E. M.

Compartir

Si hay un espectáculo al que acudir con nuestros hijos, y acercarles así al universo de Murillo desde una perspectiva divertida y dinámica, sin duda ese es el show propuesto por Los Niños de Murillo en la Torre de Don Fadrique, dirigido por la compañía sevillana Imperdible. «Este es un espectáculo que no requiere entender nada, simplemente hay que dejarse llevar e implicarse emocionalmente. La música es de la época y es maravillosa. Lo recomendaría porque es divertido, desenfadado, tal y como Murillo retrataba a los niños a pesar de ser pobres y mendigos. Es un show amable y divertido», explica José María Roca, director de esta singular propuesta que aúna danza, mapping y música, con los famosos cuadros de Murillo como marco conceptual.

 

murillo1

Fotografía. Vanessa Gomez

 

Al frente de este espectáculo está Producciones Imperdible, una compañía con más de treinta años de experiencia. «Llevamos también bastantes años haciendo espectáculos en verano, en espacios históricos o monumentales. Uniendo un poco lo que son las artes escénicas con el patrimonio. En este caso, al hilo del Año Murillo y los diversos actos culturales, nosotros presentamos una propuesta que tenía como objetivo recrear una parte de Murillo menos conocida: su pintura profana, la que no es religiosa», detalla Roca que, para esta obra, se basó en una serie de retratos de una etapa muy específica de Murillo: «Niños en la calle: pordioseros, mendigos… Porque en aquella época había también mucha gente pobre, y él se dedica en su madurez a retratar toda esta serie de niños y hace cuadros maravillosos. Muy bonitos y apreciados sobre todo fuera de España, porque aquí no eran muy sensibles a este tipo de pintura».

 

murillo3

Fotografía. Vanessa Gomez

 

Así, partiendo de esos cuadros, Roca y su equipo empezaron a buscar de qué manera podían recrear esas imágenes, esos niños, escénicamente. «Nos pareció que la danza podría ser un elemento muy universal, dirigido a zonas mucho más emocionales y demás. Decidimos que a través de la danza podríamos recrear las figuras de esos niños y enfocarlo sobre todo al juego: la travesura, los niños en la calle, el buscarse la vida… A partir de los cuadros empezamos a crear imágenes y a partir de esas imágenes empezamos a crear coreografías»

 

Paralelamente a la danza, la propuesta incluía también efectos de iluminación y de proyección sobre la torre. «Fuimos construyendo una serie de imágenes que arropara ese discurso del juego, de la diversión, etc. Fuimos creándolo todo a la vez y desembocamos en el proyecto global donde hay una primera parte con un audiovisual donde se cuenta un poco el por qué de estos cuadros y como llega Murillo a esta época. Y después con música, imágenes, mappings y coreografías lo vamos ilustrando todo», detalla el director de este espectáculo.

 

Fotografía. Vanessa Gomez

Fotografía. Vanessa Gomez

 

Es por ello que este espectáculo es propicio para sumergir a los más pequeños en el mundo de Murillo y su pintura menos profana. «Él contrasta la condición social de esos niños que van en harapos con esos rostros amables. Hemos hecho un espectáculo que tanto niños como adultos pueden verlo. Las proyecciones son bonitas, dinámicas y hasta ahora las familias que han asistido han salido maravillados. Por un lado está la crítica especializada que, por un lado, es de las mejores que hemos recibido en Sevilla este año en lo que respecta a un espectáculo de danza. Independientemente, el público sale contentísimo. Tenemos un libro de firmas donde vemos el nivel de emoción y de satisfacción que se lleva el público cuando sale del espectáculo. Hay mucha gente que ha repetido y que ha ido hasta tres veces».

 

Para más información:

Lugar: Torre de Don Fadrique, Monasterio de Santa Clara. Calle Becas s/n

Los horarios quedarían desde el 1 de julio:

Miércoles,  jueves, viernes y sábado de julio: 22,30h. (Primer pase) 23,30 h. (Segundo pase).

Duración: 30 minutos.

Precio: 6€. Descuento a grupos por la compra de un mínimo de 10 entradas para un espectáculo, se aplicará un descuento del 10% en el precio de las entradas.

Compartir