Prohibir el diésel, transporte público gratis o ayudas para renovar el parque: las propuestas de los principales partidos en materia de movilidad

Los políticos tan solo contemplan en sus programas electorales algunas medidas relacionadas con el vehículo eléctrico y los planes renove

MADRIDActualizado:

De cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril, los principales partidos políticos incluyen algunas medidas en sus programas relacionadas con el sector de la automoción. Una industria que factura más de 64.000 millones de euros al año, supone el 10% del PIB de España y engloba al 9% de la población activa.

En España se producen 42 modelos diferentes en la actualidad y en los próximos 18 meses tendrán lugar 15 nuevas adjudicaciones. Además, las factorías nacionales pasarán en menos de dos años a ensamblar 13 vehículos de energías alternativas, frente a los cinco que producen en la actualidad.

La defensa de este tejido empresarial y el impulso a la llegada del vehículo eléctrico son algunas de las medidas propuestas por las principales formaciones que concurren a estas elecciones generales.

PP: un modelo de ciudad abierto

El programa del Partido Popular rechaza claramente las prohibiciones a los vehículos de combustión, afirmando que «deben ser la evolución tecnológica y las decisiones de los consumidores los marquen el ritmo de sustitución de unas tecnologías por otras».

Incluye un cambio en la fiscalidad para la adquisición de vehículos nuevos, con medidas como la reforma de la tasa de circulación (transferida a los ayuntamientos) para los vehículos nuevos matriculados, de forma que se fijará en función de las emisiones y del consumo energético de los automóviles.

También destaca el rechazo a las prohibiciones de los vehículos de combustión, de forma que deben ser la evolución tecnológica y las decisiones de los consumidores las que marquen el ritmo de sustitución de unas tecnologías por otras.

En esta línea, el texto refleja la intención del PP de aprobar planes, tanto de carácter autonómico como local, para la renovación de los vehículos que tienen un mayor nivel de emisiones contaminantes, al tiempo que prevé apoyar las inversiones en I+D+i de las industrias y ampliar las ayudas a la instalación de infraestructura de recarga y los recursos destinados a la financiación de los vehículos eléctricos.

El Partido Popular defiende un «mix energético» que permita cumplir los objetivos de seguridad del suministro, cambio climático y precio de la energía. Esto exige, según el programa electoral de este partido, aprovechar al máximo las opciones renovables que ya son competitivas, pero sin renunciar a otras tecnologías que aún son útiles a nuestro país. Para ello, proponen un Pacto de Estado para establecer un mix energético estable a 40 años que de certidumbre al sector y al consumidor.

Igualmente, asegura que impulsará el establecimiento de un marco regulatorio para el vehículo autónomo y que promoverá la sustitución, en los municipios, de los vehículos de transporte público contaminantes por otros de cero emisiones, como parte de su compromiso de promocionar la movilidad eléctrica desde y dentro de la Administración Pública.

Esta formación propone la derogación del «Decreto Ábalos» en los sectores del taxi y de los VTC, garantizando la libertad de elección del usuario y que incremente las oportunidades del taxi para adaptarse a las nuevas formas de movilidad. La regulación pondrá al ciudadano y su libertad de elección como eje.

PSOE: 2040 como fecha límite para los diésel, gasolina e híbridos

Los socialistas recogen en su programa electoral su intención de lograr una reducción de un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2020 y de un 90% en 2050.

Sánchez certificó el pasado mes de febrero que el anteproyecto de Ley de Cambio Climático del PSOE recogerá 2040 como fecha límite para permitir la matriculación y venta de coches que utilicen combustibles que emitan CO2 (diésel y gasolina e híbridos), ya que el objetivo será llegar a 2050 con un parque de turismo y vehículos comerciales ligeros sin emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Su programa electoral incluye un Plan Estratégico de Apoyo Industrial al Sector de la Automoción, con el que el partido socialista propone 2.634 millones de euros para acompañar al sector en su proceso de transición hacia un nuevo modelo de movilidad sostenible, conectada e inteligente.

