La sexta campaña oceanográfica del Life IP Intemares cartografía los cañones submarinos del Cap Bretón
La sexta campaña oceanográfica del Life IP Intemares cartografía los cañones submarinos del Cap Bretón - FB
Con el apoyo de
MAR CANTÁBRICO

La sexta campaña oceanográfica del Life IP Intemares cartografía los cañones submarinos del Cap Bretón

Ofrecerá información sobre hábitats y otras comunidades biológicas complejas y de alto valor ecológico pero desconocidas

Actualizado:

La sexta campaña oceanográfica del proyecto Life IP Intemares , coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, a bordo del buque Ramón Margalef, realizada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Fundación Azti, finalizó ayer, con la entrada del barco de investigación en el puerto de Gijón.

Durante 15 días, la campaña ha explorado el sistema de cañones de Cap Bretón, una zona situada frente a la costa del País Vasco en el mar Cantábrico, con el objetivo de mejorar el conocimiento previo de la misma e identificar su idoneidad para su futura declaración como Lugar de Interés Comunitario (LIC) marino de la Red Natura 2000, la red de espacios naturales protegidos más grande del mundo.

Durante el estudio se han empleado sistemas visuales no invasivos y se han tomado muestras de sedimentos y especies que se encuentran en la parte más superficial del lecho marino para llevar a cabo un inventario detallado. La exploración ha permitido cartografiar mediante ecosondas de alta resolución una superficie de 2.600 km cuadrados de entre 70 y 2.600 metros de profundidad.

Los investigadores aseguran que las imágenes, vídeos y muestras recogidas han permitido comenzar el estudio de los hábitats vulnerables incluidos en las directivas europeas.

Este complejo sistema de cañones submarinos alcanza profundidades de hasta 4.000 metros, hallándose entre sus tesoros naturales zonas de fondos sedimentarios y grandes campos de pockmarks, con unas dimensiones de 800 metros de diámetro y 60 metros de profundidad. Se pretende conocer si en ellos habitan especies vinculadas a estas emisiones, así como las características físico-químicas de tales.

De igual forma, a lo largo de la campaña oceanográfica se han estudiado los fondos rocosos de la plataforma continental del Cap Bretón, donde se han detectado comunidades bentónicas vulnerables de corales amarillos (Dendrophyllia cornigera) y esponjas de copa (Phakellia ventilabrum). Los resultados podrían arrojar más información sobre hábitats y otras comunidades biológicas complejas de alto valor ecológico, cuya distribución y estado de conservación se desconocen hoy, puntualizan los expertos.

Ahora toca, dentro de los próximos meses, el examen exhaustivo de la información recabada que contribuirá a avalar su declaración como espacio natural protegido, así como para la subsiguiente elaboración de los planes de gestión.

Life IP Intemares persigue una red de espacios marinos gestionados de manera «eficaz e integrada» gracias a la participación «activa» de los sectores implicados y a la investigación como herramientas «básicas» para la toma de decisiones, explica la Fundación Biodiversidad en una nota.