En España arde una media de más de 100.000 hectáreas todos los años
En España arde una media de más de 100.000 hectáreas todos los años - REFORESTA
DÍA INTERNACIONAL DE LOS BOSQUES

En España arden, de media, más de 100.000 hectáreas de bosques cada año

Los incendios forestales impactan intensamente sobre la fauna

Actualizado:

Los beneficios de los bosques son múltiples: regulación del clima, fijación de carbono, protección del suelo y de los acuíferos, albergan una enorme biodiversidad, proporcionan espacios de recreo y de suministros para el consumo humano... Sin embargo, en España arden, de media, más de 100.000 hectáreas de bosques cada año, subrayan desde la organización Reforesta. La superficie forestal arrasada por el fuego desde el inicio de la recogida de estadísticas, en 1961, supera la extensión de Castilla–La Mancha, aseguran en una nota.

El Día Internacional de los Bosques se celebra este mes (cada 21 de marzo). Una fecha del año que, en concreto, en España, supone, también, el segundo mes del año en que más incendios forestales se producen; solo superado por agosto.

Los incendios de marzo, detallan desde la citada ONG, se focalizan en el norte de la península y se relacionan, en su mayoría, con las quemas para regenerar pastos. «Si bien el porcentaje que representa esta práctica en el norte de España es muy superior, en el conjunto del país, dicha causa de incendios supuso el 20% del total en el decenio 2004-2013; superada, únicamente, por el empleo del fuego en la agricultura y como consecuencia de las negligencias», puntualiza Reforesta.

Dentro de las aludidas negligencias se encuentran los incendios provocados por colillas de cigarros, responsables del 3,25% del total de los siniestros. «Siempre es un gesto incívico tirar colillas al suelo y más, aún, en la naturaleza. Pero si el cigarrillo está mal apagado puede provocar un incendio; de hecho, los cigarrillos mal apagados han quemado más de 40.000 hectáreas de bosque en los últimos 20 años», subrayan desde la organización. Además del grave peligro de incendio, las colillas contienen sustancias químicas tóxicas y tardan entre uno y ocho años en degradarse en el medio natural. Por ello, Reforesta llama la atención sobre el peligro de arrojarlas, no solo en los montes, sino también desde el coche cuando se circula por las carreteras y las pistas que los atraviesan.

Campaña de sensibilización sobre las consecuencias de arrojar colillas en la naturaleza
Campaña de sensibilización sobre las consecuencias de arrojar colillas en la naturaleza- Reforesta

La fauna siempre es víctima de los incendios

Los incendios forestales impactan de forma intensa sobre la fauna. Los invertebrados del suelo desaparecen, los insectos polinizadores resultan muy perjudicados, los animales que excavan madrigueras mueren quemados o asfixiados. Y lo mismo ocurre con el resto de las especies que no pueden huir, cita como ejemplo la ONG. Además de la muerte,

«Los incendios también dañan a la fauna al privarla de refugio y de alimento. Igualmente, el arrastre de cenizas y tierra aterra los arroyos y embalses, impactando en las branquias y las puestas de los peces, y perjudicando también a los invertebrados acuáticos y a las especies que se alimentan de ellos», recuerda Reforesta. Si el incendio ocurre en época de nidificación también se pierden muchos polluelos.