno de los más grandes de su segmento
El Mazda3 es uno de los más grandes de su segmento

Un pequeño motor que cumple con la Norma Euro 6 y que, al igual que su hermano mayor de 2,2 litros, tiene una bajísima relación de compresión de 14,8:1 y un turbo de geometría variable culpables del agrado de conducción que produce y los mínimos consumos.

Además el nuevo Mazda3 llega con una nueva tecnología que en Mazda han denominado “Natural Sound Smoother” y que montando un amortiguador dinámico en el bulón que conecta el pistón a la biela reduce significativamente los ruidos y las vibraciones típicas de los diésel. También con la llegada del nuevo motor, Mazda ha aprovechado para incluir nuevos elementos en la gama como la radio digital DAB, la más que práctica cámara trasera y la regulación en altura en el asiento del pasajero.

Conclusión

Nada distingue al pequeño motor diésel
Nada distingue al pequeño motor diésel

Aunque como ya he comentado parece que todos los males vienen de los motores diésel, estos siguen siendo una solución de movilidad más que válida en muchísimos casos y no hay porqué demonizarlos.

En el caso de este nuevo motor de Mazda, a pesar de sus pocos caballos se ha mostrado como un gran acierto. Una vez sentados al volante y tras arrancar mediante un botón a poco ruido que haya en el exterior es casi inaudible su puesta en funcionamiento y una vez en marcha salvo que apuremos las marchas ocurre lo mismo, resulta realmente silencioso y agradable.

Además y como viene siendo norma en los Mazda la dirección y el tarado de las suspensiones sorprenden por lo conseguidas que están y ni siquiera en carreteras de montaña y a buen ritmo se aprecian movimientos de la carrocería incómodos.

En cuanto a los consumos, aunque las cifras oficiales son realmente contenidas (3,8l/100km), en el uso que hemos hecho durante dos días tanto por ciudad como por autopista y carreteras de montaña a buen ritmo han sido más que satisfactorios y aunque en algún momento el cómputo global ha llegado a mostrar un consumo medio de 5,9 litros al final se ha quedado con unos buenos 5,4l/100km. Un cifra que al ritmo que hemos ido no es nada importante.

Al volante todos los mandos se encuentran fácilmente
Al volante todos los mandos se encuentran fácilmente

Precios

Los precios del Mazda3 con este nuevo motor van a partir contando con todos los descuentos posibles de 18.575 para el acabado Style, 19.075 para el Style Confort y 21.315 para el Luxury.

Equipamientos

Desde el básico Style los Mazda3 llegan muy equipados con Control de estabilidad (DSC), Sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS), Asistente de arranque en pendiente (HHA), Testigo presión neumáticos, Climatizador bizona, Control de crucero y sistema HMI Commander + pantalla color 7“ entre otros muchos. Y en el caso del Luxury con Asistente de cambio de carril (RVM), Head-Up Display, la mencionada Cámara de visión trasera, los Faros bixenón o los Asientos delanteros calefactados también entre otros.