Cómo eliminar los coches de combustibles convencionales en las ciudades para el año 2050

La Semana de la Movilidad contempla cómo los coches eléctricos y los sistemas de movilidad comapartida se convierten en alternativas al vehículo privado

MADRIDActualizado:

Desde el 16 hasta el 22 de septiembre, la Unión Europea lleva a cabo la Semana de la Movilidad, una iniciativa que busca concienciar a los ciudadanos y las empresas sobre la importancia de una movilidad amigable con el medioambiente.

España es el país con el mayor número de localidades inscritas en la Semana de la Movilidad 2019, con un total de 498 ayuntamientos participando, y con un objetivo común al de muchas otras instituciones y municipios europeos, el de buscar la forma de eliminar los coches de combustibles convencionales del centro de las ciudades, y avanzar hacia una logística urbana sin emisiones en los principales centros urbanos para el 2030.

El tránsito de las ciudades hacia formas de movilidad compartida o de transporte público y hacia el uso de vehículos menos contaminantes se ha convertido en la actualidad en los principales retos de los gobiernos locales; así como de compañías e instituciones que, cada vez más, se preocupan por el medio ambiente y el impacto de sus acciones en él.

En la actualidad, los modelos de movilidad están cambiando radicalmente, especialmente en los ámbitos urbanos y es en este contexto de concienciación de los efectos de la movilidad tradicional sobre el medio ambiente que iniciativas como la Semana Europea de la Movilidad cobran especial importancia.

Poco a poco, el concepto de movilidad se ha ido modificando y han ido cambiando los hábitos de consumo en el sector de la automoción. Si hace unos años el coche en propiedad era una opción ganadora entre los conductores, cada vez adquieren mayor protagonismo otras alternativas como el alquiler a largo plazo y el vehículo compartido. Dos formas de movilidad para cuyo desarrollo está contribuyendo enormemente la popularización de la economía colaborativa y los sistemas de pago por uso, como el carsharing. Un servicio que ya no solo está diseñado para clientes particulares, sino también está cobrando especial relevancia el carsharing corporativo, que permite a las empresas ahorrar costes a la vez que adquieren conciencia y compromiso medioambiental.

En este sentido, Pedro Malla, Director General de ALD Automotive, hace referencia a ALD Sharing, “una solución en la que las empresas dan a sus trabajadores la posibilidad de hacer uso de un coche de forma puntual. De la misma manera que en el día a día de una compañía los trabajadores utilizan una sala de juntas, los empleados pueden disfrutar de los vehículos de empresa a través de dicha plataforma, tanto para uso profesional como privado”.

De acuerdo con estudios, el uso de un vehículo compartido o carsharing sustituye a 15 vehículos de empresa, con lo que también se reducen los costes de movilidad de la compañía y las emisiones de CO2 procedentes de sus flotas.

Como sostiene Malla, “estamos viviendo un periodo en el que el modelo de movernos está cambiando” y es el vehículo compartido uno de los fenómenos que está revolucionando esa forma de desplazarse en el interior de las ciudades, ya que contribuye a aliviar la congestión urbana, a minimizar el impacto sobre el medioambiente y al ahorro de combustible para los usuarios. Sin duda, “el coche del futuro se moverá propulsado por electricidad o por hidrógeno, estará plenamente conectado, tal vez sea autónomo, pero seguro que será compartido”, agrega.

El proceso de retirar los vehículos más contaminantes pasa también por potenciar la presencia de vehículos eléctricos, junto con sistema de carga accesibles que faciliten energía procedente de fuentes renovables.

La firma japonesa Honda ha expuesto su objetivo de electrificación en la 68ª edición del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, con el que la compañía se compromete a electrificar el 100% de sus ventas de automóviles europeos para el año 2025.

Pero no todo va de nuevos modelos electrificados. Honda ya anunció en el Salón del Automóvil de Ginebra su intención de entrar en el sector energético con una gama de soluciones de carga y gestión de energía. En Frankfurt, la compañía ha ido más allá para mostrar en detalle cómo funciona su tecnología.

