Preocupa una peligrosa plaga invasora detectada en la Red Natura 2000
Preocupa una peligrosa plaga invasora detectada en la Red Natura 2000 - ABC

Preocupa una peligrosa plaga invasora detectada en la Red Natura 2000

Desde su accidental introducción en Europa en 1999, se ha extendido a más de la mitad del territorio portugués y, actualmente, representa una amenaza de primer orden para los bosques de coníferas de España

Actualizado:

El nematodo de la madera del pino (Bursaphelunchus xilophilus) es una peligrosa plaga invasora capaz de matar el árbol que infecta en cuestión de semanas, si se dan las condiciones climáticas idóneas para ello, como ocurre en la gran mayoría de la península Ibérica. Desde su accidental introducción en Europa, cerca de Lisboa, en 1999, se ha extendido a más de la mitad del territorio portugués y, actualmente, representa una amenaza de primer orden para los bosques de coníferas de España y, más a largo plazo, de otros países europeos. Este nematodo, oriundo de Norteamérica, ha causado ya de hecho enormes pérdidas durante las últimas décadas en los bosques de Asia, donde consiguió entrar y expandirse con anterioridad a su más reciente aparición en Europa.

Un estudio realizado por Begoña de la Fuente, de la Universidad Politécnica de Madrid, y Pieter Beck, del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, ha evaluado los impactos que esta especie pueden causar, o está ya causando, en los espacios protegidos de la Red Natura 2000 en la península Ibérica.

Las especies necesitan reajustar sus áreas de distribución

El trabajo también analiza en qué medida la expansión de esta nociva plaga podría provocar una pérdida de conectividad entre los espacios forestales protegidos, limitando el flujo de especies autóctonas y de los genes, semillas y polen que portan, de unos espacios a otros. Tal pérdida de conectividad «tendría un efecto pernicioso sobre la salud y persistencia de nuestros ecosistemas, especialmente en un contexto cambiante (por el cambio climático y otros factores) en el que las especies necesitan reajustar sus áreas de distribución, moviéndose a través del territorio, para adaptarse a estas dinámicas», explica a la agencia de noticias DiCYT De la Fuente.

Los resultados muestran que, hasta la fecha (con datos de las zonas infectadas de octubre de 2016), prácticamente la mitad (49%) de los bosques de coníferas de la Red Natura 2000 portuguesa, y más de dos tercios (68%) de los situados en los corredores prioritarios entre espacios forestales protegidos de la misma, están ya dentro de la zona infectada por el nematodo. Estos porcentajes, ya de por sí muy elevados, podrían verse aumentados durante los próximos años en Portugal e incluso empezar a afectar pronto a espacios protegidos de España, según el modelo predictivo desarrollado y validado por los autores.

Los resultados ponen de manifiesto que la amenaza de esta plaga invasora «se cierne especialmente sobre los hábitats prioritarios de dunas costeras donde determinadas especies de pinos (Pinus pinaster), altamente vulnerables al nematodo, juegan un papel fundamental dentro del ecosistema, no solo como fijadores del suelo sino como posibilitadores de las condiciones microclimáticas necesarias para que se desarrollen las demás especies que componen su cortejo florístico, así como la fauna asociada a estas formaciones vegetales», detalla la investigadora, quien agrega que el impacto de la muerte de estos árboles podría comprometer severamente la persistencia a medio plazo de estos hábitats prioritarios.