Phising car: cómo evitar ésta y otras estafas al comprar coche

La compra de un vehículo puede acabar derivando en extorsiones y la pérdida del dinero desembolsado

S. M.
Actualizado:

Internet es un caldo de cultivo de estafas y otros engaños en los que cada día caen más víctimas. Una de las más frecuentes a la hora de comprar vehículo es la denominada como «phising car», al alza debido al incremento en las compraventas de vehículos usados durante los últimos meses.

El «phising» denomina a cualquier ciberdelito que busca extraer datos bancarios, dinero, datos o contraseñas de forma ilegal. La modalidad «phising car» emplea como percha la posible venta de un coche y así quebrantar al usuario.

Las páginas de compraventa son los espacios más comunes donde el delincuente suele establecer ese primer contacto con una oferta atractiva como gancho.

«El ingenio de los estafadores no tiene límites, captando la atención de los compradores con un mensaje atractivo y un precio competitivo que, normalmente, es demasiado ventajoso para poder ser real, aunque las imágenes del producto sí suelen serlo», afirma Jorge Alcántara, presidente de la plataforma de compraventa Tramicar.

El mayor problema radica cuando el supuesto vendedor facilita todo tipo de papeles e información verídica, que pueden suponer el punto más conflictivo de este proceso ilegal. «Al encontrarse con papeles el comprador puede sucumbir a la oferta, e incluso verse coaccionado por amenazas del mismo, que afirma encontrarse en el extranjero y querer vender el vehículo pronto para evitar pagar el alto precio de la matriculación. Si de ahí pasan a un pacto de la entrega del coche, o una señal que solicita el vendedor, la vuelta a atrás puede ser imposible».

Así funcionan estafas que pueden contar con vehículos reales -y también clásicos, ediciones limitadas o de lujo-, papeles reales e incluso, intermediadores reales (empresas de envío, problemas en la aduana que son coloquiales, por supuesto, un número de cuenta real…). Antes de que sea demasiado tarde y el pago se pierda, es importante poder comprobar que tanto el comprador como el vendedor tienen lo necesario como para poder acordar ese intercambio.

Para evitar estafas, conviene comprobar con Tráfico si el titular del vehículo es quién dice ser, algo que ofrecen plataformas como Tramicar. Algo que también conviene hacer al vendedor, solicitando un documento de identidad al comprador.