¿Puedo convertir mi coche a GLP?

Aunque no cualquier vehículo se puede convertir a gas, el proceso es muy sencillo y con un precio que ronda los 1.600 euros, cantidad que se amoritiza con el ahorro de combustible y por la tan asiada etiqueta de la DGT

MadridActualizado:

Cada vez son más los conductores, sobre todo los que circulan por ciudades como Madrid, preocupados por la obtención de la pegatina «ECO» de la Dirección General de Tráfico (DGT), y sobre todo por la clasificación de su vehículo según sus emisiones, ya que de ello depende que puedan o no circular cuando los niveles de contaminación son elevados. Y una de las posibilidades de acceder a dicha etiqueta es la de pasar nuestro vehículo de gasolina a GLP.

De hecho, el Autogás ya da sus primeros pasos en España para convertirse en el combustible alternativo, menos contamiante que la gasolina y el diésel. En 2018 se matricularon 19.664 vehículos, frente a los 4.276 de 2017, un fuerte crecimiento que incluso a dado el «sorpasso» a los eléctricos. Los más vendidos fueron el Fiat Tipo, el Opel Corsa y el Dacia Dokker.

Pero tu también puedes conseguir que tu coche funcione con GLP y así evitar las restricciones e incluso ahorrar en combustible. En primer lugar, se debe saber que no cualquier vehículo se puede convertir a gas. La legislación española limita esta transformación a los modelos de gasolina con homologación Euro3 y posteriores, es decir, los que se vendieron a partir de 2001.

Al igual que los coches híbridos, los coches impulsados con GLP cuentan con un segundo depósito, en la actualidad solo usado sobre motores gasolina. Podemos optar por comprarlo ya preparado o adaptar nuestro vehículo mediante un KIT de GLP -depósito, inyectores de gas y boquerel- en un taller autorizado, ya que posteriormente debe ser la ITV la que conceda la homologación, indican desde Repara tu coche.

Ten en cuenta que un coche impulsado con GLP es un vehículo de gasolina tradicional, que gracias a un segundo depósito donde se almacena el GLP, nos permite elegir en cualquier momento que sistema de impulsión queremos utilizar ¿Pero qué sucede si uno de los dos se agota? Pues simplemente el sistema de control emitirá un aviso y realizará el cambio automáticamente sin notar nada.

Este tipo de instalación puede costar alrededor de 1.600 euros, que se amorizan en un uso normal de entre 50.000 y 60.000 kilómetros en la vida del vehículo ya que el precio del Autogas es casi la mitad que el de gasolina -0,66 euros/litro frente a los 1,32 de la gasolina-.

Posteriormente, hay que legalizar el coche y pasar por la ITV. Para estos pasos existen de equipos de transformaciones que tiene talleres propios y delegaciones en toda España que pueden efectuar las transformaciones con la garantía del Distribuidor o de la propia marca de vehículo. En la web AOGLP es posible encontrar todos estos «Distribuidores» y, dentro de cada uno de ellos, su red de talleres autorizados.

Se aconseja requerir a ellos ya que los controles de las Administraciones son periódicos y muy exigentes para asegurar la calidad de la transformación, del taller y del futuro mantenimiento con una formación adecuada de los talleres. Por lo tanto, dichos «Distribuidores», a través de sus instalaciones simplifican al máximo estas tareas, entregando el coche al consumidor con todos los requisitos para salir a rodar de nuevo.