Cinco especies salvadas por la campana de la extinción
Cinco especies salvadas por la campana de la extinción - WWF
Con el apoyo de

Cinco especies salvadas por la campana de la extinción

El Gobierno aprueba la distribución de casi tres millones de euros destinados a evitar la extinción de cinco especies en peligro crítico

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hace tiempo poblaban la Península Ibérica ajenas a que hoy, en pleno siglo XXI, serían el punto de mira de científicos, conservacionistas y administraciones tras haber recibido la «medalla» de especies en «Situación de Peligro Crítico». De las siete catalogadas el pasado año con este estatus, cinco recibirán un importante apoyo del Gobierno para intentar revertir la situación. El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Transición Ecológica, la distribución de 2,9 millones de euros entre las Comunidades Autónomas para la conservación de estas especies a un paso de la extinción.

El urogallo cantábrico, el visón europeo, la cerceta pardilla, la margaritona y la jara de Cartagena recibirán medidas urgentes que eviten su desaparición. «Se trata de especies muy significativas para las que es prioritario tomar todas las acciones necesarias para su conservación», señala Javier Cachón, director general de Biodiversidad y Calidad Ambiental. «Con estos fondos se podrán apoyar proyectos, trabajar en coordinación y de manera homogénea con todas aquellas comunidades autónomas donde se distribuyen estas especies o donde se generan amenazas que pueden influir en su estado de conservación», añade.

La mayor inversión, unos 827.000 euros, se realizará en Castilla y León, para apoyar los programas de conservación ex situ del urogallo cantábrico, donde «se creará un nuevo centro de cría en cautividad que reforzará los trabajos que se están realizando en el Principado de Asturias y dará mayor cobertura al conjunto de la cordillera cantábrica. Todo ello con el objetivo de aumenar la productividad de pollos y lograr su reintroducción», explica Cachón.

Cría en cautividad

Un nuevo espacio -que podría estar terminado a mediados del próximo año- en el que esperan poder conseguir lo que hasta ahora han sido esfuerzos baldíos por aumentar esta especie, que registra un continuo declive en las últimas décadas. «La cría en cautividad es la única manera de poder reforzar numéricamente una población de urogallo cantábrico que ronda los 150 ejemplares», explica Felipe González, delegado de SEO/Bird Life en Cantabria, quien espera que «en este centro se puedan aplicar modelos de reintroducción que están funcionando en otros países de Europa, que consigan evitar la extinción de una especie tan compleja». Se estima que tanto el área de distribución cantábrica de esta singular ave como el número de cantaderos ocupados se ha reducido en torno al 75% en los últimos treinta años.

Además de la creación de un nuevo centro de cría, el presupuesto (cerca de 43.000 euros para el Principado de Asturias) también se destinará a la actualización del censo genético y a proteger la especie de la presión de otros competidores como ciervos o jabalíes. «Celebramos que se hayan tomado medidas bajo una batuta única facilitando la llegada de recursos para una especie que necesita de medidas urgentes», deja claro este especialista.

Castilla y León, Cantabria, Aragón y La Rioja se repartirán unos 800.000 euros para favorecer la conservación del visón europeo, uno de los mamíferos más amenazados del mundo, en especial por su congénere americano, que en pocos años ha colonizado la cuarta parte del territorio español y más de un tercio del hábitat de Europa. Luis Suárez, responsable de especies de WWF, señala que «el último censo está desactualizado y estima que hay en España unos 500 ejemplares, pero nos tememos que el número sea mucho menor». Lo que hace presagiar que si no se toman medidas con urgencia su extinción podría producirse en solo cinco años. Para evitarlo, se pide «un censo nacional de visón europeo que permita conocer el número de ejemplares que quedan en la actualidad, la creación de un centro unificado de cría en cautividad similar al existente para el lince ibérico en España y la puesta en marcha de acciones de conservación sobre el terreno que incluyan un control efectivo de las poblaciones de visón americano que constituyen su principal amenaza».

Visón europeo en cuenta atrás

Para Suárez, esta decisión gubernamental supone «un paso adelante más allá de la mera catalogación. Se trata de una acción efectiva y con recursos. Ahora solo esperamos que la puesta en marcha de todas estas medidas no se produzcan a velocidad de crucero. No nos lo podemos permitir si queremos evitar la extinción de especies en estado crítico».

La comunidad castellanoleonesa también recibirá fondos para realizar las tareas de conservación de la náyade auriculada o margaritona, el molusco de agua dulce más amenazado de nuestro país. Sus poblaciones se localizan únicamente en el río Ebro y en su cauce donde se desarrollarán tareas de prospección y seguimiento de nuevas áreas potenciales de presencia de la especie. Entre las causas de su declive se señala la contaminación de las aguas y la competencia con especies exóticas invasoras, como la almeja asiática. Además, para su reproducción precisa que las larvas se hospeden entre las branquias de un reducido número de peces, como el autóctono pez fraile, también en peligro de extinción. Por ello, su cría en cautividad es uno de los pilares para su recuperación, ya que incluso una vez se convierten en diminutas almejas registran una alta mortalidad de manera natural.

Proyectos de conservación de otras dos especies seriamente amenazadas, la cerceta pardilla y la jara de Cartagena, completan la distribución del Fondo del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. A la región de Murcia irán a parar 81.600 euros destinados a diversas actuaciones de recuperación de la jara. Un arbusto iberoafricano de menos de un metro de altura de llamativas flores rosáceas, una auténtica reliquia vegetal, considerada por muchos como el lince ibérico de la flora europea y de la que solo quedan cuatro ejemplares adultos. Su estrategia de conservación pasa por aunar plantaciones en vivero, reproducción in vitro y la salvaguarda del material genético en un Banco de Germoplasma.

Una nueva hoja de ruta con proyectos derecuperación y dotación presupuestaria que apoyarán a los ya puestos en marcha por las Comunidades Autónomas «con un único objetivo: revertir la situación, aunando esfuerzos y realizando una apuesta en común con todos los criterios científicos y técnicos», concluye Javier Cachón.