Descubrimos la Costa del Sol a bordo del Lexus RC 300h

El nuevo RC 300h conserva su identidad deportiva y el carácter versátil, pero las eleva a un nivel superior

MÁLAGAActualizado:

Al atractivo de la capital malagueña podemos sumar algunos de los pueblos más bellos de la Costa del Sol, a los que podemos llegar mediante un agradable viaje en carretra a bordo del Lexus RC 300, un híbrido deportivo que la marca japonesa ha actualizado recientemente. Un modelo con el que podemos aprovechar las máximas prestaciones que nos brindan los 223 CV que llevamos bajo el capó al tiempo que nos adentramos en el casco urbano de la ciudad emitiendo un mínimo de emisiones gracias a su mecánica híbrida de gasolina.

El nuevo RC 300h conserva su identidad deportiva y el carácter versátil, pero las eleva a un nivel superior. El diseño exterior conserva el aspecto deportivo del modelo actual, pero incorpora una serie de sutiles cambios inspirados en el diseño del LC que le infunde una nueva elegancia.

En el interior, absolutamente todo -desde la calidad de los materiales hasta la disposición de los controles e indicadores- ha sido cambiado con el objetivo de maximizar el placer de conducir. Pese a tratarse de un modelo de concepción deportiva, no resulta nada engorroso subirse a bordo. Y una vez dentro, toda la instrumentación queda a mano.

Es capaz de moverse rápido incluso en carreteras viradas de montaña, pero quien busque más emociones estará sentado al volante equivocado. A cambio logramos un consumo medio sorprendente, sobre todo, por tratarse de un vehículo deportivo y que pesa 1.740 Kg, ya que la media oficial es de tan solo 5 l/100 km.

Partiendo de Málaga tardamos unos 47 minutos en recorrer los 42 km que nos separan de la localidad de Álora, situada en pleno valle del Guadalhorce. Además de su castillo árabe no podemos dejar pasar una excursión por el Desfiladero de Los Gaitanes, donde se encuentra el famoso Caminito del Rey, en medio de un impresionante paraje natural. Tras visitar Guaro, a 44 kilómetros por la A-355, nos dirigimos a Ojén. A 16 kilómetros en dirección a Marbella nos encontramos con esta localidad de origen morisco, situado entre en mar y la Sierra de las Nieves, rodeado por un bonito entorno y una activa vida cultural.