Cristina Gutiérrez, primera mujer española en terminar el Dakar en coches

La piloto Cristina Gutiérrez hace historia en el automovilismo español al convertirse en la primera mujer que termina el Dakar, el rally raid más duro del mundo en la categoría de coches

MadridActualizado:

La marca de los tres diamantes Mitsubishi sigue haciendo historia, ya que un Montero, prácticamente de serie, ha conseguido sortear toda la dureza de una edición, que será recordada por su crudeza.

“¡Ahora ya puedo respirar!

El Dakar 2017 ya es historia, y una de las grandes protagonistas ha sido la odontóloga burgalesa de 25 años Cristina Gutiérrez. Todavía “abrumada” ante la trascendencia y la dimensión del objetivo cumplido, al terminar después de superar un exigente recorrido de 9.000 kilómetros por Paraguay, Bolivia y Argentina que ha dejado en la cuneta a más de una cuarta parte de los coches participantes.

La burgalesa se ha clasificado junto a su copiloto Pedro López y al volante del Mitsubishi Montero de DKR Raid Service, en la 44ª posición absoluta en la meta de Buenos Aires, la sexta de la categoría T1.S (prototipos derivados de serie) y la quinta entre los pilotos debutantes. Todo un éxito.

Antes de llegar al podio de Buenos Aires, los pilotos tenían que despachar el último envite del Dakar, una especial de 64 kilómetros con inicio y final en el vivac de Río Cuarto, y acto seguido un largo enlace de 722 kilómetros hasta la capital bonaerense. “Hemos ido disfrutando cada kilómetro, disfrutando de todo lo que ha sido este Dakar. En suma, disfrutando de ir cumpliendo mi sueño según pasaban los kilómetros”, confiesa Cristina.

Al menos, la última especial no planteaba grandes dificultades ni escondía ninguna trampa. “Con el paso de los coches se formaban roderas y eso era lo más peligroso. Pero la organización se ha portado bien el último día y nos ha dado tregua. Ha sido una etapa muy bonita, para disfrutar y además el coche se ha portado fenomenal, hoy y durante toda la carrera”, explica.

Estoy muy emocionada y un poco abrumada, porque han sido muchos días y muy intensos”, reconoce. Una acumulación de esfuerzo y tensión que Cristina ha acabado notando. “Las tres últimas etapas sí que han pasado un poco más de factura. En general todos los días han sido muy duros, con enlaces muy largos y muchas variaciones de temperatura, y el cansancio se dejaba sentir. El problema es que luego dormíamos poco; en cuanto podía dormir más de cuatro horitas, me recuperaba bien”, relata con satisfacción.

Siempre con la motivación y el ánimo al máximo, y muy bien arropada por el equipo DKR Raid Service, la piloto burgalesa ha sacado un gran provecho de su primera experiencia en el raid más duro del mundo. “Lo mejor ha sido el día a día, ir superando cada etapa.

Cada día he disfrutado muchísimo. Aunque hubiese problemas, siempre he sabido sacar la parte positiva, siempre con el apoyo de la gente que llevo detrás, que me ha animado para seguir luchando. Al final, eso era lo que me hacía levantarme cada día”, revela. “En definitiva, todo ha sido precioso. He disfrutado de la gente, del ambiente, de los coches, de los competidores…”, añade.