IUCN
UNIÓN INTERNACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA

Los primates son los mamíferos terrestres más expuestos a los eventos climáticos extremos

Un grupo de expertos ha evaluado su vulnerabilidad ante los ciclones y las sequías e identificado las áreas donde se encuentran las especies afectadas

Natural
Actualizado:

Un estudio, publicado recientemente en la revista Nature Climate Change, revela que el 16% de los taxones de primates son vulnerables a los ciclones, particularmente los de Madagascar.

Por su parte, el 22% de las especies de primates son vulnerables a las sequías, principalmente en la península de Malasia, el norte de Borneo, Sumatra y los bosques húmedos tropicales de África occidental.

Más del 90% de los taxones de primates vulnerables a los impactos de los ciclones y el 65% de los taxones vulnerables a los efectos de las sequías se encuentran, además, en peligro de extinción.

Los eventos climáticos extremos, como las olas de frío o de calor, las inundaciones, las sequías y los ciclones pueden generar cambios repentinos y severos en el medio ambiente, con consecuencias devastadoras para las poblaciones de animales silvestres.

«En los últimos años, los primates han tenido la mayor exposición a los ciclones y las sequías entre los mamíferos terrestres. Se cree que la vulnerabilidad de las especies a los impactos negativos producidos por estos eventos depende de una combinación de exposición, sensibilidad y capacidad para adaptarse a las perturbaciones, directas e indirectas, inducidas por el clima», explica Eric I. Ameca, coautor del estudio y miembro del Grupo Especialista en Cambio Climático de la Comisión de Supervivencia de Especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ( IUCN).

Los investigadores tomaron en cuenta para su análisis las sensibilidades y capacidades adaptativas de los primates relacionadas con su susceptibilidad intrínseca asociada a 11 rasgos biológicos, al tiempo que consideraron su exposición a ciclones y sequías en los últimos 45 años.

«Al proteger y ampliar el tamaño de la población y el hábitat de las especies, podemos hacerlas más resistentes. Minimizar otras amenazas como la caza excesiva, las especies invasoras y las enfermedades también reduce los impactos de los eventos climáticos extremos», concreta Lyubing Zhang, autor principal del estudio.

Zhang alude, directamente, al contexto de la tala extensiva, la agricultura de palma aceitera y el alto crecimiento de la población humana que se registra en los bosques tropicales húmedos de la península de Malasia, Sumatra, el norte de Borneo y Sri Lanka.

«72 de los 89 taxones de primates amenazados identificados como vulnerables a los ciclones son endémicos de Madagascar, donde la pérdida de hábitat y la caza siguen siendo las principales amenazas para la supervivencia de los lémures; mientras que las sequías severas también son recurrentes en el sur de la isla», señala, por su parte, Ameca.

IUCN
IUCN

«La mayoría de las investigaciones anteriores hasta la fecha se han centrado en los cambios promedio en los elementos climáticos, como la temperatura y la lluvia, pero son los extremos (olas de calor, sequías e inundaciones) los que, a menudo, resultan más peligrosos para la supervivencia de las especies. El cambio climático exacerba estos extremos, haciéndolos aún más severos para las especies», insisten los expertos. Los primates, pues, podrían verse más amenazados de extinción como resultado de la combinación de perturbaciones inducidas por ciclones e impactos humanos, concluyen.