Así es el coche que conducía el discapacitado detenido cuando iba a 297 km/h

El conductor había perdido todos los puntos del carné

MADRIDActualizado:

Poder cirular a casi 300 km/h es algo que solo logran algunos superdeportivos. Y en pistas diseñadas para ello. Sin embargo, este mismo lunes, la Guardia Civil detuvo en la autovía R4 de Madrid a un conductor discapacitado, cuando a bordo de un Porsche 911, circulaba a 297 km/h. Además, el infractor había perdido todos los puntos del carné de conducir.

El vehículo era una de las más recientes movedades de la marca Porsche, un 911 Carrera S automático, por lo que el piloto pudo manejar los pedales pese a padecer una una parálisis en un lado del cuerpo, por lo que solo se le permite conducir a velocidades inferiores a los 100 km/h y siempre con vehículos adaptados.

El nuevo Porsche 911 Carrera S tiene una potencia de 420 CV, y en su versión con cambio automático PDK logra pasar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,9 segundos (activando el selector de Sport Chrono).

Una de las particularidades del modelo es que incorpora un sistema de dirección activa en el eje trasero. Una opción realmente interesante que mejora el comportamiento en curva y en los cambios rápidos de dirección. Para quienes quieran utilizar este superdeportivo en el día a día, aunque en realidad se trate de un coche planteado para su conducción en circuitos, también incorpora unos cilindros hidráulicos integrados en los largueros del eje delantero, que permiten que, presio0nando un botón durante cinco segundos, que hace que se eleve el morro del coche 40 milímetros, permitiendo que los bajos del coche no golpeen el asfalto, por ejemplo, a la salida de un garaje.

Porsche 911, un deportivo desde su creación en 1966

El 911 se concibió desde el principio como automóvil deportivo de pura raza, con una potencia de 130 CV.

Poco después, en 1966, comenzó a circular el primer modelo S con un motor más potente. El 911 S 2.0 Coupé convertía la potencia del motor bóxer de 6 cilindros en 160 CV y sirvió como modelo para innumerables versiones del 911 destinadas al automovilismo de competición.

El nuevo 911 también sigue esta tradición. Con 6 cilindros, 3,0 litros de cilindrada y dos versiones de motor de 370 y 420 CV, en el modelo S.

Gracias a la sobrealimentación turbo desarrollan una mayor potencia, con menor cilindrada y menos consumo. Los nuevos modelos S elevan la idea del rendimiento a un nivel superior. Con un motor biturbo que desarrolla 420 CV. En este caso el redimensionado turbo también permite reducir el consumo, a la vez que incrementa la diversión al volante. Las cifras oficiales dan una media de 7,7 l/100 km, con unas emisioones de CO2 de 174 g/km.

El par motor máximo de los modelos S es de 500 Nm, disponible a 1.700 rpm, lo que representa un avance impresionante de 60 Nm frente a su predecesor.

Los modelos 911 Carrera S y el 911 Targa 4S están equipados con llantas de aleación ligera de 20 pulgadas. El Porsche Torque Vectoring (PTV) de serie mejora significativamente la tracción. El reglaje electrónico del sistema de amortiguación Porsche Active Suspension Management (PASM) también viene de serie. De forma opcional dispone del nuevo eje trasero direccional y del sistema de regulación del chasis Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC).

Para mejorar la seguridad, los modelos S están equipados con pinzas de freno de aluminio de 6 pistones en arquitectura monobloque en Rojo delante y pinzas de freno de aluminio de 4 pistones en arquitectura monobloque detrás. Un distintivo más de los nuevos modelos S son las salidas de escape dobles en acero inoxidable pulido. No en vano, la «S» es sinónimo de carácter deportivo. En cuanto al precio, la tarifa ronda los 127.000 euros.