PRUEBA A FONDO

Jeep Compass: para ciudad, autopista y campo

Probamos el SUV compacto en su variante 4x4 de gasolina, con motor 1.4 y 170 CV

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Todas las marcas se esfuerzan cada vez más en buscar un producto para todo uso. Coches que, en su gran mayoría, van a rodar sobre todo por ciudad, pero aún así sus futuros propietarios también requieren que tengan buenas cualidades para realizar viajes, tanto por carretera como por autopista. Y si además nos permite realizar escapadas por el campo, mejor que mejor.

Así es como surgieron los tan de moda SUV. Coches que cada vez tienen mejores cualidades dinámicas, pero que, pese a su aspecto exterior, tienen muy pocas o nulas capacidades para la conducción «off-road».

Sin embargo, el modelo que hemos probado esta semana, puede que sea la excepción que confirma esta regla. El Jeep Compass, fiel a la marca que le da nombre, nos permite adentrarnos en «terrenos pantanosos», salir de la carretera con una cierta tranquilidad confiando en su tracción 4X4, y al mismo tiempo se comporta como un SUV si nuestra intención es realizar un viaje por autopista. En cuanto al tamaño, tiene unas dimensiones lo suficientemente generosas como para llevar a cuatro o cinco adultos con sus respectivos equipajes, y no es tan aparatoso como para no poder aparcar en el garaje de casa o para encontrar una plaza en plena calle.

El Compass vino a ocupar un hueco evidente existente en la gama Jeep, donde hasta 2017 teníamos que elegir entre las reducidas dimensiones del Renegade, y el gran tamaño del Cherokee. Un acierto por parte de la marca, que además ofrece este vehículo con motores de gasolina y diésel, con un rango de potencias que va desde los 120 a los 170 CV, y con posibilidad de escoger entre tracción delantera o 4X4. También la gama de precios es amplia, y va desde los 25.800 de la versión básica hasta los más de 40.000 del tope de gama.

En esta ocasión nosotros hemos podido probar a fondo la versión de gasolina, con un motor de 1,4 litros que nos ofrece unos más que suficientes 170 CV, tracción total y con un cambio automático de 9 velocidades del que solo podemos decir cosas positivas.

Puede que hablar de un coche de 170CV de gasolina pueda asustar a más de uno al pensar en el consumo. Pero nada más lejos de la realidad. El coche homologa una media de 6,9 litros a los 100 km, que en la práctica, si no intentamos hacer una conducción deportiva, no tiene por que superar los 7,1 litros. Esa es la cifra que nosotros conseguimos durante la prueba, en la que combinamos recorridos urbanos con autopista y carretera de montaña.

Gracias a su tracción 4X4, que podemos controlar mediante una ruleta situada junto a la palanca del cambio automático, el Compass es, como decíamos, un coche con el que nos podemos aventurar a salir de la carretera, intentar algún que otro vadeo, superar con facilidad las pistas de tierra, e incluso superar algún obstáculo que ni siquiera nos plantearíamos con un SUV convencional. Para ello disponemos de dos sistemas de tracción 4x4 permanentemente activos: el Jeep Active Drive y el Jeep Active Drive Low. Ambos pueden enviar el 100 % de par disponible a cualquier rueda cuando es necesario. Incluyen el sistema Jeep Selec-Terrain, que ofrece cuatro modos predeterminados (Auto, Snow, Sand y Mud). Para quienes deseen todavía mayor capacidad todoterreno, el modelo Trailhawk ofrece una mayor altura de marcha (casi 2,5 cm más) y un quinto modo «Rock» en el selector. Todos los modelos Compass 4x4 también cuentan con la función 4WD "Lock" que bloquea la tracción 4x4 permanentemente y que puede ser seleccionada por el conductor con el botón específico en el mando de control del Selec-Terrain.

Este buen comportamiento fuera de la carretera se ve beneficiado por sus cotas, con un ángulo de entrada de 16,8 grados, salida de 31,7, y ventral de 22,9. Además su altura libre al suelo es de 215 mm, con una altura de vadeo de 406,4 mm.

Con todas estas características, el Compass no pierde virtudes cuando se enfrenta a la circulación urbana o de autopista. Aunque también es cierto que en ciudad los consumos oficiales se elevan hasta los 8,7 litros/100 km de media. La cosa cambia en autopista, donde si nos mantenemos dentro de las velocidades legales es muy probable que no superemos los 6 litros a los 100.

Otra de las características destacables del modelo, con acabado Limited. es la buena calidad de sus acabados. En la consola central nos encontramos con una la pantalla táctil de 12,7 cm (5.0"), 17,8 cm (7.0") o 21,3 cm (8.4"), en la que está instalado el sistema Uconnect. Además de un navegador muy preciso, podemos conectar nuestro teléfono móvil al coche y acceder a las aplicaciones instaladas a través de Apple CarPlay y Android Auto.

Y en cuanto a los sistemas de ayuda a la conducción y seguridad disponemos de más de 70 funciones, como ofrece más de 70 funciones como el aviso de colisión frontal Plus, aviso de salida de carril (ambos de serie en toda la gama), detector de ángulo muerto y control de cruce en la parte trasera, cámara de visión trasera, sistema de ayuda automática al aparcar en paralelo/batería, control de crucero adaptativo, control electrónico de estabilidad (ESC) con mitigación electrónica del balanceo y seis airbag de serie. Para mayor protección, el Compass cuenta con una construcción del habitáculo con estructura de «jaula de seguridad» con más del 65 % de acero de alta resistencia.

La versión de la prueba, sin incluir equipamiento extra, tiene un precio de 38.200 euros, sin aplicar ninguno de los descuentos o promociones disponibles por promociones de la marca o financiación. Una tarifa que creemos bastante ajustada, sobre todo teniendo en cuenta todo el equipo y calidad de acabados del que disponemos.