Honda ha anunciado el lanzamiento del Power Charger, un sistema de carga doméstico con una potencia máxima de 7,4 kW (si se trata de una fuente de alimentación monofásica) o de 22 kW (si la fuente de alimentación es trifásica), que permite a a los propietarios de un Honda e cargarlo al 100% de su capacidad en 4,1 horas.

Para aquellos usuarios que no disponen de estacionamiento privado y sólo pueden estacionar en la vía pública de áreas urbanas, Honda ha desarrollado, en colaboración con Ubitricity, una solución de infraestructura de carga para entornos urbanos. Esta tecnología permite la instalación de puntos de carga en postes eléctricos, mientras que un cable exclusivo con un dispositivo de medición móvil permite aplicar la tarifa del cliente a la carga para evitar la necesidad de contratar a varios proveedores.

Una demostración en el stand de la marca en Frankfurt también muestra cómo funciona el prototipo de Honda Power Manager, que avanza un sistema bidireccional para conectar los vehículos eléctricos a una red eléctrica inteligente. Un sistema «Vehicle-to-Grid» capaz de almacenar de forma eficiente energía generada por fuentes renovables en la batería del vehículo, aprovecharla en el hogar o devolverla a la red eléctrica.

Gracias a este tipo de tecnologías, no sólo los vehículos eléctricos podrían convertirse en una fuente de ingresos para sus propietarios, sino que la red eléctrica podría alcanzar el ansiado equilibrio entre la demanda y el suministro de energía, y obtener así un consumo más eficiente de las fuentes renovables.

La apuesta por la electrificación también es fuerte para Hyundai, que ha exhibido en el Salón de Frankfurt su propio enfoque sobre el futuro de la movilidad con el EV Concept 45, un prototipo completamente eléctrico que adelanta las líneas de diseño de los futuros vehículos sin emisiones de la compañía.

Según detalló la compañía en la cita alemana, el nuevo prototipo acentúa una dirección de diseño progresivo mientras explora la evolución del lenguaje de diseño 'Sensuous Sportiness' (Deportividad Sensual) de Hyundai.

Además, Hyundai también ha exhibido en Frankfurt su primer coche de carreras eléctrico, diseñado y fabricado en la sede de la compañía en Alzenau (Alemania). Este modelo inicia una nueva era en el mundo de las competiciones de motor para la compañía, en la que la conducción eléctrica se convertirá en uno de los principales pilares de Hyundai Motorsport.

La marca asiática mostró al mismo tiempo una estación de carga portátil para vehículos eléctricos, con las últimas funciones de carga eléctrica libre de emisiones, denominada Hyundai Generator.

Desde las firmas europeas también se avanza con paos firmes hacia la electrificación. Así, el consejero delegado del grupo Volkswagen, Herbert Diess, ha asegurado que el coche eléctrico es la "mejor opción" tanto para los clientes como para la protección del medio ambiente, subrayando que la movilidad eléctrica tan solo tiene sentido si se deja de utilizar carbón y ha solicitado a las administraciones que revisen los impuestos vinculados con los coches eléctricos.

"El automóvil eléctrico es la mejor opción para nuestros clientes. Cada vez hay una mayor infraestructura de carga y no hay alternativa en lo que respecta al medio ambiente. Es por eso que debemos asegurarnos de que la movilidad eléctrica sea un éxito ahora", señaló Diess durante la Volkswagen Group Night, previa al Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.

En este sentido, el directivo reclamó que se revisen los impuestos que gravan al coche eléctrico y que se mantengan lo más bajos posibles, con el objetivo de impulsar la movilidad eléctrica. "Solo así tendrá sentido para el consumidor", destacó.

"La protección del medio ambiente no debe ser una barrera, sino una oportunidad para Alemania y Europa. La protección del clima se convertirá en un motor de innovación y generará cada vez más ventajas competitivas. Podemos dar forma al cambio y asegurar que todos puedan participar en la protección del clima", apuntó.

El grupo automovilístico alemán Volkswagen prevé una producción de vehículos con tecnología eléctrica de 22 millones de unidades para la próxima década de todas las marcas que engloba. Lanzará hasta 70 modelos eléctricos de todas sus enseñas para el año 2028, 20 más que los 50 previstos inicialmente.