Encuentra las diferencias: Seat Ibiza 1984 frente a Seat Ibiza 2018

33 años separan a la primera y a la más reciente generación del modelo, que acaba de lograr el premio al Mejor Coche del Año ABC

MADRIDActualizado:

Si se tratase de un "pasatiempo" podríamos pasar un buen rato marcando cruces debido a las grandes diferencias que hay entre la primera generación del Ibiza, de hace más de 30 años, y la actual. Algo sigue igual: el carácter juvenil del modelo, que acaba de conseguir después de tantos años de historia y de ser un referente en el segmento y en la propia marca, el premio al Mejor Coche del Año ABC 2018.

Para celernarlo Seat ha reunido en la isla que les da nombre a un modelo de cada una de las generaciones. En Ibiza Teo García, uno de los padres de este modelo que ha participado en el desarrollo de las cinco generaciones, explica qué características han convertido el SEAT Ibiza en un icono.

En primer lugar destaca su diseño. Giorgetto Guigiaro, diseñador del primer Ibiza, optó por un aspecto cuadrado “muy de su tiempo”, recuerda García. La quinta generación, firmada por el actual director de Diseño de SEAT, Alejandro Mesonero, ha evolucionado hacia unas líneas más dinámicas y esculturales. Aunque la última versión ha ganado en amplitud, Teo García, destaca que el primer Ibiza contaba con “enormes vidrios”, muy característicos del modelo, que aportaban luminosidad y sensación de espaciosidad.

La primera versión se moldeó “como si fuera una estatua de Miguel Ángel”, rememora este ingeniero. Se llegaron a emplear dos toneladas de yeso para esculpirlo. Actualmente se emplea la arcilla, unos 5.000kg por modelo, un material mucho más manejable, y se combina con los prototipos virtuales, que permiten estudiar la viabilidad del diseño.

Para producir el primer Ibiza se emplearon 60 horsa, frentea las 16 horas del modelo actual. “No tiene nada que ver cómo se fabrica un coche hoy en día”, asegura Teo García. A pesar de esta reducción del tiempo, los vehículos son ahora más sofisticados al incluir tecnología más avanzada. El nuevo Ibiza se ha desarrollado con la última tecnología del Grupo Volkswagen, la plataforma MQB-A0, que le ha hecho ganar en robustez y habitabilidad: es 170 mm más ancho, 422 mm más largo y 50 mm más alto.

La evolución de los motores, según García, es “una de las revoluciones del automóvil”. Si la primera generación ya apostaba por “una mecánica de prestigio” con el System Porsche, 33 años más tarde, con el 1.5 TSI “se ha logrado el motor más potente y, a la vez, eficiente” de su segmento. En este sentido, el consumo medio del primer Ibiza era de 7,8 litros/100 km en la versión 1.5, mientras que el de la última versión se reduce hasta los 4,9 litros/100 km.

En opinión de Teo García, la conectividad “es uno de los grandes avances” que incluye el vehículo, algo “impensable hace más de tres años”. La actual versión integra una pantalla de 8 pulgadas y toda la tecnología para poder estar conectado al volante, incluso con la posibilidad de recibir y escribir mensajes por voz para no perder la atención en la circulación. La seguridad, en este sentido, también ha evolucionado y el último Ibiza cuenta con asistentes a la conducción, como el de frenada en ciudad o limitador de velocidad, sistemas inimaginables hace tres décadas.

El primer Ibiza fue el modelo que ayudó a internacionalizar la compañía. Tras cinco generaciones y con 5,6 millones de unidades vendidas en más de 80 países, este coche sigue haciendo tributo al topónimo que le bautizó, una isla mediterránea, joven, y que recibe más de 1,5 millones de visitantes al año de todo el mundo.