Cómo nace un coche: del primer trazo al concesionario

El diseño de un vehículo es una obra de ingeniería y alta tecnología, fundamentada y plasmada a partir de un elemento tan abstracto como una idea

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El origen se encuentra en la calle. El primer trabajo del equipo de diseño de Honda es el de observar. La creación de un vehículo empieza por conocer el mercado y ver las condiciones reales en las que se mueven los conductores. Los diseñadores se reúnen con potenciales clientes y piensan en un concepto de producto para potenciar la movilidad y la comodidad de las personas.

Del boceto inicial se da paso a la imagen final del vehículo. Es decir, se crea un modelo de arcilla a escala real. En esta fase se discute sobre el confort del vehículo, para lograr un espacio cómodo y funcional para los pasajeros, en el que se fusionan ingeniería y diseño. A través de diferentes verificaciones y pruebas aerodinámicas, se sofistican las formas del modelo y se prueban nuevos elementos de diseño.

Acto segurido, se pasa al modelado digital para completar la obra de diseño. Dicho modelado 3D -utilizando tecnologías digitales- también desempeña un papel vital, ya que permite que el producto se verifique virtualmente. Dependiendo del proyecto, los modelos digitales en 3D se pueden preparar directamente a partir de los bocetos. Esta técnica se muestra muy efectiva en el desarrollo de los paneles de instrumentos. En este punto llega el turno del interfaz (el punto de contacto entre un conductor y un automóvil), en el que se trabajan elementos de contenido, características visuales y entretenimiento.

Color y materiales para rematar los acabados. Los diseñadores de color se centran en los colores de la carrocería y textura de los diferentes materiales de acuerdo con la personalidad del automóvil y según el mercado al que se dirigen.

Viabilidad de ingeniería, la prueba del algodón. La revisión de la viabilidad es un proceso en el que se verifica si el automóvil se puede fabricar realmente. Los diseñadores y desarrolladores forman un equipo para determinar las especificaciones del producto final. Después de revisar el diseño y la viabilidad del automóvil, los datos 3D se verifican para refinar la apariencia del modelo. Finalmente, utilizando los llamados «datos de Clase A», se crean los planos de base a partir de los cuales se harán los moldes del producto. Con el modelo de simulación hecho realidad -muy parecido al producto real- se realizan comprobaciones de diversos sistemas y se determinan las especificaciones finales.

Finalmente, ya solo queda que modelo pase por la cadena de producción y ensamblaje para que luzca posteriormente en los concesionarios. Y así es como una idea de diseño se hace realidad.