Los ayuntamientos multan cinco veces más que la DGT

Según un estudio, las sanciones no hacen variar la actitud de los conductores

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Conocer si las multas cambian la conducta de las personas que se sientan al volante es el objetivo de un estudio presentado este lunes por la Fundación Líena Directa. Un trabajo en el que se recoge, entre otros datos, el «top 10» de los municipios españoles que más recaudan mediante la imposición de sanciones a los conductores.

Una de las conclusiones del trabajo es que los ayuntamientos multan cinco veces más que la Dirección General Tráfico (DGT), y son los consistorios de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca los que ejercen una mayor presión sancionadora.

Para realizar el estudio se han analizando las multas de sus 1,8 millones de asegurados. En concreto se ha fijado en 675.000 multas de todas las administraciones y ha focalizado el análisis en 377.720 impuestas en las capitales de provincia.

Según el director general de Línea Directa, Francisco Valencia, se ha realizado la encuesta entre los asegurados porque «mientras la DGT publica sus datos de multas y recaudación, los ayuntamientos, salvo honrosas excepciones, como Madrid, por ejemplo, no los hacen públicos».

Aunque los consistorios multan más, la media de la sanción es más baja que la de la DGT: 195 euros frente a los 210 de Tráfico.

Según los datos, el 76 por ciento de las multas de circulación las imponen los ayuntamientos, el 14 por ciento la DGT y el 10 por ciento restante otras administraciones (los servicios de tráfico de Cataluña y País Vasco, algunas diputaciones y cabildos).

El «top 10» de las ciudades con mano más dura con el conductor es el siguiente: Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Granada, Bilbao, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Málaga y Valladolid.

Además, el estudio contiene una encuesta que revela que cuatro millones de conductores reconocen que han sido multados por su ayuntamiento hasta cinco veces en los cinco últimos años, pero esa presión no ha redundado en un mejor comportamiento: seis de cada diez admite que pisa el acelerador más de lo debido de forma habitual.

Las multas no hacen que cambie la conducta al volante

Uno de los objetivos de este trabajo es conocer si las multas cambian la conducta del conductor. La conclusión, según ha indicado Valencia es que no. Así, entre 2011 y 2014 ha aumentado un 20 por ciento el número de accidentes con víctimas en zona urbana.

Además, casi el 60 por ciento de los conductores admite sobrepasar los límites de velocidad en ciudad de forma habitual, principalmente en las vías de circunvalación y travesías urbanas. «No es de extrañar, entonces, que más de 4 millones de conductores españoles reconozcan haber sido multados por su Ayuntamiento hasta 5 veces en los últimos 5 años», concluye el directivo.

El exceso de velocidad es la sanción más habitual en las capitales de provincia (44%), seguidas por el estacionamiento regulado (27%) y el estacionamiento indebido (13%), que es el relacionado con aparcamiento en vados, cruces o doble fila, entre otros. A más distancia aparece el no respetar la señalización (5%) o no identificar al conductor en el caso de puntos (4,5%).

Carácter recaudatorio

Valencia ha señalado que, aunque el aparcamiento regulado no es la causa del mayor número de multas interpuestas, es la sanción que el ciudadano «menos acepta». Así, el 91 por ciento de los conductores tiene una opinión mala o regular de este servicio que, según ha apuntado Valencia, crea la sensación de «estar alquilando el espacio» de la ciudad. Esta situación se traslada a los trabajadores del aparcamiento regulado: el 60 por ciento fe los usuarios cree que su única función es recaudar y 780.000 conductores reconocen haberles agredido o insultado.

En cuanto al perfil del conductor sancionado, es un hombre de entre 35 y 44 años, con experiencia como conductor y reincidente. Por el contrario, una mujer, de entre 18 y 24 años y sin reincidencias, son las que menos sanciones reciben.