El taxi para sordos más seguro del mundo

Mediante una avanzada tecnología analiza los patrones de los sonidos externos y los traduce en estímulos táctiles

MADRIDActualizado:

Hyundai ha desarrollado el taxi para personas sordas más seguro del mundo. Gracias al empleo de la última tecnología, el sistema del vehículo alerta al conductor sobre cualquier eventualidad que ocurra en la carretera y le informa antes de realizar cualquier acción sobre el volante.

Desde sus orígenes, Hyundai Motor Company ha puesto la tecnología al servicio de las personas. Por ese motivo los vehículos de la marca no solo destacan por su diseño o versatilidad, sino también por su seguridad, confort y respeto al medio ambiente. La marca coreana es pionera en estos campos gracias al desarrollo de las tecnologías de seguridad activa más vanguardistas del mercado, al empleo de aceros de alta resistencia en la confección de los chasis o en la comercialización de sistemas de movilidad innovadores como la pila de combustible de hidrógeno.

Con este enfoque, Hyundai ha desarrollado un proyecto en Corea del Sur que pone el foco en las personas con discapacidad auditiva. Este vídeo, titulado The quiet taxi (el taxi silencioso) y rodado junto al primer taxista sordo de Seúl, Lee Dae-ho, nos muestra de qué manera la tecnología puede ayudar a estas personas a desenvolverse con normalidad entre el tráfico de una gran urbe como la capital coreana.

Después de un intenso trabajo de investigación y desarrollo, Hyundai ha sido capaz de generar una tecnología que analiza los patrones de los sonidos externos y los traduce en estímulos táctiles y visuales para mejorar la seguridad de los conductores con discapacidad auditiva. Para conseguirlo, utiliza dos sistemas de asistencia: la Conversión Audio-Visual (AVC) y la Conversión Audio-Táctil (ATC). Cuando operan de manera conjunta, estas tecnologías ofrecen representaciones visuales de patrones de sonido, realizan indicaciones mediante pictogramas en el Head-Up-Display y transmiten vibraciones al volante. Éste, además, está equipado con leds de diferentes colores para indicar la información del navegador.

De esta manera, el usuario simplemente tiene que decir en voz alta su punto de destino, como haría con cualquier taxista, para que el sistema comience a operar. Una vez incluida la dirección en el navegador, el vehículo comenzaría a realizar indicaciones al conductor para que el trayecto se realice de manera cómoda y segura. Antes de realizar cualquier cambio de dirección, el navegador proyecta la información en el Head-Up-Display y, al mismo tiempo, realiza indicaciones táctiles y visuales en el volante para que el conductor sepa por dónde debe continuar la marcha.

Uno de los aspectos más interesantes desde el punto de vista de la seguridad es la capacidad del sistema para detectar patrones de sonidos y traducirlos en pictogramas. Así, si una ambulancia se acerca al vehículo con la sirena encendida, el sistema lo reconoce y se lo indica en la pantalla mediante un icono. Además, una de las zonas del volante (izquierda o derecha) se ilumina en color rojo para indicar por dónde se aproxima el vehículo. El comportamiento es idéntico en el caso de que otro coche toque el claxon.

Hyundai también ha sido capaz de traducir en pictogramas algunos sonidos de sus sistemas de asistencia, como los del sensor de aparcamiento trasero.