Al volante del Subaru WRX STI 2018: ¿listo para tomar las riendas?

300 CV de emoción en carretera, plena capacidad para disfrutar fuera del asfalto y preparado para recorrer distancias largas si es necesario

MadridActualizado:

El Subaru WRX STI es un coche que desata pasiones. Y no hay nada más que verlo para entenderlo. Eso sí, cuando te subes en el y con solo recorrer unos pocos metros, esa descripción ya se queda corta. Si te gusta conducir y la sensación que te ofrece un buen deportivo, no se necesitan más que tres letras: STI. Esta renovada versión -por desgracia, ya la última que sale al mercado- cuenta con un moderno diseño y deportivos detalles como la entrada de aire del capó y el spoiler trasero, que, además de generar una útil y necesaria carga aerodinámica, acelera algún que otro corazón y gira más de una cabeza a su paso.

Todavía nos queda tiempo para disfrutarlo ya que la propia marca ha indicado que hasta 2019 habrá unidades en stock, alguna novedad como el cambio automático y el sistema EyeSight, y hasta una edición limitada denominada Series.Grey: más radical y extrema y con más potencia. Pero, sin duda, este deportivo pasará a ser una leyenda del automovilismo como ya lo hizo en su momento su rival más fuerte: el Mitsubishi Lancer Evolution. Aunque solo será necesario cerrar los ojos y sentir su vibración y ese rugido tan cautivador que emite su motor de 300 CV para imaginarte que estás en él.

Emoción en carretera, plena capacidad para disfrutar fuera del asfalto y listo para recorrer distancias largas si es necesario. El WRX STI está listo para ofrecerte todo lo que necesitas en tu día a día. Y con soltura. Gracias a su motor boxer de 2,5 litros capaz de generar 300 CV y un par máximo de 407 Nm, este deportivo entrega una potencia simplemente brutal y una aceleración casi indescriptible. Solo necesitas probarlo y hacerle siempre caso a tu cabeza y no a tu pie.

Su nivel de aislamiento de ruidos y vibraciones es excelente, lo que también lo convierten en una buena opción como coche familiar y para uso diario. Aunque para eso también puedes decantarte por la edición «Comfort», más cómoda y «eco» (aunque no demasiado), pero sin el distintivo alerón. La elección ya será cuestión de necesidad y gustos ya que su precio arranca en los 46.900 euros para ambos modelos.

Es interesante destacar que adapta el rendimiento del motor a tus necesidades gracias al SI-Drive, seleccionando entre tres niveles de respuesta diferentes, desde suave y eficiente hasta totalmente deportiva. El motor también se beneficia del Dual AVCS (Control variable de apertura de las válvulas de admisión), otorgando una curva de par plana en una amplia gama de revoluciones. Además, aprovecha al máximo su rendimiento gracias a su rápida transmisión manual de 6 velocidades.

Rally edition

Nuestra unidad de prueba ha sido la «Rally edition» y, desde el primer momento en que lo arrancas, el STI está deseando ponerse a prueba en cualquier tramo de sinuoso asfalto. Ahora más rígido, te ofrece un gran control y estabilidad, además de que saca el máximo partido de su tracción total (Symmetrical All-Wheel Drive).

Capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en solo 5,2 segundos, esta auténtica bestia es difícil de domar si no eres ágil al volante. No obstante, es bastante resolutivo. Sigue las líneas del asfalto como si de una pista de carreras se tratara. De hecho, ha nacido para ello, y por eso su consumo no es nada contenido: 9 litros a los 100 es lo que menos consigues que consuma si tu viaje es largo y sin pedirle demasiado. Pero como decidas adentrarte en carreteras de montaña llenas de curvas, perfectas para él, fácilmente te encontrarás en un 10,5. La conducción con él dista de ser ecológica, pero resultará de las aventuras más divertidas.

Inmejorable experiencia de conducción

El interior del STI ha sido diseñado para mejorar la experiencia de conducción situando los controles y la información que necesitas precisamente allí donde esperas encontrarlos. El volante en forma de D ofrece una respuesta lineal e integra unos cómodos controles de los sistemas del vehículo. Sus nítidos indicadores electroluminiscentes permiten visualizar toda la información de un solo vistazo y la pantalla multifunción puede modificarse con el fin de ofrecer una amplia variedad de información del vehículo, incluyendo un cuentarevoluciones digital.

Nada más entrar, ya sientes como la gasolina inunda tus venas. Sus acabados deportivos de gran calidad son de agradecer y sus asientos te envuelven de tal manera que solo tienes que dejarte llevar. Ergonómico, amplio y seductor, además de seguro. El habitáculo interior es tan llamativo como el exterior y de espacio no carece. Cuenta con espacio suficiente para cinco personas y su maletero no tiene nada que envidiar de los grandes SUV.

¿Y que hay de la seguridad? Subaru trabaja para ofrece una deportividad en peligro de extinción, pero también con una seguridad crucial en la actualidad. Los sistemas de seguridad activa y pasiva, además de las tecnologías de seguridad pre-colisión de la marca japonesa están siempre presentes en sus modelos.

Definitivamente, el WRX STI lo tiene todo. No le puedes pedir más. ¿O quizás sí? Aunque si este es el caso, estoy segura de que será llevártelo a casa.