Distribuye correctamente la carga en tu coche y no arruines tus vacaciones

En esta época estival se lleva un exceso de carga, la cual debe adecuarse al habitáculo del vehículo destinado al transporte del equipaje, así como estar bien distribuida

MadridActualizado:

A estas alturas mucha gente ya se ha ido de vacaciones y otra está a punto de irse, por lo que las principales carreteras del país se encuentran muy transitadas y se debe prestar especial atención a la seguridad al volante. Como todos sabemos, a la hora de realizar cualquier viaje hay que tomar una serie de precauciones generales de forma previa y durante su transcurso (revisión del estado de los elementos del vehículo, planificación del viaje y preparación del mismo). Además, si el viaje es en verano se deben tomar una serie de pautas específicas. Todas estas recomendaciones se recogen desde la Dirección General de Tráfico (DGT).

¿Qué indicaciones seguir para conducir con altas temperaturas? Principalmente, hay que utilizar el aire acondicionado o el climatizador del vehículo, manteniendo una temperatura entre 19 y 24º C. También beber líquidos con frecuencia para evitar la deshidratación, y, sobre todo, después de comer extremar las precauciones ya que el riesgo de dormirnos es mayor.

Utilizar gafas oscuras y parasoles para evitar deslumbramientos o fatiga ocular. Parar cada 2 horas a la sombra para hidratarse y descansar. Vigilar la temperatura del motor. Y si se para al sol no dejar a personas ni a animales en el interior del vehículo.

¿Qué ocurre con el transporte de un exceso de carga? Durante las vacaciones se tiende a llevar muchas cosas, sabiendo que la mayoría no se van a utilizar… Esto es un peligro para la seguridad vial, ya que conducir con un exceso de carga supone una disminución de la capacidad de frenado, por tanto, hay que prever con más antelación de lo normal las situaciones en las que se va a tener que reducir la velocidad o detener el vehículo.

Además, el exceso de carga en el vehículo aumenta el consumo de combustible por una mayor necesidad de potencia del motor para desplazar el vehículo.

Cuidado con las distracciones al volante

Es inevitable que los conductores se confíen más al volante ante situaciones meteorológicas favorables, como ocurre al conducir en verano. Debido a dicho exceso de confianza, el riesgo de sufrir un accidente por distraerse aumenta notablemente. A esto se suma el exceso de temperatura que provoca una falta de concentración y un exceso de irritabilidad en el conductor. Rafael Soto, CEO de Ecodriver, nos recuerda en el vídeo indicado anteriormente, que conducir a una temperatura de 37º, aumenta en un 60% más las posibilidades de cometer un error durante la conducción.