Asimismo, para lograr una movilidad más eficiente y sostenible, Pedro Sánchez contempla acompañar el Marco Estratégico de Energía y Clima con la elaboración de la Estrategia de Movilidad Sostenible, para dar respuesta a retos como la lucha contra el cambio climático, el incremento de la desigualdad en las oportunidades de movilidad, la transformación digital del transporte y la necesidad de planificación y eficiencia de las inversiones en la infraestructura de transporte.

Además se comprometen en la próxima legislatura a impulsar una nueva Ley de Industria que favorezca la adaptación del sector a los retos de la digitalización, la descarbonización, la transición ecológica y la globalización; con el apoyo de los instrumentos financieros públicos, que se reformarán para contribuir eficazmente a la consecución de los ODS de la Agenda 2030, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Podemos: Seguir el ejemplo de Madrid Central y transporte público gratuito

Podemos aspira a que las matriculaciones de vehículos eléctricos, o que funcionen con tecnologías alternativas a los combustibles fósiles, supongan un 25% del total de las ventas en 2030; aumenten hasta el 70% en 2030 y alcancen el 100% en 2040.

Este partido afirma en su programa que «esta transición se llevará a cabo colaborando desde el Estado con los fabricantes para que puedan adaptar sus cadenas de montaje en España a la producción de coches eléctricos o que funcionen con otras tecnologías alternativas a los combustibles fósiles y sin que el cambio del parque móvil suponga ningún coste añadido para la economía de las familias».

Además, el partido liderado por Pablo Iglesias apuesta por una línea de inversión público-privada con el fin de desarrollar nuevas tecnologías de baterías en España, lo que permitirá, según este partido, aprovechar mejor las renovables y compensar valles puntuales en la generación mediante un mejor almacenamiento de la energía y, por otro lado, mejorar la autonomía de los coches eléctricos y crear una importante industria auxiliar en nuestro país que dé apoyo a su fabricación.

Proponen crear una red inteligente de infraestructuras de recarga, que se establecerán zonas prioritarias de instalación, creando redes más eficientes y priorizando su carácter público, todo ello «dentro de un marco normativo que favorezca la gestión pública de las redes de distribución eléctrica y bajo la acción de la empresa pública de energía».

El partido de Pablo Iglesias propone implantar planes plurianuales de ayuda la compra de vehículos alternativos, que, en función del vehículo, cubrirán como mínimo entre el 15% y el 20% del precio de adquisición, así como una reforma de la fiscalidad que favorezca la introducción de los modelos más adecuados.

Asimismo contemplan impulsar un plan de inversiones en infraestructuras ferroviarias para así disponer «de un transporte ferroviario de calidad no solamente cohesiona nuestro país y facilita la movilidad de las personas, sino que, además, ayuda a reducir las emisiones». Es necesario para Podemos incrementar la frecuencia de los servicios existentes de corta y media distancia (metro, cercanías/ radiales, regionales) y crear el servicio allí donde no exista con el objetivo de atender la demanda de transporte de tren de todos los municipios de más de 20 000 habitantes en 2030. En el mismo año, se alcanzará el 100 % de kilómetros electrificados y un sistema libre de consumo directo de combustibles fósiles. Los territorios con mayores deficiencias serán absolutamente prioritarios en este plan.

Para las ciudades la formación morada propone crear una tarjeta única de transporte, gratuita para menores de 26 años y a un precio asequible para el conjunto de la población. También el acceso gratuito a transportes colectivos de ámbitos urbano y metropolitano, comarcal, insular y provincial para menores de 26 años. Acceso universal al precio máximo de 1 euro por trayecto, sin perjuicio de planes especiales para el mundo rural, donde podrá tener un coste menor o incluso ser gratuito. Según su programa, se trata siempre de «una medida vinculada a un aumento de la calidad y frecuencia de estos transportes, conforme a nuevos planes de movilidad sostenible que impulsen el transporte colectivo».

