Comparativa: Gasolina 1.2 Ti-VCT de 85CV vs. diésel 1.5 TDCI de 95CV

Ford Ka+ Active: el diésel bate al gasolina en un icono del segmento urbano

La mayor eficiencia y menor consumo decantan la balanza a favor de los nuevos motores de gasóil del fabricante americano

Actualizado:

El diésel no suele ser la primera opción a la hora de buscar un vehículo urbano. Sin embargo, el ratio coste/rendimiento de la nueva generación de motores de Ford hace que se configure como una alternativa a tener en cuenta para el Ford Ka+, en su nueva versión crossover Active.

Este modelo se comercializa en España con un motor gasolina 1.2 Ti-VCT de 85CV. También con un diésel 1.5 TDCI, de 95CV. Ambos se conjugan con una caja manual de 5 velocidades.

A la hora de elegir entre una y otra opcion, dos son los factores que hablan a favor del gasóleo. En primer lugar, su mayor eficiencia: en una ruta similar, combinando ciudad y carretera, obtenemos un consumo de 5,3 litros. En el mismo trayecto, de 100 kilómetros, la opción de gasolina se «traga» un litro más, es decir, 6,3.

El segundo motivo es el mayor rendimiento del propulsor de gasóleo. No solo entra en juego la diferencia de potencia entre ambos propulsores, de 10CV a favor del gasóil, sino también el mayor par motor de este a menos revoluciones: 215 Nm a entre 1750 y 2500. Un empuje extra que permite al Ka+ diesel superar con agilidad pendientes donde su gemelo de gasolina se muestra sufridor y exige reducir de marcha.

La alternativa diésel tampoco pierde puntos en el apartado de la sonoridad, donde este tipo de motores a veces se ve penalizado. Si resulta algo más audible en el habitáculo, pero en absoluto molesto.

Donde la opción de gasolina sí se impone es en el precio de venta, con una diferencia a su favor de unos 1.500 euros. Así, la versión de gasolina se encuentra en los concesionarios por 12.400 euros, mientras que la impulsada por gasóleo alcanza los 13.900 en los puntos de venta.

Ambas incluyen el sistema de infoentretenimiento Sync3, accesible mediante una pantalla de 6,5 pulgadas. Tambien pueden contar, como elementos opcionales, con sensor de aparcamiento trasero y asientos calefactados, además de climatizador, luces adaptativas y un sistema de descongelación de los cristales especialmente útil en las zonas de clima más frío.