Sudáfrica sigue reduciendo la caza furtiva de rinocerontes
Sudáfrica sigue reduciendo la caza furtiva de rinocerontes - EFE
ESTRATEGIA NACIONAL INTEGRAL

Sudáfrica sigue reduciendo la caza furtiva de rinocerontes

Según los datos correspondientes a la primera mitad de 2019: 318 ejemplares muertos

Johannesburgo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sudáfrica logró en la primera mitad de este 2019 que siga descendiendo el número de rinocerontes muertos a consecuencia de la caza furtiva, aunque aún hubo que lamentar la pérdida de 318 ejemplares, según cifras oficiales difundidas recientemente.

En concreto, la reducción del número de animales muertos fue del 17,6% respecto a los datos mismo semestre del año anterior, en el que los furtivos se cobraron la vida de 386 rinocerontes.

Estas cifras, aunque siguen siendo altas dada la gravedad de la amenaza que se cierne sobre la especie, apuntan al optimismo después de un 2018 que ya dejó en Sudáfrica -el país con más rinocerontes del mundo- la buena noticia de que se había logrado reducir la caza furtiva un 25%.

Los buenos datos del primer semestre de 2019 fueron revelados la semana pasada por la ministra de Medio Ambiente del país, Barbara Creecy, en un comunicado emitido con motivo del Día Mundial del Rinoceronte.

«Aunque la batalla para acabar con la caza furtiva está lejos de terminar, estamos orgullosos de decir que nuestros esfuerzos como Gobierno, propietarios privados de rinocerontes y ciudadanos preocupados están dando dividendos», señaló la ministra en el texto.

La colaboración entre los distintos actores privados y públicos, dentro una estrategia integral nacional, y, a nivel local, el haber sumado a las comunidades a la corriente de la conservación es, según Creecy, la gran clave de los éxitos cosechados.

De las 318 muertes registradas en el primer semestre de 2019, la gran mayoría (190) se volvieron a producir en el parque nacional Kruger (noreste), una de las mayores reservas naturales de África y hogar de la mayor parte de la población nacional de rinocerontes. Allí, entre enero y junio, hubo hasta 1.202 incursiones o intentos de ello por parte de los furtivos, de acuerdo a los datos revelados.

El descenso de las muertes en el último año y medio parece cambiar por fin las graves tendencias que se habían registrado en la última década.

Concretamente, las alarmas empezaron a sonar en 2008 -en 2007 solo habían muerto 13- y en 2014 se alcanzaron las cifras más preocupantes, con 1.215 rinocerontes cazados.

Los cazadores buscan sus cuernos, que se venden sobre todo en los mercados asiáticos, donde se le atribuyen propiedades curativas y afrodisíacas. En el mercado negro, el cuerno alcanza valores de entre 60.000 y 80.000 dólares por kilo.

En Sudáfrica se estima que viven unos 20.000 ejemplares, lo que supone de lejos la mayor colonia de estos animales en el mundo.