Ejemplar de Anthocharis belia
Ejemplar de Anthocharis belia - Michael Kurz / WIKIPEDIA

Hallan dos nuevas especies de mariposas en Ceuta: ya hay contabilizadas 255 clases en España

Estas mariposas cuentan con especies muy parecidas en Europa, aunque han permanecido separadas un periodo de entre dos y tres millones de años

Actualizado:

Dos nuevas especies de mariposas diurnas han sido descubiertas en la Ciudad Autónoma de Ceuta –una zona carente de estudios sobre estos insectos– y que se suman a los 253 taxones contabilizados ya en España, uno de los países con mayor diversidad de lepidópteros de toda Europa.

Los ejemplares, conocidos por su nombre científico como Anthocharis belia y Zerynthia africana, son mariposas de colores vivos y de un tamaño mediano que solo vuelan en primavera, han avanzado a Efe investigadores de la Asociación Española para la Protección de las Mariposas y su Medio (ZERYNTHIA).

Las dos mariposas observadas cuentan con especies muy parecidas en el continente europeo, sin embargo, han permanecido separadas un periodo de entre dos y tres millones de años, «lo que ha permitido su diferenciación como taxones distintos a ambos lados del estrecho de Gibraltar», ha apuntado el presidente de ZERYNTHIA y líder del estudio, Yeray Monasterio.

Respecto a la peculiaridad de sus características, el experto ha subrayado que la Anthocharis belia se trata de una mariposa amarilla con manchas negras y rojas en las alas, mientras que la Zerynthia africana es un insecto de una tonalidad amarilla intensa con las puntas de las alas anaranjadas.

255 especies de mariposas diurnas

Con estas dos nuevas incorporaciones, «encontramos en España un total de 255 especies de mariposas diurnas», de las cuales 18 están presentes exclusivamente en Canarias, una solo en Melilla, y dos que tan solo es posible observar en Ceuta, ha señalado el entomólogo.

Estos insectos fueron hallados dentro de los límites de la zona de Calamocarro-Benzú, la mayor zona verde de la ciudad autónoma ceutí, que el pasado lunes se vio afectada por un incendio que arrasó cerca de 30 hectáreas.

Monasterio se ha mostrado preocupado por el efecto que puede tener el fuego, ya controlado, sobre la diversidad de especies que habitan en la zona, «muchas de las cuales aún no han sido descubiertas porque el territorio ceutí es un lugar de paso, pero no suele ser un objeto de estudio».

En el caso concreto de estas mariposas, un incendio como el que se ha producido en su hábitat «puede tener efectos devastadores» sobre sus poblaciones porque puede matar a las crisálidas y acabar con las plantas de las que se alimentan sus orugas, ha precisado.

En este punto ha destacado que cuando descubrieron estas familias de lepidópteros estaban en «buen estado de conservación», no obstante, tras este suceso «no estamos seguros de si habrán sobrevivido sus poblaciones, por lo que tendremos que volver el próximo año a comprobarlo».