CX-5: al volante del SUV grande de Mazda

Ofrece un puesto de conducción con una ergonomía insuperable y un habitáculo elegante, espacioso y de gran calidad, con una especial atención por los detalles

N. SOAGE
MADRIDActualizado:

Presentado en 2012, el Mazda CX-5 fue el primer modelo de la actual generación con diseño KODO (alma del movimiento y tecnología Skyactiv), concepto Jinba Ittai (el conductor y su vehículo fusionados en una sola entidad) y filosofía centrada en el ser humano. Estos puntos, aunados a su respuesta y su extraordinaria conducción, han sido la clave para que este modelo haya crecido hasta concentrar casi el 25% de las ventas anuales de la marca. Hasta la fecha, se han vendido más de 1,5 millones de unidades en 120 países de todo el mundo.

Ahora, el nuevo Mazda CX-5 es un vehículo más elegante y dinámico, que invita a los clientes de SUV a entrar en una nueva dimensión de placer de conducción. Destaca por el diseño de la sección delantera, ahora más tridimensional, con el objetivo de crear una forma atrevida pero sencilla, evolucionada y elegante, en la que las líneas de acento se han minimizado y las transiciones entre las distintas superficies de la carrocería alteran el modo en que se refleja la luz.

Desde ABC hemos podido probar una unidad de color blanco, pero si por algo destaca este modelo es por su popular tono Soul Red Premium Metallic, con un 20% más de brillo y un 50% más de profundidad, aproximadamente. El acabado de dicha pintura alcanza niveles aún más sorprendentes de transparencia, y realza la belleza y la calidad de las formas dinámicas de la carrocería de inspiración KODO.

Pensando en las personas

El nuevo Mazda CX-5 ofrece un puesto de conducción con una ergonomía insuperable y un habitáculo elegante, espacioso y de gran calidad, con una especial atención por los detalles que se aprecia en la selección de materiales y en el ajuste y los acabados de los componentes. Se han revisado a fondo los asientos delanteros y traseros, de modo que ofrezcan a sus ocupantes una mejor sujeción y más confort, retrasando aún más la aparición de la fatiga.

La nueva pantalla central de 7 pulgadas (de serie en toda la gama) es la primera de Mazda que utiliza una conexión visual para unir el display LCD con el panel táctil, con el fin de eliminar reflejos y ofrecer una imagen más clara. Así como el volante, de nuevo diseño, ofrece un agarre más cómodo.

Como novedad en Mazda se ha incorporado un portón trasero eléctrico (de serie en el acabado Zenith), con mandos de apertura y cierre en el propio portón y en el panel de controles del conductor. También se maneja desde el mando a distancia, que permite asimismo definir el grado de apertura del portón. Éste da acceso a una capacidad de 477 litros.

Comportamiento dinámico

Mazda ha hecho un especial esfuerzo para minimizar la rumorosidad en el habitáculo de este modelo. En concreto, ha reducido sensiblemente el ruido de rodadura de baja frecuencia y el ruido de alta frecuencia aerodinámico y de los neumáticos. Asimismo, tras un refuerzo de la carrocería, del chasis y con una nueva tecnología dinámica Skyactiv, contribuye a un comportamiento más refinado y controlable, con respuestas muy precisas a las acciones del conductor sobre el acelerador, la dirección y los frenos.

Este modelo cuenta con una amplia gama de motores: dos gasolina de 165 y 194 CV, y dos diésel de 150 y 175 CV. Y el «pequeño» propulsor de gasolina es el que hemos tenido la posibilidad de probar. Este modelo es cómodo, dinámico y grande, perfecto, sobre todo, para viajar. Eso sí, su aceleración no es apresurada. Le cuesta coger velocidad constante, aunque cuando al consigue, se mantiene con soltura. Cabe destacar también que su consumo elevado, cercano al 8 durante nuestra prueba, no lo hacen un modelo óptimo para la ciudad.

Tecnologías de seguridad

El nuevo CX-5 se ha desarrollado conforme a la filosofía de Seguridad Proactiva de Mazda. Su equipamiento incorpora las tecnologías de seguridad i-Activsense más avanzadas y novedosas de Mazda, que facilitan la labor del conductor y elevan la seguridad activa al máximo nivel.

Por ejemplo, se ha adoptado una cámara de visión delantera que trabaja conjuntamente con el radar que ya montaba la generación anterior. Esta cámara ha ampliado de forma notable las posibilidades de la tecnología i-Activsense de Mazda.

La funcionalidad se ve incrementada gracias al Control de crucero adaptativo (MRCC) con función Stop and Go (acabado Zenith con Pack Cuero y Pack Cruise) y a los Faros led adaptativos (ALH) con una nueva matriz de ledes dividida en 12 módulos (de serie en acabado Zenith). Por su parte, el Sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado (SCBS avanzado) (de serie en toda la gama) y la función de Reconocimiento de señales de tráfico (TSR) se encuentran disponibles por primera vez en la gama del CX-5 (Evolution con Pack Navegador y Zenith).