Renault Clio: un urbano que resiste el paso de los años

A punto de llegar la quinta generación del modelo, la gama actual se mantiene como una buena opción de compra

MADRIDActualizado:

A punto de iniciarse la comercialización de la quinta generación del Renault Clio, este modelo se mantiene en plena forma, siendo uno de los coches que mes a mes se sitúa entre los más vendidos en España. Todo ello pese a que es uno de los más veteranos del segmento, ya que la cuarta generación se lanzó en 2012, con una actualización realizada en 2017.

Pese al paso del tiempo, el Clio se mantiene no solo en el «Top» de ventas, sino que mantiene unas características mecánicas y estéticas que hacen que siga siendo una buena opción de compra para quienes no quieran o puedan esperar por la cada vez más próxima nueva generación del modelo.

El nuevo Clio, que no será un «restiling» sino un vehículo completamente nuevo, conserva gran parte de la estética exterior del actual, ya que precisamente este es uno de los aspectos mejor valorados por los clientes. Y además montará nuevos motores híbridos con los que dar respuesta a las necesidades de movilidad urbana. Pero la actual oferta mecánica es igualmente válida para recorridos urbanos y en carretera y autopista, siempre que no necesitemos de una etiqueta ECO de la DGT para acceder al centro de las ciudades con circulación regulada.

Prueba de ello es la variante diésel de 90 CV que hemos tenido oportunidad de probar a fondo. El Clio DCI 90 con acabado ZEN se merece la etiqueta C (verde) de la DGT, al igual que la variante de gasolina, con lo cual, salvo en casos de restricciones por excesiva contaminación, nos vamos a poder mover con él como peces en el agua en entornos urbanos. Además este motor ofrece unas cifras de consumo realmente sorprendentes, con una media homologada de 3,9 l/100 km. En la práctica, moviéndonos en entornos urbanos en un 80% del total de nuestro recorrido, hemos logrado una media de 4,3 l/100 km. Las emisiones de CO2 son de 105 gr/km.

Con estos 90 CV que nos brinda el motor DCi la movilidad urbana es muy agradable, aunque hay que reconocer que frente a los modernos motores de gasolina el ronroneo del diésel nos acompaña siempre de fondo. No es excesivamente ruidoso, pero el sonido está ahí, recordándonos el tipo de combustible que utilizamos. Es una potencia suficiente para aventurarnos en nuestro Clio a realizar algún que otro viaje de larga distancia. Por autopista y carreteras no vamos a quedarnos rezagados viajando a velocidades legales. Tan solo tendremos que deducir alguna marcha a la hora de subir algún puerto, pero una vez superado todo vuelve a la normalidad.

El cambio de marchas es manual de cinco velocidades, con una primera y segunda muy elásticas, y con una quinta bastante larga que hace que no echemos en falta una sexta adicional, aunque vendría bien para ahorrar algo más de combustible a la hora de llanear en autopista.

El diseño exterior, como decíamos, es uno de los factores mejor valorados por los clientes de Renault, y aunque en cuestión de gustos no conviene hacer demasiadas valoraciones, lo cierto es que los años han pasado muy bien para este modelo, que sigue teniendo una estética moderna y agradable.

Desde el año 2017 se ha retocado su interior, ganando en calidad de materiales, con un rediseño en el salpicadero y asientos, y adoptando mejoras en materia tecnológica.

Así, disponemos de las últimas novedades en ayudas a la conducción y seguridad, como el sistema de ayuda al aparcamiento «Easy Park Assist», el radar delantero, o la cámara y radar trasero.

Tampoco echaremos de menos nada en materia de conectividad, que presenta una triple oferta en función del nivel de gama: sistema R&Go, Media Nav y la última versión del sistema multimedia conectado R-Link. El salpicadero incluye una pantalla táctil a través de la cual se puede acceder al sistema multimedia y al navegador. Y todo ello con un tacto agradable.

Tampoco hay problemas de espacio, las plazas delanteras son muy cómodas, y en las traseras, aunque tienen capacidad para tres adultos, dos personas viajarán con mucha más comodidad. El maletero nos ofrece una capacidad de 300 litros.

Con todo ello, e Clio actual sigue siendo una muy buena opción de compra para que los posibles clientes en los que lo racional se imponga a lo emocional, y por lo tanto no les importe tener un coche diseñado en el año 2012 y que pronto tendrá un sustituto en el mercado.

Para quienes prefieran un Clio de gasolina, la gama actual arranca con el motor de 75 CV por poco más de 11.000 euros, sin aplicar descuentos ni posibles promociones.