El coche del futuro depende de la Inteligencia Artificial... y del auge de los populismos

Sesenta expertos internacionales definen tres posibles escenarios futuros de la movilidad y los retos a afrontar en los próximos años

MADRIDActualizado:

En los últimos meses la patronal de la industria digital española, AMETIC, junto con 60 expertos internacionales, han definido tres posibles escenarios futuros de la movilidad y los retos a afrontar en los próximos años, que quedan recogidos en un documento de conclusiones reflejadas en el primer documento emitido por el Think Tank #VEHICLES7YFN, en el marco del Congreso de Movilidad Urbana Sostenible (Sum Bilbao 2019).

El documento presenta tres posibles escenarios futuros de la movilidad en el continente, la evolución hacia el coche autónomo y conectado del mañana, los principales retos tecnológicos a afrontar en los próximos siete años, tanto por parte de las distintas Administraciones Públicas locales y europeas como de la industria, y las claves para superar las posibles desviaciones o riesgos.

Pedro Mier, presidente AEMETIC
Pedro Mier, presidente AEMETIC

El primero de ellos, analiza la posible armonización a gran escala de los intereses económicos, políticos y medioambientales europeos para fomentar los vehículos conectados y autónomos, a través de la inversión pública y privada en una infraestructura digital, que potencie la Inteligencia Artificial, la ciberseguridad y la tecnología 5G. Estas políticas europeas están diseñadas para estimular el crecimiento económico por medio de sistemas y tecnologías sostenibles. Para ello, cada país europeo selecciona una parte de su infraestructura de movilidad para implantar los vehículos autónomos y conectados, situando así a Europa en una posición pionera.

El segundo escenario recoge un posible entorno cambiante en el contexto geopolítico mundial, marcado por el proteccionismo, las tensiones comerciales, el auge de los populismos en Europa o los problemas migratorios, lo que ha dificultado la definición a nivel europeo de un marco legal conjunto. Todo ello, supone una barrera para la innovación y la inversión en los vehículos autónomos y conectados. En este contexto, los precios de las baterías de Estados Unidos, China o Corea se están reduciendo, lo que está favoreciendo la electrificación de los vehículos.

El último escenario hace referencia a las nuevas soluciones de movilidad compartidas y multimodales. De esta manera, se desarrollaría un próspero ecosistema digital para la movilidad conectada, que está favoreciendo el desarrollo de start-ups europeas.

.