Skoda Fabia: una compra racional por su relación precio-calidad

Probamos el urbano de la marca checa con 95 CV. Un coche que está ahora disponible tan solo con motores de gasolina

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La marca Skoda ha experimentado ya durante la última década un importante avance en cuando a la calidad e imagen de sus productos. Particularmente famosa por su modelo Octavia, la gama actual está protagonizada por sus modelos SUV, aunque uno de sus grandes valores, tal y como se refleja en las ventas de la marca en España, es el pequeño Fabia.

Un modelo que en esta ocasión hemos probado con el motor de gasolina de 95 CV, con cambio manual de cinco velocidades y acabado Style. Con estas características es capaz de enfrentarse sin ningún tipo de complejos a modelos superventas del mismo grupo WAG al que pertenece, como son el Seat Ibiza o el Volkswagen Polo. Hasta es posible que si nos sentásemos al volante del coche tapando los «logos» de la marca tuviésemos unas cuantas dificultades para diferenciarlo de sus «hermanos».

Las calidades de su interior y el diseño están a la altura, y la mecánica del grupo Volkswagen responde a la perfección. La única duda para un posible comprador podría ser la estética, un factor que probablemente juegue más a favor del modelo de Seat y Volkswagen, aunque se trate de cuestión de gustos. El precio juega a favor del modelo checo, ya que con acabados similares el Skoda puede costar unos dos mil o tres mil euros menos.

La oferta del Fabia en España se limita a motores de gasolina con potencias de 75 a 110 CV, y cambios automáticos manuales o DSG. Esta oferta se completa con seis niveles de acabado, con numerosos equipamientos de serie y opcionales que nos permiten un elevado grado de personalización. Actualizado a finales de 2018, el Fabia cuenta con faros delanteros y traseros con tecnología LED, un frontal y parachoques rediseñado con el que logra un aspecto juvenil, y llantas de aleación de nuevo diseño de 15, 16, 17 y 18 pulgadas. También se equipa con elementos de seguridad y confort, como el cristal trasero reflectante, los elevalunas eléctricos con función Auto-up/down y los faros con función de curva y Asistente de Luces y Lluvia.

En el interior nos encontramos con unos acabados de muy buena calidad y ajustes. Ya desde el más básico, denominado Active, dispone de radio Swing con pantalla de 6,5 pulgadas y sistema Bluetooth. El acabado Ambition es el más versátil y equipa luces diurnas LED de serie y una nueva tapicería. Style es el acabado superior que monta el modelo de nuestra prueba, y dispone de tapicería de microfibra, cámara de visión trasera, sistema de arranque Easy Start y llantas de aleación 16 pulgadas de serie.

Pese al tamaño exterior, de tan solo 3,99 metros de largo, en su interior nos encontramos suficiente espacio para viajar con cuatro adultos, y un maletero de 330 litros, ampliable a 1.150 abatiendo los asientos. Esto nos permite una gran agilidad en ciudad, donde se reducen los problemas de encontrar una plaza de aparcamiento, pero sin renunciar a un amplio interior en el que se viaja con comodidad sin tener que renunciar a las maletas o a espacio para la compra mensual.

Idéntica situación nos encontramos a la hora de valorar el motor tricilíndrico de 1 litro TSI de gasolina y 95 CV. Se mueve con gran agilidad en ciudad, con un consumo bastante reducido de tan solo 5,5 l/100 km homologados. Y a la hora de salir a la carretera tenemos suficiente potencia para viajar a velocidades legales. El cambio de marchas manual es preciso, y tan solo llama la atención el sonido a altas revoluciones, si es que tenemos que ponerle alguna pega.

En cuanto al consumo, la media oficial es de 4,6 litros/100 km, que en nuestro caso, combinado recorridos urbanos con carretera, se ha quedado en unos muy buenos 5 litros de media.

Y para quienes quieran ir un paso más adelante en cuanto a personalización de su Skoda, con el acabado Color Concept disponemos de hasta 124 combinaciones de color posibles para el vehículo, que cubren carrocería, retrovisores, techos, interiores o llantas, y que permiten que cada cliente cree el vehículo más acorde con su estilo y personalidad.