Respecto a la polémica entre el sector del Taxi y las VTC, Podemos apuesta por declarar el taxi servicio público de interés general y establecer un requisito de 2 horas de precontratación para las VTC. Desde este partido entienden que «ante la llegada de miles de VTC, los Gobiernos miraron hacia otro lado y han puesto en peligro a las familias del taxi». Por eso proponen una colaboración entre el Estado y las comunidades autónomas para que se establezcan requisitos temporales (como las dos horas de precontratación), espaciales (distancia mínima con el pasajero o estacionamiento en aeropuertos, estaciones y otras paradas autorizadas) y de geoposicionamiento (obligación de mostrar la posición a la Administración y de deambular sin pasajeros u hoja de ruta). Además, se recuperarán autorizaciones administrativas para hacer efectivo el cumplimiento de la regla de proporcionalidad 1/30, establecida en el Real Decreto Ley 13/2018.

Las Administraciones Públicas desarrollarán, según su programa político, una aplicación pública para que integre toda la información sobre movilidad disponible y los mecanismos de reserva y de pago de los servicios de movilidad de las grandes ciudades y zonas metropolitanas, incluyendo todos los medios de transporte, como trenes de cercanías, metro, autobuses, tranvías, taxi, bicicletas, patinetes, motocicletas eléctricas, etcétera.

Finalmente proponen extender «el modelo de éxito de Madrid Central a otras ciudades con problemas de contaminación», en colaboración con las Administraciones competentes y apoyando un modelo de calidad y asequible del transporte público, la bicicleta y nuevas formas de movilidad.

Ciudadanos: renovar el parque automovilístico

Ciudadanos incluye en su plan electoral un programa de renovación para el parque automovilístico y de impulso a la instalación de infraestructura de recarga para vehículos eléctricos. "Renovaremos el parque móvil y el transporte público para que sea 100% sostenible", recoge el documento.

Asimismo, el partido de Albert Rivera asegura que incrementará el presupuesto de I+D+i para que España sea líder en el desarrollo de baterías para coches eléctricos, así como que elaborará una Ley de Financiación del Transporte Público Urbano Colectivo para establecer un marco «más justo y estable» de financiación en los principales municipios del país.

La formación naranja propone derogar de forma inmediata «el decretazo de PSOE y Podemos contra las VTC» garantizando la seguridad jurídica y la competencia leal. Su intención es revertir el traspaso a las CCAA de las competencias sobre el arrendamiento de vehículos con conductor (VTC) y diseñar un nuevo marco regulatorio nacional para la coexistencia armónica del taxi y las VTC. Esto incluye habilitar nuevos servicios como el viaje compartido (car-pooling) e impulsar medidas para fomentar la competitividad del taxi. Dicen desde el partido de Rivera que se eliminarán los «requisitos injustificados, flexibilizaremos las tarifas en precontratación e impulsaremos la modernización y la renovación de la flota por modelos más eficientes y menos contaminantes».

Respecto a las infraestructuras, ciudadanos se compromete a terminar «con la práctica del bipartidismo de prorrogar de forma automática las concesiones de autopistas de peaje sin ninguna justificación ni transparencia. No renovaremos la concesión de los tramos de autopistas que vencen antes de 2021: la AP-7 (Autopista del Mediterráneo), la AP-4 (Sevilla-Cádiz) y la AP-2 (Zaragoza-Mediterráneo)».

VOX: abaratar los vehículos alternativos

El programa electoral de Vox señala que la «sobrecarga fiscal relativa del diésel no garantiza un menor nivel de contaminación» porque, en términos absolutos, «las tecnologías limpias siguen siendo las más caras con diferencia».

La formación de Santiago Abascal defiende así que el trasvase de la demanda hacia las tecnologías limpias se consigue abaratando los vehículos alternativos y no encareciendo los de combustión.