Así funciona la luz de emergencia que podría sustituir a los triángulos del coche

El algunos países europeos los triángulos de señalización ya están prohibidos en autopistas y autovías por el peligro que supone salir del coche para colocarlos

MADRIDActualizado:

El 26% de los siniestros con resultado mortal ocurridos en 2018 se produjeron en vías de gran capacidad, en las que los triángulos de emergencia, obligatorios en los vehículos, son cada vez más cuestionados por su posible peligrosidad. Es más, en algunos países como en Inglaterra, se prohibe su uso en autovías y autopistas. Muchos conductores desconocen además que, aunque se tengan que llevar en el vehículo, no es obligatorio usarlo si el conductor considera que bajarse del coche puede suponer una situación de riesgo.

Ante una avería o un accidente es fundamental señalar de alguna manera la zona para evitar que más vehículos o peatones se vean implicados, pero teniendo en cuenta que cerca del 40% de los percances en carretera son debidos a averías eléctricas, Las averías eléctricas, el uso del «warning» o de los intermitentes y dispositivos cableados puede convertirse en un inconveniente.

En teoría el protocolo de actuación ante un accidente incluye ponerse el chaleco reflectante, salir del vehículo, buscar y montar los triángulos de señalización, caminar por el arcén para colocar los triángulos, regresar al vehículo, buscar el número de teléfono y llamar a los servicios de asistencia.

Cuando las condiciones de circulación permitan su uso, la ley obliga a colocar los triángulos a 50 metros del vehículo averiado, es decir unos 80 pasos. Sin embargo, esta obligación será tal únicamente cuando desde ese punto se pueda ser visible a una distancia de 100 metros (el doble de la distancia que nos separa de nuestro vehículo). Esta separación garantizará una mayor seguridad y permitirá que al resto de conductores reaccionar a tiempo y circular con precaución antes de llegar a la altura del obstáculo. Esta circunstancia suele producirse cuando el vehículo averiado se detiene en una rasante o en una curva, donde lo recomendable es situarlo al inicio del tramo.

En caso de que la calzada sea de doble sentido, habrá que colocar los dos triángulos, uno por delante del coche y otro por detrás, mientras que, si se trata de una carretera de un único sentido, sólo se instalará un triángulo en la parte trasera.

Y todo ello en medio de una situación de estrés. Si a esto sumamos la posible falta de iluminación en la carretera implica que el 70% de los accidentes mortales ocurren en el crepúsculo o durante la noche.

Para solucionar este problema la DGT está estudiando la implantación de una luz de emergencia «Help Flash», un dispositivo de señalización luminoso, que advierte de una emergencia en carretera sin tener que salir del vehículo. Su utilización se contempla en el proyecto de Real Decreto por el que se regulan las condiciones en las que realizarán sus funciones los servicios de auxilio en las vías públicas, que, aunque está pendiente de aprobar, contempla como posible fecha de entrada en vigor el año 2020.

Con este sistema es posible señalizar la emergencia en menos de un minuto con una luz visible hasta 1 km de distancia en condiciones de baja luminosidad, y en la actualidad ya está permitido su uso en España.

Su desarrollo tiene como principal fin resolver un problema de seguridad vial, que afecta a la siniestralidad asociada a las paradas por avería o emergencia, especialmente de noche y en condiciones de visibilidad reducida.

Help Flash es un equipo de señalización de uso legal compatible con la Normativa de Seguridad Vial vigente. Funciona durante más de dos horas y media en modo de emergencia gracias a una pila alcalina de 9 voltios que garantiza que el aparato puede funcionar perfectamente durante 5 años, ya que de utilizar una batería de litio recargable se calcula que se descargaría en aproximadamente 5 meses.

Una vez en funcionamiento emite una señal de color ámbar con un triple destello, elegido por que en sistema Morse simboliza la letra «S», asociada al peligro. Es además una señal perceptible para todos los grupos sociales a larga distancia. Esta «sirena» de color naranja es coherente con la Orden Ministerial PCI/810/2018 que reserva el color azul como indicativo de alerta para todos los vehículos de emergencias, a los que se les dio un plazo de dos años para que todos los que mantengan la luz amarilla la cambien por la celeste.

Jorge Costas, uno de sus creadores, explica que «gracias a un reflector parabólico, que emite un triple destello ámbar en todas direcciones, el vehículo averiado o accidentado puede ser detectado por el resto de conductores sin necesidad de que el conductor tenga que descender del mismo».

Además este sistema dispone de un modo linterna de luz blanca que permite hasta 5 horas de iluminación. Es compatible con todo tipo de situaciones meteorológicas y puede lucir durante horas independientemente de que llueva, nieve o haga viento.

Este dispositivo se puede guardar con facilidad en la guantera del coche, dado su reducido tamaño, y su accionamiento magnético facilita su puesta en funcionamiento en caso de emergencia, ya que se activa con el simple contacto con la chapa del coche, a la que se pega mediante un imán.

Hay más opciones en el mercado de luces para señalizar nuestra presencia, pero no todas están homologadas. Una advertencia sobre Help Flash es que, aunque sí está homologada, no sustituye a los intermitentes de emergencia del coche, a los triángulos ni al chaleco reflectante. Se trata de un complemento. Si no colocamos los triángulos (siempre que las condiciones del tráfico permitan hacerlo de forma segura) ni encendemos el warning del coche, nos pueden multar.